JARDINERÍA - CULTIVOS: Las plantas bulbosas - 2ª parte
Natureduca: Naturaleza educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 71 usuarios conectados

 

/natureduca/jardineria-cultivos-las-plantas-bulbosas-02







Jardinería

CULTIVOS

Las plantas bulbosas - 2ª parte


1 2 3



Raíces tuberosas

on raíces gruesas que almacenan sustancias de reserva, compuestas por varios elementos que pueden separarse y multiplicarse si alcanzan un desarrollo adecuado.

No obstante, los mejores ejemplares se consiguen mediante esquejes, motivo por el cual no es recomendable utilizar por sistema el método de reproducción por raíz tuberosa.

Cyclamen europaeum, vulgarmente denominada Pamporcino
Cyclamen europaeum, vulgarmente denominada Pamporcino, es una especie de raíz tuberosa útil como ornamental y como planta medicinal en la artritis, reumatismos, etc.

Algunas plantas que presentan raíz tuberosa son: Dahlia, ranunculus, eremurus, gloriosa, agaphanthus, arisaema, anemone, arum, claytonia, cyclamen, colocasia, dicentra.

Raíces tuberosas de Dhalia
Raíces tuberosas de Dhalia

Rizomas

Son tallos que se desarrollan bajo tierra, normalmente en sentido horizontal. Presentan varias yemas que pueden ser divididas para la reproducción. Algunos géneros de plantas que se reproducen por rizoma son: Achimenes, Canna y Zantedeschia.

 Rizoma de Zantedeschia
Rizoma de Zantedeschia

Seudobulbos

Consisten en partes engrosadas y aéreas del tallo que presentan determinadas especies muy características, como las orquídeas cattleya.

Cultivo de las bulbosas

Al adquirir los bulbos debemos observar algunas reglas si deseamos obtener éxito.

  • 1. Desechar todos aquellos bulbos que muestren cicatrices, o sean blandos o poco firmes al tacto.
  • 2. Si buscamos cormos y bulbos, seleccionar aquellos ejemplares más gruesos.

  • 3. Algunos bulbos como los de lilium son muy frágiles, si se exponen al aire sin protección, por ello deben ser rechazados si se venden desprotegidos o a precios sospechosamente bajos.

Suelos

Antes de plantar los bulbos hay que preparar la tierra con un mes de antelación preferentemente. En general, salvo excepciones como lilum y clivia, requieren suelo neutro (pH 7) o ligeramente alcalino (un poco superior a pH 7); debe procurársele una tierra de jardín rica en humus, ligera y bien drenada, para evitar encharcamiento que derive en podredumbre, cavando profundamente y mezclando estiércol bien descompuesto.

Aquellas tierras muy arcillosas, y por tanto con escaso drenaje, se le puede dar porosidad añadiendo arena. Por el contrario, si la tierra es demasiado arenosa y pierde humedad fácilmente, tendremos que realizar un añadido extra de mantillo (por ejemplo hojas secas y tierra de jardín) y estiércol. Las harinas de huesos molidos son un buen aporte de fosfatos si las podemos conseguir.

1 2 3

  • Ir al índice de la sección
  • Volver atrás
  • Ir a la página anterior
  • Ir a la página siguiente
 

Visita nuestra web dedoclick Cultura educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE Creative Commons © ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - www.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦  Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios