La República (VIII) [Platón]

VIII I. -Muy bien. Hemos convenido, ¡oh, Glaucón!, en lo siguiente. En la ciudad que aspire al más excelente sistema de gobierno deben ser comunes las mujeres, comunes los hijos y la educación entera e igualmente comunes las ocupaciones de la paz y la guerra; y serán reyes los que,…

Seguir leyendo…

Seguir leyendo…

La República (VII) [Platón]

VII I. -Y a continuación -seguí- compara con la siguiente escena el estado en que, con respecto a la educación o a la falta de ella, se halla nuestra naturaleza . Imagina una especie de cavernosa vivienda subterránea provista de una larga entrada, abierta a la luz, que se extiende…

Seguir leyendo…

La República (VI) [Platón]

VI I. –Así pues -dije yo-, tras un largo discurso se nos ha mostrado al fin, ¡oh, Glaucón!, quiénes son filósofos y quiénes no. -En efecto -dijo-, quizá no fue posible conseguirlo por más breve camino. -No parece -dije-; de todos modos, creo que se nos habría mostrado mejor si…

Seguir leyendo…

La República (V) [Platón]

V I. -Tal es, pues, la clase de ciudad y de constitución que yo califico de buena y recta y tal la clase de hombre; ahora bien, si éste es bueno, serán malos y viciosos los demás tipos de organización política o de disposición del carácter de las almas individuales,…

Seguir leyendo…

La República (IV) [Platón]

IV I. Y Adimanto, interrumpiendo, dijo: -¿Y qué dirías en tu defensa, Sócrates, si alguien te objetara que no haces nada felices a esos hombres, y ello ciertamente por su culpa, pues, siendo la ciudad verdaderamente suya, no gozan bien alguno de ella, como otros que adquieren campos y se…

Seguir leyendo…