Literatura gallega: La vida y obra de Rosalía de Castro (2)

<– Viene de la 1ª parte

Cantares gallegos (continuación)

Estructura de la obra

Cantares gallegos es una obra de estructura cerrada. Abre el libro un poema en que se realiza una invitación a una joven para que «cante»:

Has de cantar,
que che hei de dar zonchos,
has de cantar,
que che hei de dar moitos…

nas portas dos ricos,
nas portas dos pobres,
que aquestes cantares
a todos responden.

La joven acepta la invitación y comienza el canto, que ya desde el principio se convierte en una clara exaltación del paisaje, costumbres, lengua… de Galicia, sin restringirse a ningún grupo social, ni por edad ni por posición económica.

Buscaime, rapazas,
Velliñas, mociños.
Buscaime antre os robres.
Buscaime entre os millos,

que a veces por fora un canta
mentras que por dentro chora.
Non me espriquei cal quixera
Poi son de espricansa pouca;
Si grasia en cantar non teño
o amor da patria me afoga.

Cierra el libro un poema en que la «meniña gaiteira» se despide citando dos elementos (el canto y el planto), fundamentales en el libro así como su intención patriótica:

Esto e inda máis, eu quixera
Decir con lengua grasiosa;
mais donde a grasia me falta
o sentimento me sobra,
anque este tampouco abasta
para espricar certas cousas.

Entre ambos poemas se incluyen otras treinta y cuatro composiciones de temática variada en que se glosa una copla popular que es la que, de alguna forma, provoca el tema de la composición.

Temas

Cantares gallegos se nos presenta como un libro de temas diversos al servicio de la dignificación patriótica que Rosalía pretende. En «Adiós, ríos; adiós, fontes», el aspecto reivindicativo se presentaba diluido entre aspectos de tipo sentimental y folclórico. Algo semejante sucede en el conjunto del libro y al lado de poemas costumbristas como «Nosa Señora da Barca», dedicado al santuario y romería del mismo nombre en Muxía, se incluyen claros alegatos patrióticos como «A Gaita gallega».

Aunque la descripción de un poema a un tema determinado no puede ser rígida, porque con frecuencia en una misma composición aparecerán aspectos temáticos diversos, podemos agruparlos de la siguiente forma:

1. Poemas amorosos («Cantan os galos para o día», «Quíxente tanto, meniña», «¿Qué ten o mozo?»). El amor se expresa siempre en contacto con una naturaleza apacible y delicada, marco propio tanto para un amor feliz como para un amor que, aún fracasando, nunca presenta características trágicas.

2. Poemas costumbristas. En ellos Rosalía realiza una exaltación de costumbres, fiestas, tradiciones y personajes populares con una clara intención de demostrar que estas manifestaciones culturales tienen su dignidad y su función dentro de la colectividad que las creó, y que las usa para su diversión. («Un repoludo gaiteiro», «Nosa Señora da barca»…) Los temas costumbristas, sin embargo, podemos tener en Rosalía una inversión de tipo irónico como sucede en «San Antonio bendito». El poema parte de la copla popular: 

San Antonio bendito
dádeme un home
anque me mate,
anque me esfole.

La pretendida debilidad femenina que llevaría a la mujer a querer un hombre a cualquier precio, se convierte al final en una ironía en donde lo que predomina es una versión pragmática de la existencia.

3. Poemas intimistas («Campanas de Bastabales», «Como Chone miudiño»…). Se bien en la mayoría de los poemas del libro, el sujeto lírico es «a meniña gaiteira» o algún otro personaje de su entorno, hay algunos en que ese sujeto lírico es la propia autora. Son poemas menos alegres y más nostálgicos en los que comienza a perfilarse la Rosalía intimista que encontraremos en muchas páginas de Follas novas.

4. Poemas sociales y patrióticos. En este grupo podemos incluir:
— Poemas escritos desde el yo lírico de la propia Rosalía: «A gaita gallega», respuesta a un poema de igual título del poeta español Ruiz de Aguilera en que se preguntaba si la gaita gallega llora o canta cuando toca.
— Poemas puestos en boca de otras personas, como «Castellanos de Castilla». Partiendo como siempre de una copla popular

Castellanos de Castilla,
tratade ben aos gallegos,
cando van, van como rosas;
cando vén, vén como negros.

Una mujer, desde el abandono, el dolor y la impotencia por la muerte de su hombre, realiza un durísimo alegato contra la emigración y la explotación de Galicia. Esta crítica adopta el mismo punto de vista popular que creó la copla que encabeza el poema.

<– Viene de la 1ª parte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.