ANTÁRTIDA - EXPLORACIÓN - EXPEDICIONES: Roald Engebrecht Amundsen 1911 - 3ª parte
Natureduca: Naturaleza educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 103 usuarios conectados

 

/natureduca/antartida-exploracion-expediciones-roald-engebrecht-amundsen-1911-03







Antártida

EXPLORACIÓN - EXPEDICIONES

Roald Engebrecht Amundsen 1911 - 3ª parte

(Conquista del Polo Sur)


1 2 3



ontinuamos la marcha al día siguiente con el huracán, y la espesa nieve hizo que se nos helaran las caras. No veíamos nada. Alcanzamos aquel día 86º. El hipsómetro indicaba una bajada de 800 pies. El día siguiente fue igual. A la hora del almuerzo el tiempo aclaró un poco y se descubrió una cordillera de montañas importante hacia el Este y a distancia no muy larga, pero sólo fue por un momento, pues volvió a encubrirse en la densa nevada. El 29 calmó y brilló el sol, lo que no fue la única sorpresa agradable. En nuestro camino se extendía un ventisquero grande con curso hacia el Sur. En su extremidad oriental se veía continuar la cordillera con dirección al Sudeste. De la parte occidental no teníamos vista, estando escondida en la densa niebla. Al pie de este ventisquero, el helero Devil's, se estableció una estación en 86º 21' de latitud Sur. El hipsómetro indicaba 8.000 pies sobre el nivel del mar.

El 30 de noviembre empezamos la ascensión del ventisquero. La parte baja era muy quebrada y bastante peligrosa. Además, los puentes de nieve se rompían a menudo. De nuestro campamento tuvimos aquella noche una vista magnífica sobre las montañas del Este. Allí se veía la sumidad Helmer Hansen's, la más notable de todas. Tenía 12.000 pies de alto y estaba tan cubierta de ventisqueros quebrados que con toda probabilidad no había paraje en que pudiera caber el pie. Los cerros Oscar Wisting, Sverre Hassel y Olav Hjanland, estaban situados aquí brillantemente iluminados por los rayos del sol. Allá, en la lejanía y sólo visible por momentos entre la niebla, se distinguía también el monte Nielsen con sus ápices y cumbres de unos 15.000 pies de alto. Vimos sólo lo que nos rodeaba de cerca. Empleamos tres días para escalar el helero Devil's, siempre con tiempo nebuloso. El 10 de diciembre dejamos el ventisquero quebrado, que tenía grietas y aberturas innumerables, con una altura de 9.100 pies. Delante de nosotros aparecía, cual un mar helado en medio de la niebla, la resplandeciente meseta de hielo llena de pequeñas elevaciones. No era agradable caminar sobre este mar de hielo. El terreno bajo nuestro pies estaba hueco y sonaba como si camináramos sobre barriles vacíos. No podíamos emplear nuestros esquíes sobre este hielo pulido. Los trineos servían mejor. Dimos a este lugar el nombre de Salón de Baile del Diablo. Esta parte de nuestra marcha fue de lo más desagradable. El 6 de diciembre alcanzamos nuestra altura mayor, según el hipsómetro y el aneroide: 10.750 pies, en 87º 40' Sur.

El 8 de diciembre salimos del mal tiempo. Ya de nuevo nos sonreía el sol y otra vez pudimos hacer observaciones. Estima y observación resultaron exactamente iguales: 88º 16' 23'' Sur. Delante de nosotros se extendía una meseta absolutamente llana, señalada aquí y allá por muy pequeños surcos. Durante la tarde pasamos los 88º 23'  (el punto más al Sur que alcanzó Shackleton fue 88º 25'). Acampamos y establecimos nuestra última estación número 10. Desde los 88º 25' empezó el declive, muy gradual y suave desde la meseta hacia el otro lado. El 9 de diciembre alcanzamos los 88º 39'; el 10 los 88º 56'; el 11 los 89º 15'; el 12 los 89º 30'; el 13 los 89º 45'. Hasta ese momento la estima y observación marchaba perfectamente de acuerdo, y calculábamos que deberíamos estar en el Polo Sur el 14 de diciembre por la tarde.

Aquel fue un día hermoso; una ligera brisa del Sudeste, la temperatura alcanzaba sólo -23º, el terreno perfecto y el viaje agradable. El día se pasó como siempre; y a las tres hicimos parada. Según nuestros cálculos, habíamos llegado a nuestro destino.

Conquista del Polo Sur
Conquista del Polo Sur

Nos juntamos todos alrededor de nuestra bandera (hermosa bandera de seda), nos agarramos todos de ella y la clavamos. La extensa meseta en que está situado el Polo Sur recibió el nombre de Meseta del Rey Haakon VII. Es una llanura vasta igual por todas direcciones, milla tras milla. Con hermoso tiempo pasamos el día siguiente tomando una serie de observaciones desde las seis de la mañana hasta la siete de la tarde. El resultado que obtuvimos fue 89º 55'. Con el objeto de observar el Polo Sur tan cuidadosamente como fuera posible, viajamos al Sur, en cuanto pudimos, los últimos 9 km. Allí acampamos el 16 de diciembre. Fue una oportunidad excelente. El sol resplandecía. Cuatro de nosotros tomábamos observaciones cada hora durante las veinticuatro. El resultado exacto será materia para una relación profesional y privada. Lo que es cierto es que observamos el Polo Sur de tan cerca como un humano podía hacerlo con los instrumentos que teníamos: un sextante y un horizonte artificial. El 17 de diciembre todo estaba en orden en este sitio. Aseguramos al suelo una pequeña carpa que habíamos traído, una bandera noruega y el gallardete de la Fram sobre ella. Este lugar noruego en el Polo Sur se llamó Polheim. La distancia desde nuestro cuartel de invierno hasta el Polo Sur fue de 1.400 km., más o menos. El término medio de nuestras marchas diarias fue de 25 km."

1 2 3

  • Ir al índice de la sección
  • Volver atrás
  • Ir a la página anterior
  • Ir a la página siguiente
 

Visita nuestra web dedoclick Cultura educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE Creative Commons © ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - www.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦  Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios