INVENTOS E INVENTORES: Historia de los inventos: La radiotelefonía - 1ª parte
Natureduca: Naturaleza educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 98 usuarios conectados

 

/natureduca/inventos-e-inventores-historia-de-los-inventos-la-radiotelefonia-01

Inventos e inventores

HISTORIA DE LOS INVENTOS

Fuente: Revista "Sucesos"

La radiotelefonía - 1ª parte


1 2 3 4

Introducción

a radiotelefonía es un hilo sutil que arranca desde el "telégrafo óptico" de los chinos y culmina con el "audion", que es poco más o menos que la radio actual.

Lesage, Hertz, Branly, Popov, Marconi y De Forest son los más notables hitos en la historia del invento. Aun cuando la radiotelefonía moderna nace sólo en 1907, año en que el norteamericano Lee de Forest inventa el "audión", la historia de esta forma de comunicación se remonta, para los investigadores, a fines del siglo XIX y principios del siglo XX, cuando Guillermo Marconi aporta la telegrafía sin hilos (TSH).

HISTORIA DE LOS INVENTOS: La radiotelefonía

Concebida como fórmula de transmisión y recepción de voces, música y sonido mediante ondas electromagnéticas, la RADIO surge como el punto culminante en la carrera de triunfos ejecutada por el ser humano a través de miles de años de historia, para resolver un problema surgido junto con la cohabitación del planeta por las primeras comunidades: la necesidad de intercomunicación a distancia entre los seres.

Esta larga carrera tiene sus primeros pasos insertados en la alborada de los siglos. Los chinos se anunciaron por un sistema de "telégrafo óptico" los avances de los tártaros. En 1190 antes de Cristo, Agamenón anunciaba por un sistema similar la caída de Troya. Unos trescientos años antes de Cristo también, los griegos se comunicaban entre los puestos militares las decisiones estratégicas y los resultados de las batallas mediante señales que correspondían a cada una de las letras de su alfabeto.

Las señales de fuego o las señales de humo fueron socorridos sistemas de los primeros pueblos. Las fórmulas y sistemas se multiplican por centenares en la historia de la humanidad, pero, buscando una antesala más inmediata, el despertar de la ciencia de las telecomunicaciones se sitúa en pleno siglo XVIII, cuando, obsesionado por las posibilidades de un descubrimiento fabuloso, la electricidad, el hombre busca en ese campo una solución para el problema milenario.

Como precursor de precursores, el primer nombre que surge en materia de historia de las telecomunicaciones es el de Georges Louis Lesage, físico suizo nacido en Ginebra, en 1724, de padres franceses. Médico y filósofo de cierta fama, Lesage, que se había doctorado en París, se dedicó por un tiempo a la enseñanza de las ciencias. En 1774, dando forma a una idea madurada durante catorce años, Lesage construye un verdadero "juguete científico”, que no es otra cosa que el primer telégrafo.

Aunque primitivo, el telégrafo de Lesage contuvo los elementos básicos del aparato definitivo. En términos simples, puede definirse como un conjunto de veinticuatro hilos, numeración que coincidió con las letras del abecedario, que en la estación transmisora se ponían en contacto, mediante un conductor electromagnético, llevando movimiento a los electrómetros de la llamada estación receptora. Pero será otro francés, Claude Chappe, nacido en Brulon, departamento del Sarthe, en 1763, quien construirá lo que puede ser considerado el primer telégrafo de señales o primer telégrafo óptico.

Chappe, que abandonó la carrera eclesiástica para dedicarse por completo a la investigación y experimentación física, inventó en 1791 un aparato capaz de transmitir señales hasta doce kilómetros de distancia, tanto de día como de noche, y que se interpretaban mediante un código preestablecido. Inicialmente, Chappe utilizó una regla de madera que giraba en torno a un eje y que llevaba a su vez numerosas reglillas colgantes, que al moverse originaban las señales.

Perfeccionando su creación, Chappe la presentó a la Convención Nacional con pleno éxito, recibiendo, un año más tarde, el encargo de unir por su sistema París y Lille. En 1800, Francia había instalado 29 de estas líneas, uniendo la casi totalidad de sus departamentos, y cinco años más tarde el sistema se utilizaba en toda Europa. Lamentablemente. A estas alturas el inventor descubrió que un siglo antes un inglés de apellido Hooke había exhibido ante la Royal Society un proyecto similar al suyo. Desilusionado, el físico francés se suicidó.

Sin embargo, cuatro años después de la invención de Chappe, ya el mundo disponía de otro elemento de avanzada en materia de telecomunicaciones. El 16 de diciembre de 1795, la Academia de Ciencias Naturales y Artes de Barcelona había tomado conocimiento de una "Memoria sobre la electricidad aplicada a la telegrafía", de la que era autor el profesor del Instituto Clínico de Barcelona Francisco Salvá y Campillo. La memoria contenía la descripción del primer telégrafo eléctrico. Un año más tarde, la "Gaceta" de Madrid daba cuenta de que el aparato se había ensayado con todo éxito.

Desgraciadamente, circunstancias políticas hicieron olvidar por esos días el invento de Salvá. El profesor español había aportado, además, otro importante invento, "el telégrafo de chispas", que, como lo reconoció el propio Guillermo Marconi, fue el elemento verdaderamente precursor de la telegrafía sin hilos, ciencia que finalmente desplazaría los sistemas iniciados por Lesage, Chappe, el propio Salvá, y perfeccionados por Morse.

1 2 3 4



Visita nuestra web dedoclick Cultura educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE Creative Commons © ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - www.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦  Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios