INVENTOS E INVENTORES: Historia de los inventos: El vapor - 1ª parte
Natureduca: Naturaleza educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 115 usuarios conectados

 

/natureduca/inventos-e-inventores-historia-de-los-inventos-el-vapor-01






Inventos e inventores

HISTORIA DE LOS INVENTOS

Fuente: Revista "Sucesos"

El vapor - 1ª parte


1 2 3 4



Introducción

letra capitular El vapor fue una nueva conquista humana que hizo posible la Revolución industrial. En el siglo XVIII comenzaba en Inglaterra una profunda transformación económica, conocida como la "revolución industrial", cambio que en la centuria siguiente se haría extensivo a gran parte del mundo occidental, dando una nueva fisonomía a la cultura.

Máquina de vapor

Fue el principio del fin de la mano de obra artesanal y el comienzo de la era industrial que vino a ser anunciada por la aparición de las primeras máquinas modernas, como la de hilar algodón, inventada por Hargreaves en 1767, o el telar de Arkwright, patentado en 1769. Como estas nuevas máquinas eran de grandes proporciones y elevado costo, hubo necesidad de invertir enormes capitales y levantar edificios especiales en los que trabajaban muchos operarios.

Máquina de vapor Máquina de vapor
EL VAPOR.- En las ilustraciones se muestra la máquina de doble efecto donde Watt perfeccionó su invento; y la máquina de Papin, en que caldera, motor y condensador forman una sola unidad. El fuego calienta el agua y el vapor mueve el pistón

Nacieron así la fábrica y los obreros. Pero no todos los elementos estaban dados para el surgimiento de una industria en gran escala, pues faltaba lo esencial: la energía. Las primeras máquinas habían sido ideadas para ser movidas por la fuerza hidráulica, pero ésta no bastaba: era menester buscar otra fuerza motriz que no dependiese del tiempo ni del terreno. Finalmente fue encontrada en el vapor, cuyo poder, sin embargo, era conocido desde hacía mucho tiempo.

En busca de una nueva fuerza motriz

La primera referencia a la aplicación del vapor aparece ya en plena Edad Media. Se dice que el matemático Gerbert de Reims, quien se convertiría más tarde en el Papa Silvestre II, habría inventado hacia el año 975 un órgano en el que el aire de los tubos era comprimido por la fuerza del vapor. Sin embargo, se cree que esta información es puramente legendaria.

El primer instrumento de vapor del cual hay constancia histórica es el que describe una patente de 1663, concedida al marqués de Worcester, aunque no se trataba de una verdadera máquina, sino más bien de una bomba de vapor que habría de servir para satisfacer la necesidad apremiante de un medio mecánico para desaguar las minas.

PAPIN. Constructor de las primeras calderas y máquinas de vapor. Era médico, pero no ejerció
PAPIN. Constructor de las primeras calderas y máquinas de vapor. Era médico, pero no ejerció

El paso siguiente en la conquista del vapor lo dio el notable inventor francés Denis Papin, quien hacia 1680 concibió su famosa marmita de presión proyectada para extraer cola de los huesos. Así, Papin, fuera de su aporte científico, debe ser considerado también como el precursor de la moderna y práctica olla a presión, que tanto facilita las pesadas labores de las dueñas de casa.

Pero el ingenioso inventor no se quedó sólo en esto y en 1687 diseñó una máquina de vapor que llevó a la práctica veinte años después, durante su permanencia en Cassel, Alemania. Allí construyó una pequeña embarcación con rueda de paletas, movida por una máquina de este tipo, en la que intentó hacer un viaje desde aquella ciudad hasta Londres. Infortunadamente, su barca atrajo la envidia y la ira del gremio de bateleros del río Cassel, los que, durante la noche del 25 de septiembre de 1707, hicieron que Papin fuera arrestado y destruyeron su barco, el cual era lo suficientemente grande como para transportar dos toneladas de carga. Papin murió poco después en Londres, sin haber podido reconstruir su embarcación, pero sus ideas sobre las máquinas de vapor quedaron registradas en un libro y sirvieron para que posteriormente Newcomen, el constructor de la primera auténtica máquina de vapor, se inspirara fundamentalmente en ellas.

En su tratado, Papin proponía "Un nuevo método para obtener a bajo precio fuerzas motrices considerables" y daba las siguientes instrucciones : "Tomad un cilindro que contenga agua y esté cerrado por un pistón. Calentado, el vapor levanta el pistón. Dejad que se enfríe y el vapor se vuelve a convertir en agua. Entonces, por efecto de la presión atmosférica, el pistón vuelve a bajar. Seguir alternando estas dos operaciones de calentar y dejar enfriar y el pistón se moverá indefectiblemente".

1 2 3 4

 

Visita nuestra web dedoclick Cultura educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE Creative Commons © ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - www.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦  Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios