ANTÁRTIDA - EXPLORACIÓN - EXPEDICIONES: Erich Von Drygalski 1901 - 2ª parte
Natureduca: Naturaleza educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 175 usuarios conectados

 

/natureduca/antartida-exploracion-expediciones-erich-von-drygalski-1901-02






Antártida

EXPLORACIÓN - EXPEDICIONES

Erich Von Drygalski 1901 - 2ª parte


1 2



rygalski llegó a ser el primero en volar sobre el antártico. El globo aerostático que el Gauss llevaba a bordo consiguió alcanzar una altitud de 1600 pies. Drygalski describió desde lo alto la cima Gaussberg que se había descubierto con anterioridad calificándolo de grandioso. En las alturas sintió una temperatura agradable e incluso pudo sacarse los guantes.

A principios de abril una segunda expedición regresó del monte Gaussberg después de 13 días de viaje, donde cuatro hombres habían construido un refugio temporal para intentar después viajes más allá de esta área. Fue en estos momentos que Drygalski decidió tomar parte en la tercera expedición. La temperatura había caído a -38º F. cuando los expedicionarios llegaron a Gaussberg el 27 de abril (seis días después de que partieran del barco). Desgraciadamente, a su llegada descubrieron el refugio destruido por las tormentas precedentes, empleando muchas horas en reconstruirlo. Los siguientes días se dedicaron a estudios geológicos y magnéticos.

Cuando se disponían a regresar las constantes tormentas se lo impidieron. Los alimentos se acabaron rápidamente y tuvieron que sacrificar algunos de los perros. Una foca que hallaron y que fuera muerta por la expedición anterior les surtió de suficiente comida, pero el tiempo era tan malo que habían perdido la situación del barco. La buena fortuna les acompañó cuando prácticamente tropezaron con la embarcación, que se encontraba cubierta de nieve por las pasadas tormentas.

El monte Gaussberg estaba localizado en los 66º 40' Sur que era el límite al que llegó la expedición. Drygalski pensó lograr los 72º o 73º, pero abandonó la idea cuando llegó la primavera, pues su propósito ahora era liberar del hielo a su embarcación.

El hielo había comenzado a disolverse pero aun estaban a 2000 pies de la zona de aguas abiertas. Se realizaron agujeros a mano en el hielo y se llenaron de explosivos, en un intento de demoler y practicar un cauce. En las inmediaciones de la nave se intentó serrar el hielo pero el proceso era muy lento. La tripulación empezaba a desear que una segunda expedición hubiese salido de Alemania a buscarlos. Hans Ruser, Capitán del Gauss, llegó a sugerir tirar botellas de cerveza al agua con mensajes en su interior indicando la posición en que se encontraban. Más tarde se le ocurrió que podría aprovecharse un viento septentrional que se había hecho presente, para desde el globo dejar caer unas 100 botellas de cerveza en aguas libres.

El Gauss intentando ser liberado por la tripulación
El Gauss intentando ser liberado por la tripulación

Un día que Drygalski caminaba alrededor de la nave, se dio cuenta de que un área que estaba cubierta de hollín proveniente de la chimenea del barco había fundido el hielo que tenía debajo. Llegó a la conclusión de que el hielo se fundió debido al color negro del hollín que había absorbido la luz del sol. Mandó entonces inmediatamente que se repartiera la basura de abordo sobre un cauce en dirección a la zona de aguas libres de hielos. El éxito llegó inmediatamente, el hielo comenzó a fundirse y un mes después el cauce tenía casi dos metros de profundidad, aunque faltaban al menos 4 o 5 metros de hielo por debajo.

Pasó diciembre de 1902, las Navidades, Año Nuevo, y no fue hasta el 8 de febrero de 1903 en que, de repente, se notaron unos movimientos bruscos y rápidos. Se estaba partiendo el hielo en torno a la nave. Lentamente consiguieron al fin quedar libres y salir a mar abierto. Siguió la expedición navegando a lo largo de la costa, pero resultaba muy peligrosa por los hielos a la deriva.

El 31 de marzo Drygalski tomó la decisión más difícil pero necesaria, no había lugar seguro donde terminar el invierno por lo que optó por abandonar. Se puso rumbo a Sudáfrica, llegando el 9 de junio a Ciudad del Cabo. Desde aquí Drygalski solicitó a Alemania una nueva expedición al Antártico en la próxima estación, pero el 2 de julio recibió una respuesta negativa, probablemente debido al hecho de que el Káiser se sentía defraudado por no haberse descubierto ningún nuevo territorio de importancia. Se partió entonces para Alemania llegando el Gauss a Kiel el 23 de noviembre de 1903. Dolido por el poco aprecio que se le dio a sus esfuerzos el Dr. Drygalski llegó a escribir: "nosotros sí hallamos una nueva tierra en el Antártico, considero que podemos mirar atrás con orgullo y satisfacción".

1 2

  • Ir al índice de la sección
  • Volver atrás
  • Ir a la página anterior
  • Ir a la página siguiente
 

Visita nuestra web dedoclick Cultura educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE Creative Commons © ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - www.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦  Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios