La Eneida (V) [Virgilio]

LIBRO V Entretanto Eneas ya mantenía seguro su rumbo con la flota y del Aquilón negras cortaba las olas volviéndose a mirar las murallas que ya resplandecen con las llamas de la infeliz Elisa. Oculta les queda la causa que encendiera fuego tan terrible; mas las penas duras de un…

Seguir leyendo…

Seguir leyendo…