CONSERVACIÓN: Espacios y paisajes naturales: El Parque Nacional de Ordesa - 3ª parte
Natureduca: Naturaleza educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 109 usuarios conectados

 

/natureduca/conservacion-espacios-y-paisajes-naturales-el-parque-nacional-de-ordesa-03






Conservación

ESPACIOS Y PAISAJES NATURALES

El Parque Nacional de Ordesa - 3ª parte


1 2 3 4



Flora (continuación)

Zona de pradera

letra capitular En las zonas de pradera o laderas pedregosas ocasionadas por el desprendimiento de los aludes, se encuentran el gamón blanco (Asphodelus albus), lengua de perro (Cynoglossum officinale), azucenas pirenaicas (Linum pyrenaicum), comino rústico (Laserpitium siler), cebollino (Allium schoenoprasum), hierba de San Benito (Geum pyrenaicum), matabueyes (Bupleurum angulosum), digital o dedaleras (Digitalis lutea) y algarrobillas del Pirineo (Vicia pyrenaica).

Digital o dedalera (Digitalis lutea)
Digital o dedalera (Digitalis lutea)

Zona de ribera

Finalmente, junto al río, pueden observarse otras especies de árboles, como los abedules (Betula pubescens), sauces (Salix cinerea), arces (Acer opalens), tilos (Tilia vulgaris), acebo (Ilex aquifolium), álamos temblones (Populus tremulus) y, por último, aunque bastante raros, olmos (Ulmus montana) y avellanos (Corylus avellana).

En resumen, por la variedad y riqueza de su flora, el Parque de Ordesa constituye un paraíso para los botánicos y amantes del reino vegetal.

Fauna

Los pisos y hábitats que presenta el Parque Nacional de Ordesa favorece el albergue de una variada fauna, sobre todo de aves y mamíferos, y en menor medida de peces y reptiles. Casi la mitad de las aves del Parque son migratorias, pero se ha censado un número superior a las 60 que tienen su hábitat natural allí. La vida de los animales salvajes transcurre fundamentalmente en las zonas boscosas de pinos, hayas y robles, en donde pueden encontrar más fácilmente alimento y protección.

De entre los animales mamíferos de cierto porte, el rebeco, conocido en la región como sarrio, es el más destacado del Parque por el número de ejemplares. El jabalí también es un habitante común, y tiene una población tal vez desmedida en proporción a los otros animales que conforman la zoogeografía del lugar.

Algunos mamíferos que habitan la zona se han extinguido, o existe un pequeño número por motivo de su introducción forzosa. El bucardo (Capra pyrenaica pyrenaica), por ejemplo, desapareció a principios de este siglo XXI al morir el último ejemplar. Esta subespecie ibérica de cabra montesa, que ya se encontraba en peligro de extinción desde un siglo antes, junto con otra subespecie de cabra montesa portuguesa (Capra pyrenaica lusitanica) llamada en Portugal Mueyu, también extinguida con anterioridad a finales del siglo XIX, son dos ejemplos de desaparición directamente atribuidos a la mano humana, debido principalmente a la caza excesiva.

En la actualidad, el corzo, que también había desaparecido del Parque, ha comenzado a tener una población significativa. Igualmente, se recupera el ciervo y, con una tímida población, el oso pardo.

En cuanto a los pequeños mamíferos, existe una gran variedad: zorros, gatos monteses, nutrias, marmotas, ginetas, garduñas, lirones, tejones, hurones, ardillas, topillos y ratones de campo, entre otros, y habitantes sobre todo de las áreas boscosas de hayedos y robledales. Las marmotas fueron introducidas en el Pirineo a lo largo del pasado siglo XX, y en la actualidad presentan una población muy amplia, que constituyen alimento habitual de las aves depredadoras.

Marmota, mamífero del Parque de Ordesa
Marmota, un pequeño mamífero de amplia población en el Parque de Ordesa

Con respecto a las aves, destaca sin ninguna duda el quebrantahuesos (Gypaetus barbatus), que ha encontrado en el Parque un perfecto y consolidado refugio. Es una especie de buitre amenazada de extinción en muchas zonas (incluso ya desaparecida en varios países), que se diferencia ampliamente de otras aves rapaces. Su apelativo "quebrantahuesos" se debe a la costumbre de soltar huesos y caparazones desde gran altura sobre las rocas, para que al estrellarse liberen el tuétano o la carne que contenga, de lo cual se alimenta.

Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus)
Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus), una destacada rapaz que ha encontrado en el Parque un refugio perfecto y consolidado

Esta impresionante ave, una de las más grandes de la Tierra, puede llegar a tener una envergadura entre las puntas de las alas de hasta 2,5 metros, e incluso se han dado casos en algunos ejemplares de llegar a los 2,8 metros. Su peso también es excepcional y puede alcanzar los 7 kg.

El quebrantahuesos no es la única rapaz del Parque, y de hecho existen colonias de águila real (el mayor depredador de los cielos del lugar), y otros depredadores de la abundante población de marmotas (también de perdices), tales como el águila culebrera, buitre leonado, alimoche, milano real, milano negro, y también, aunque en menor número, el buitre negro.

Otras aves representativas del Parque, aunque en algunos casos con poblaciones minoritarias, son: el urogallo, cárabo, chotacabras, treparriscos, chochín, lechuza de Tengmalm, pico dorsiblanco, pito real y pito negro, entre otras.

1 2 3 4

 

Visita nuestra web dedoclick Cultura educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE Creative Commons © ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - www.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦  Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios