Un Paseo

Hay un castillo de los sueños, donde solemos estar cuando divagamos en fantasías añoradas, en dulces quereres apetitosos deseos que conforman una sublime sugestión muy adentro, donde bombea el corazón.  Cabe resaltar que hoy dejé el auto y me eché a andar, caminé sobre la verma, sobre la pista y hasta…

Seguir leyendo…

Seguir leyendo…