Aún te siento

Me toco muchas veces días de escaso color,

donde jamás penetraría un rayo de sol,

unos días tan grises que el respirar no compartía prioridad existencial,

asi,  acondicionado entre recuerdos y penas

que no fingían el mas absoluto pesar de todo mi ser

cuando tu de mi vida soliste escapar, para no volver.

Entre latidos gastados y alegrías en quiebra

 ahogo tanta idea que pronuncia tu huída

 siendo hasta el momento aquellos días

 donde los colores existen,

donde respirar vuelve a ser necesidad

y en donde la vida justifica el existir por el arte de amar.

Queriendo así regar la planta

que creció de la semilla que tus pasos dejó.

pensé en cada letra que me dictó el dolor.

Viviendo así cada noche, día a día

un indescriptible escenario

donde la luz de la luna se sumerge en cada pensar

en el mas recóndito espacio donde solemos meditar.

Entre colores y aromas que vistieron mi alma

trotando el mundo como una moneda internacional

nunca hubo nada mejor en los colores que la forma de tu pintar.

Nuestros días embriagados de fragancia con sabor a ti

es solo recuerdo, tormento sin saber porque el fin

Y así sentado en mi mismo,

en aquel escenario cristalizado

en momentos hechos arte por el sentir a Ti

donde sueles aparecer entre el tibio momento sublime de tu función

y el fresco de la noche que me abre a la reflexión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.