ANTÁRTIDA - EXPLORACIÓN - EXPEDICIONES: Ernest H. Shackleton 1907 - 3ª parte
Natureduca: Naturaleza educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 98 usuarios conectados

 

/natureduca/antartida-exploracion-expediciones-ernest-shackleton-1907-03






Antártida

EXPLORACIÓN - EXPEDICIONES

Ernest H. Shackleton 1907 - 3ª parte


1 2 3



letra capitular El 15 de enero de 1909 el compás de Mawson se encontraba a sólo 15 minutos de la vertical del Polo Sur Magnético. Mackay, David y Mawson se despojaron del equipo más pesado y salieron a una marcha forzada hacia el lugar, a donde llegaron poco tiempo después. David y Mackay plantaron una bandera, posteriormente los tres hombres se descubrieron, y posando ante la cámara David inmortalizó el momento activándola a distancia con un cordón. Después de un ritual de posesión dieron tres hurras por su Majestad el Rey Eduardo VII.

Aunque se cansaron terriblemente, consiguieron regresar al depósito que se encontraba a 24 millas y dormir allí, ya con la satisfacción del objetivo cumplido. Ahora sólo tenían que encontrar la manera de regresar a la base sin sufrir riesgo de sus vidas. Calcularon que para llegar al depósito Drygalski y alcanzar el Nimrod a tiempo, necesitarían hacer un promedio de casi 17 millas por día, desde el 17 de enero al 1 de febrero. El 5 de febrero de 1909 estaban a una milla del depósito Drygalski, poco tiempo después disfrutaban de su primer baño a bordo del Nimrod, después de cuatro meses, tras recorrer 1.260 millas sin perros ni ponys en el lugar más frío de la tierra.

Por su parte, la expedición más ambiciosa al Polo Sur Geográfico había partido el 29 de octubre de 1908, un mes antes que la del Polo Sur Magnético, con provisiones para tres meses y trineos arrastrados por ponys. Unas 1.700 millas de viaje esperaban a Shackleton y sus compañeros de equipo Adams, Marshall y Frank Wild. Al poco tiempo de iniciarse la luz comenzó a jugar con ellos.

Cuando las nubes y la llovizna tapaban el sol no podían ver las sombras, dando la impresión de que las montañas y barrancos desaparecían en un blanco llano. En estas circunstancias las grietas eran difíciles de detectar. A menudo las grietas estaban cubiertas por frágiles placas de hielo, que escondían profundos precipicios donde no se podía ver el fondo ni oír el eco de un objeto que se dejase caer en ellos.

El 5 de noviembre Wild, Adams, Marshall y el pony "Grisi" salieron dos veces indemnes de una grieta. Tres días más tarde Marshall y Wild se percataron a tiempo de que habían montado las tiendas al borde de una grieta oculta. Al día siguiente, otro pony resbaló próximo a un abismo salvándose de una muerte segura.

Como David y sus hombres, la expedición de Shackleton también experimentó hambre extrema. El 21 de noviembre no pudieron soportarlo y mataron el pony "Chino", después de saciarse hicieron con el resto un depósito para el regreso. Adams, incapaz de dormir por un dolor de muelas, permitió que Marshall le extrajera la pieza de forma rudimentaria, al carecer de equipo instrumental adecuado. Después de 29 días, el 26 de noviembre, pasaron la marca que estableciera Robert Falcon Scott en 1902.

A principios de diciembre se mataron otros dos ponys para realizar un nuevo depósito. Shackleton que era blando de corazón con los animales, soñó esa noche que el último pony "calcetines", relinchaba toda la noche por sus compañeros perdidos. El 11 de diciembre Shackleton era optimista en llegar a cumplir el objetivo, al considerar que las dificultades parecían fácilmente superables. El día de Navidad lo celebraron a 9.500 pies de altura, les faltaban  250 millas para alcanzar el Polo Sur.

El 27 de diciembre entraron en la meseta polar a una altitud de 10.200 pies, donde el tiempo era severo con vientos fríos que helaban los huesos. El 30 de diciembre una ventisca sólo les permitió avanzar cuatro millas, estaban débiles por la falta de comida y sus manos y pies próximos a helarse, las temperaturas habían caído a -40º C. Marshall y Adams perdieron las fuerzas y se desplomaron en el suelo. Shackleton y Wilder regresaron al trineo y llevaron auxilios a los desfallecidos.

El 2 de enero de 1909 Shackleton estaba a punto de abortar la misión cuando escribió:

"No puedo pensar todavía en el fracaso, pero debo analizar la situación y considerar las vidas de los hombres que me acompañan, que lo hacen lo mejor que pueden". Dos días más tarde volvió a escribir: "El fin está a la vista. Podremos avanzar sólo tres días más a lo máximo porque nos debilitamos rápidamente".

El 4, 5 y 6 de enero lucharon contra una ventisca. El 7 de enero, cuando les quedaban 100 millas para alcanzar el Polo Sur, una ventisca muy superior les mantuvo confinados en sus sacos durmiendo todo el día, el fin del viaje era inminente. El 9 de enero de 1909 cuando se encontraban a  88º 23' de latitud y  162º de longitud, a sólo 168 km. del Polo Sur Geográfico, plantaron la bandera e iniciaron el regreso a la base.

Los fuertes vientos que les azotaron en el viaje hacia el Sur les ayudaban ahora en el retorno, durante dos semanas el trineo se deslizó rápidamente. En un sólo día, el 19 de enero, consiguieron hacer 29 millas. En la mañana del 26 de enero no tenían para comer más que té, cacao y maíz que quedara de alimentar a los ponys. Ese día viajaron sobre las peores superficies y las grietas más peligrosas que jamás hayan encontrado.

El 13 de febrero alcanzaron el depósito donde depositaran a "Chino", que saborearon como un verdadero manjar. Los depósitos fueron alcanzados adecuadamente, y después de meses de padecer hambre, de repente se hallaban superados. Por estas fechas Marshall sufrió disentería y el 27 de febrero Shackleton decidió que Marshall y Adams siguieran a su ritmo, mientras él y Wild continuaban hacia la base. Cuando llegaron el 28 de febrero, hallaron una carta donde decía que el Nimrod había recogido a la expedición del Polo Magnético, y esperaría cerca de la lengua del glaciar hasta el día 26. Después de una mala noche quemaron la estación magnética para hacer señales y breves momentos después el Nimrod reapareció. Shackleton inició entonces el rescate de Marshall y Adams, y el 4 de marzo estaban todos seguros a bordo del buque, aunque tras 1.700 millas de viaje y el sinsabor de no haber alcanzado el Polo Sur Geográfico.

Cuando el Nimrod abandonaba el cabo Royds rumbo al hogar Shackleton escribió: "Todos nosotros dimos tres hurras al ausentarnos y ver por última vez el lugar donde habíamos vivido muchos días felices. El refugio no era exactamente una residencia magnífica, pero en cambio había sido sido nuestro hogar a lo largo de todo un año que viviría siempre en nuestras memorias. Nosotros miramos el pequeño refugio marchitándose a lo lejos en la distancia con sentimientos de tristeza".

1 2 3

  • Ir al índice de la sección
  • Volver atrás
  • Ir a la página anterior
  • Ir a la página siguiente
 

Visita nuestra web dedoclick Cultura educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE Creative Commons © ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - www.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦  Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios