ANTÁRTIDA - EXPLORACIÓN - EXPEDICIONES: Ernest H. Shackleton 1914 - 2ª parte
Natureduca: Naturaleza educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 111 usuarios conectados

 

/natureduca/antartida-exploracion-expediciones-ernest-shackleton-1914-02







Antártida

EXPLORACIÓN - EXPEDICIONES

Ernest Henry Shackleton 1914 - 2ª parte


1 2 3 4 5 6



ara primeros de enero sólo se habían movido unas cuantas millas hacia el Sur. Conseguir avanzar entre los témpanos suponía una frustración constante. Todos los hombres trabajaban afanosamente sobre las placas intentando abrir un cauce por el que pudiese navegar el Endurance. Cuando los hielos se cerraban, las áreas congestionadas se iban comprimiendo y las partes mas duras terminaban soldándose en una sólida plataforma. Allí donde las partes no encajaban estrechamente, había agua por supuesto, pero que terminaba congelándose en pocas horas al comprimirse los miles de diminutos hielos.

Durante todo el invierno los témpanos flotantes van cambiando: crecen por las nevadas, se parten, se comprimen, se sueldan a otros construyendo bloques más grandes, y la mayor de las veces forman sólidas placas que son la causa de las pesadillas de los expedicionarios.

Abriendo un cauce para el Endurance
Abriendo un cauce para el Endurance

Para el 5 de enero, los hombres liberaban sus frustraciones jugando al fútbol sobre las grandes placas heladas. Todo el mundo se divertía hasta que el capitán de la nave, Frank Worsley, se hundió cuando una zona de falso hielo se abrió bajo sus pies, teniendo que ser rescatado. Otro problema que se les presentaba eran las Orcas: cuando detectaban una foca sobre el hielo, buceaban a grandes profundidades y subiendo velozmente rompían la placa, asomaban la cabeza y capturaban la foca, llevándola presa entre las fauces.

La expedición halló un agujero que medía 25 pies de diámetro que había sido realizado por una Orca. Frank Hurley, el fotógrafo, vivió los momentos mas terroríficos de su vida cuando se encontraba con un equipo de perros sobre una placa no demasiado consistente. Seguramente las Orcas divisaron las manchas oscuras de sus cuerpos sobre la blanca superficie; Hurley se estremeció al ver como estas ballenas soplaban tras él, mientras iban rompiendo las delgadas capas de hielo como si fueran pañuelos de papel. Aunque corría aterrorizado hacia una zona segura las Orcas vacilaron, seguramente por la extraña imagen que veían sus ojos. Más tarde escribiría "Nunca en mi vida me parecieron unas criaturas más aborrecibles."

El Endurance atrapado entre los hielos
El Endurance atrapado entre los hielos

El 19 de enero de 1915 el Endurance se quedó atrapado en el hielo. Su posición era 76º 34' Sur, 31º 30' Oeste. El día 21 el timón del barco quedó bloqueado peligrosamente por las formaciones más pesadas, que tuvieron que ser cortadas con cinceles construidos con largos pedazos de hierro y mangos de madera. La medianoche del día 24 se escuchó un crujido cerca de la nave, se trataba de una abertura que se ensanchó a las 10 de la mañana del día 25. Por tres horas Shackleton trató de forzar la embarcación a entrar en la abertura, apurando las calderas al máximo y con todas las velas desplegadas. El único resultado visible fue el desprendimiento de los hielos que bloqueaban el timón.

Los siguientes días fueron relativamente tranquilos. El día 27 Shackleton decidió apagar las calderas. Habían quemado demasiado carbón, a razón de media tonelada diaria, con 67 toneladas que quedaban tenían autonomía sólo para 33 días. Para el día 31 la nave había flotado unido al hielo unas 8 millas al oeste. El sol que había estado sobre el horizonte por dos meses, se metió por primera vez. El Endurance había derivado hasta el punto Sur más lejano a 77º de latitud y 35º de longitud Oeste, desde que se quedara inmovilizado.

Se fue el verano. Las temperaturas cayeron hasta los -23º C. A las dos de la mañana del día 22 de febrero Shackleton escribió:

"Ahora no podía dudar de que el Endurance quedaría confinado durante el invierno. Mi principal preocupación era la deriva del barco. ¿A dónde nos llevarían los vientos y corrientes durante los largos meses de invierno. Qué nos esperaba por delante?, ¿Iremos hacia el Oeste, ninguna duda, pero cómo de lejos?, ¿Y será posible abandonar los hielos, pronto en la primavera, y alcanzar un lugar seguro donde desembarcar? Estas son preguntas muy importantes para nosotros".

El 24 de febrero de 1915 la rutina cesó. El Endurance estaba inmóvil y firmemente anclado. Irónicamente llamaron a este lugar "Ritz". Los témpanos que les abordaban eran gigantescos y podían aplastarlos fácilmente. Shackleton mandó limpiar los costados para que las hielos no llegasen a cabalgar hasta presionar y hacer peligrar el buque. Los hombres continuaron eliminado sus frustraciones jugando regularmente sobre el hielo al fútbol y jockey.

1 2 3 4 5 6

  • Ir al índice de la sección
  • Volver atrás
  • Ir a la página anterior
  • Ir a la página siguiente
 

Visita nuestra web dedoclick Cultura educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE Creative Commons © ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - www.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦  Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios