ACUICULTURA: Cultivos: moluscos: ostra, ostión - 2ª parte
Natureduca: Naturaleza educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 128 usuarios conectados

 

/natureduca/acuicultura-cultivos-moluscos-ostra-ostion-02





Acuicultura

Acuicultura

CULTIVOS - MOLUSCOS

Ostra, ostión - 2ª parte


1 2 3



Ostión (Crassostrea, Gryphea sp.)

letra capitular El ostión es otro ostreido, de aspecto exterior similar a la ostra, aunque "más feo". Sus dos valvas son desiguales y alargadas; la inferior es mayor y abombada. Presenta frecuentemente configuraciones "retorcidas", por su íntima unión al sustrato y a otros ostiones. La superficie de sus conchas es muy rugosa, con anillos de crecimiento fuertemente escamados.

parque_ostiones.jpg (7924 bytes) parque_ostiones2.jpg (6563 bytes)
Parque de ostiones (Ostrea S.A.)

Los labios de sus valvas suelen ser muy frágiles, por lo que se pueden abrir rompiendo éstos con un cuchillo e introduciendo éste por tal rotura para cortar el músculo aductor. La especie que se da en la Península Ibérica es la Gryphea o Crassostrea angulata.

ostiones.jpg (13515 bytes)
Ostión cultivado en simples cestas

El ostión es unisexual, es decir, que cada individuo es siempre y solamente macho o hembra. A partir de los 18° C de temperatura del agua, desde junio a noviembre, son expulsados al agua los gametos de distintos sexos, produciéndose la fecundación en el fondo, ya las 24 a 36 horas el huevo fecundado se transforma en larva ciliada, siguiendo a partir de este momento una vida prácticamente igual a la descrita para la ostra.

El cultivo de la ostra y del ostión es prácticamente igual. Las larvas, en un momento dado, se fijan a un sustrato duro y liso para iniciar su vida sésil. El cultivador aprovecha este hecho para captar dichas larvas, colocando en el agua -en lugares apropiados- ciertos objetos (denominados colectores) al los que se fijan las larvas.

Hay muchos tipos de colectores, entre los que podemos destacar los siguientes:

Tejas de barro

Se trata de tejas vulgares de tejado apiladas y sujetas de diferentes formas. Con objeto de poder desprender las ostritas fijadas (fijaciones), cuando tengan el tamaño adecuado, se encajan previamente las tejas con lechada de cal; de esta forma la ostra no queda pegada directamente a la superficie dura del barro de la teja y se desprende con facilidad apalancándola con la punta de una navaja o bien por medio de un útil especial que desliza una lámina metálica a lo largo de las dos caras de la teja para "rascar" toda la capa de cal y, por tanto, despegar las fijaciones.

El inconveniente de estas tejas consiste en su peso y su fragilidad, pero sobre todo en la dificultad del encalado, que tiene que realizarse de forma que la cal no se desprenda antes de meter la teja en el agua y que dentro de ésta no se deshaga.

Tejas de plástico

Consisten en láminas de rejilla de plástico de diferentes tamaños y formas. Algunas tienen forma de teja propiamente dicha, otras de cono (sombrero chino), otras de simple disco, etc. Aunque conveniente, no es preciso encalarlas, ya que las fijaciones se desprenden simplemente retorciendo el plástico; su peso es muy reducido y son prácticamente irrompibles; sin embargo, el encalado es más difícil aún que en las tejas de barro y resultan ago caras.

Rosarios

Utilizando conchas de ostra o de mejillón, traspasadas por un alambre y preferiblemente, aunque no necesariamente, separadas por trozos de tubo fino de plástico, también insertados en el cable, se forman unos rosarios que se colocan verticalmente en el agua. Las fijaciones no se despegan, separándose unas de otras rompiendo simplemente la concha colectora.

Conchilla

El colector más barato consiste en conchas de mejillón machacadas, que se echan sobre el fondo de la zona de probables fijaciones.

Todas las larvas que se encuentran en la zona, al cesar su vida pelágica y caer al fondo, se fijarán sin remedio en la conchilla; por tanto será éste un sistema muy eficaz si coincide con zona de turbulencia. Su inconveniente consiste en el posible arrastre por corrientes de los trozos de conchas, con sus fijaciones, y la recogida de estos trozos para disponer de las ostritas.

Guirnaldas

Dentro de una red tubular de plástico se introducen conchas para formar unas guirnaldas que se cuelgan de estacas fijas al fondo o se sujetan a cuerdas de viveros o de flotadores fijos. El desprendimiento se hace como en el caso anterior.

1 2 3

  • Ir al índice de la sección
  • Volver atrás
  • Ir a la página anterior
  • Ir a la página siguiente
 

Visita nuestra web dedoclick Cultura educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE Creative Commons © ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - www.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦  Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios