CENTENARIO DE GUSTAV ERNESAKS

El correo de Estonia honra al gran músico, compositor y director del coro de esta república báltica con un sello de 0,35€, diseñado por Ülle Marks y Jüri Kass, se imprimió en offset en Vama Maa, hojas de veinte ejemplares, dentado 13 y una tirada de 325.00 efectos; nos muestra al personaje en un momento de su dirección, batuta en mano, el sello don doble valor (5,50 coronas equivalentes a los 0,35€ en vistas a su integración monetaria con Europa), se complementa con el añadido de una hojas de roble y varias bellotas. En el matasellos va un dibujo -caricatura- y en el sobre una partitura manuscrita, las citadas hojas del árbol típico en la región y la firma de Ernesaks.

Blog Cultureduca educativa gustav_ernesaks CENTENARIO DE GUSTAV ERNESAKS

El maestro nació el 12 de diciembre de 1908 en Peningi, Harjumaa (cerca de la capital, Tallin) y falleció el 24 de enero de 1993. Tras su graduación en el Conservatorio de Tallin en 1931, su profesor de composición fue Artur Kapp. Trabajó durante un largo período como profesor de música (1944-1972) y lector del Conservatorio Estatal de Tallin (del que también se convirtió en profesor en 1945). En varias ocasiones dirigió el coro estatal masculino popularmente conocido como RAM-Riiklik Akadeemiline Meeskoor desde 1944 hasta 1975, año en que comenzó a ejercer como director artístico, responsabilidad que realizaría hasta el final de su vida. Jugó un papel de vital importancia en la denominada «revolución del canto». Estudiaron con él los músicos Jüri Variste, Harald Vibo, Kuno Areng, Olev Oja, Eri Klas, etc.

En su haber también tiene la responsabilidad de los Festivales de Música Coral de Estonia entre 1947-1995. Ernesaks realizó una gran contribución para la recuperación y preservación del espíritu nacional y la identidad del pueblo estonio en el difícil período que siguió a la II Guerra Mundial, cuando los países bálticos perdieron su independencia y quedaron integrados en la Unión Soviética que ejerció un férreo control sobre los movimientos sociales de los países que ocuparon, muchos de sus ciudadanos acabaron cumpliendo largas condenas en los célebres campos de concentración soviéticos o «gulags».

Pero Ernesaks siguió su compromiso con la música y ello le valió ser conocido con el sobrenombre de «El padre de la canción» (Luulutaat). A lo largo de su vida escribió más de 300 piezas corales, entre las que destaca Kuidas kalamehed elavad [Cómo viven los pescadores] para coros masculinos o Noor kevade [Primavera Joven] para coros femeninos; solos Üle vabanenud vete [Sobre aguas libres] y Alla valgete kaskede [Bajo los abedules blancos]; canciones para niños, cinco óperas, entre las que destaca Tormide rand [La costa de las tormentas] que ha sido repetidamente representada en los teatros de su país y numerosos trabajos sobre el mundo de la música; en definitiva, uno de los grandes autores musicales estonios del siglo XX. En el Festival del 2004 se le dedicó una estatua en los jardines del parque en donde tiene lugar el famoso encuentro de música.

Su canción coral: Mu isamaa on minu arm [Mi patria, mi amor], acabó convirtiéndose en el himno extraoficial de Estonia. Se trata de un músico lírico, con gran predominio de los ritmos melodiosos en el que sobresalía también su amplio sentido del humor y su inigualable humanidad; dio continuidad a la tradición musical estonia e incluso fue uno de los grandes músicos apreciado en la dura etapa del férreo control soviético, en esa etapa se hizo acreedor de numerosos premios y honores.

http://www.post.ee/
philately@post.ee                          

JUAN FRANCO CRESPO
lacandon999@yahoo.es

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.