HISTORIA Y ARTE - LA ALTA EDAD MEDIA: Antecedentes históricos: el feudalismo - 2ª parte
 Cultureduca: Cultura educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 27 usuarios conectados    

 

/cultureduca/histart_alta-edad-media-antecedentes-feudalismo02





Historia y Arte

LA ALTA EDAD MEDIA

Antecedentes históricos: el feudalismo - 2ª parte


1 2 3



El Imperio Carolingio y el Sacro Imperio Romano Germánico

n el ambiente ya descrito, tras la desaparición de las ciudades, y la pérdida de un estado unificador -a nivel social y de derechos-, sólo la Iglesia de Roma, enfrentada con los patriarcas bizantinos, soñaba con la vieja unidad y el poder que había logrado con los últimos emperadores romanos.

Pero los germanos habían traído consigo algunas herejías y la Iglesia hubo de ocuparse de erradicarlas antes de afianzar de nuevo su prestigio. Para ello, no dudó en ofrecer su apoyo al primer reino germánico que adoptó el cristianismo, el de los francos.

Coronamiento de Carlomagno como emperador por el el papa León III. Esto significaba el reconocimiento muy afianzado en la época de que el poder tenía una naturaleza de origen divino.
Coronamiento de Carlomagno como emperador por el el papa León III. Esto significaba el reconocimiento muy afianzado en la época de que el poder tenía una naturaleza de origen divino.

Los primeros reyes francos engrandecieron su territorio y, a pesar de las divisiones hereditarias y de las constantes luchas por el poder, lograron ser la primera monarquía del Occidente europeo.

Mientras tanto, los musulmanes comenzaron a amenazar a la cristiandad desde el sur de Europa. Ocuparon casi toda la península ibérica y tras pasar los Pirineos, se adentraron en los territorios de los francos hasta que fueron frenados por un mayordomo de palacio (administrador o especie de primer ministro) de la dinastía franca de los merovingios. El hijo de ese mayordomo y su sucesor en el cargo fue Pipino el Breve que, con la ayuda de la nobleza y el apoyo del papa, destronó al rey merovingio. Comenzó así una nueva dinastía, la Carolingia, que desde su nacimiento estuvo fuertemente ligada a la Iglesia. Su segundo monarca fue Carlomagno, que extendió los dominios de su reino al luchar contra los lombardos (en favor del papa), contra los sajones, los musulmanes, los ávaros y los bávaros.

El poder de Carlomagno hizo renacer la idea del antiguo imperio y así, en el año 800, el papa León III le coronó emperador del que más tarde fue llamado "Sacro Imperio Romano". La denominación de "Sacro" evidenciaba hasta qué punto la Iglesia se sintió interesada en el nuevo imperio al que se unía a través del calificativo de "Romano" (Roma era la capital de la cristiandad occidental). Del mismo modo, la vinculación entre papa y emperador era una relación personal más que jurídica.

Toda la historia del mundo carolingio, a la que se sumó el creciente poder de la Iglesia fue como el camino preparatorio que había de conducir a la Europa feudal. Carlomagno organizó su imperio a partir de la distribución del territorio en numerosos condados (unos 200) al mando de los cuales estaban los condes, directamente dependientes del monarca. En sus límites, Carlomagno fundó las llamadas marcas (marquesados) encargadas de defender el Imperio a cambio de una mayor independencia.

La desaparición de la vida urbana hizo que no existiera una capital imperial fija hasta que, en los últimos años, Carlomagno residió con más frecuencia en Aquisgrán. Y, por último, la costumbre germana de dividir los territorios como herencia entre los descendientes, hizo que el Imperio se disgregara al ser repartido entre los nietos de su fundador.

1 2 3

  

Visita nuestra web dedoclick Naturaleza educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE© ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - ww.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦ Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía  ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios