El Instituto de España, punto de encuentro de las Reales Academias

El Instituto de España fue creado, siendo Ministro de Educación Pedro Sainz Rodríguez, el 1 de enero de 1938. Fueron sus promotores Eugenio D’Ors, Pedro Muguruza y Agustín González de Amezúa

De acuerdo con sus estatutos, el Instituto de España está constituido por el conjunto de los Académicos numerarios pertenecientes a las Reales Academias Oficiales establecidas en Madrid: Española, de la Historia, de Bellas Artes de San Fernando, de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, de Ciencias Morales y Políticas, Nacional de Medicina, de Jurisprudencia y Legislación, y Nacional de Farmacia, constituidas en Corporación nacional, a título de máximo exponente de la cultura patria en el orden académico.

Es su objetivo mantener y estrechar la fraternidad espiritual de las indicadas ocho Reales Academias españolas, auxiliándose y complementándose entre sí para la mayor eficacia de sus tareas y actividades, formando la superior representación académica nacional en España y en el extranjero.

Son sus funciones las que le sean encomendadas por el Estado, las que le atribuyen las Reales Academias y las que acuerda de su propia iniciativa.

A lo largo de casi 70 años de existencia, el Instituto de España ha tenido nueve presidentes desde D.Manuel de Falla, que no tomó posesión. En 1942 fue nombrado el entonces Obispo de Madrid D.Leopoldo Eijo y Garay, que ostentó la presidencia hasta 1963. Le sucedió D.Juan Contreras y López de Ayala, Marqués de Lozoya, que permaneció en el cargo hasta enero de 1972. El Duque de Alba, D.Luis Martínez de Irujo, la ocupó sólo unos meses del mismo año a causa de su muerte. Le sucedió D.Manuel Lora-Tamayo, el cual fue sustituido por D.Fernando Chueca Goitia. En octubre de 1986 D.Miguel Artola Gallego asumió la presidencia, renovada para un segundo mandato en octubre de 1994, hasta su cese, a petición propia, en los últimos meses de 1995. La anterior Presidenta, Dª Margarita Salas Falgueras, fue nombrada en diciembre de 1995, cesando reglamentariamente en 2003. El actual Presidente es D. Salustiano del Campo.

El Instituto de España orienta su actividad en tres líneas fundamentales: Los ciclos de conferencias, los cursos de Tercer Ciclo y las publicaciones especializadas.

Realiza tres sesiones públicas y solemnes en conmemoración de su fecha fundacional, la Fiesta del Libro, y la tercera con motivo de la apertura del Curso Académico anual. Todos los años rinde homenaje a la Antigüedad Académica.

El Instituto de España depende administrativamente del Ministerio de Educación y Ciencia a través de la Secretaría de Estado de Universidades e Investigación.

Para su gobierno cuenta con un Presidente al que asiste una Mesa formada por un miembro elegido por cada una de las Reales Academias que lo forman.
Desde su fundación la entidad ocupó varias sedes. Tuvo un primer domicilio en Madrid, en el Palacio de Revillagigedo, en la calle de Sacramento. Luego, en el Palacio del Marqués de Molins, en la calle Amor de Dios, y actualmente, en San Bernardo nº 49, en el edificio que alojó a la Universidad Central. Se levanta este sobrio edificio neoclásico en el solar que ocupaba el antiguo noviciado de Padres Jesuitas. Fue su arquitecto D.Francisco Javier de Mariátegui, discípulo de Juan de Villanueva.

El Instituto de España estableció en junio de 1979 una normas para servir de base indicativa en la fundación de nuevas Academias provinciales, y en octubre de ese mismo año, otras para la relación de estas Academias con el Instituto.

Las Reales Academias

Real Academia Española

Fundada en 1713 por iniciativa del Excmo. S. D. Juan Manuel Fernández Pacheco, Marqués de Villena, y aprobada por Real Cédula de Felipe V, el 3 de octubre de 1714, para «velar por la pureza, propiedad y esplendor de la lengua Castellana, investigar sus origenes, fijar sus principios gramaticales, vulgarizar por medio de la estampa los escritos desconocidos y preciosos que se conservan de lejanos siglos y manifiestan el lento y progresivo desarrollo del idioma, promover la reimpresión de las obras clásicas en ediciones esmeradas y públicas en láminas excelentes los retratos de nuestros afamados ingenios, librándolos del olvido»

Otorga premios de varias clases mediante certámenes y concursos públicos y ha publicado numerosas obras fundamentales para los estudios de su Instituto, como la Gramática y el Diccionario oficiales de la lengua española, y ha producido varias obras clásicas, algunas en facsímil, editando además un interesante Boletín.

Usa por emblema un crisol puesto al fuego con la leyenda Limpia, fija y da esplendor.

Consta de cuarenta y seis académicos numerarios, de otros tantos correspondientes, que residen en provincias y de un número indeterminado de honorarios correspondientes extranjeros e hispano-americanos, entre ellos los individuos de la Academias americanas y filipinas establecidas en las que fueron provincias españolas en ultramar.

Posee una rica y escogida biblioteca, con preciosos manuscritos literarios, galería de retratos de sus antiguos directores y otros cuadros y esculturas de interés.

Celebra sus juntas ordinarias todos los jueves lectivos a las siete y media de la tarde.

Real Academia de la Historia

Fue creada por Decreto de 18 de abril de 1738 y Real Cédula de Felipe V de 21 de junio del mismo año, para ilustrar la Historia de España, «antigua y moderna, política, civil, eclesiástica, militar, de las ciencias, letras y artes, o sea, de los diversos ramos de la vida, civilización y cultura de los pueblos españoles».

Ha publicado numerosas obras fundamentales para los estudios de su Ciencia, como la colección de Cortes de Castilla, Aragón, Valencia y Cataluña; Documentos Inéditos de Indias, el Memorial Histórico Español, la Biblioteca Arábigo-Hispana, las Memorias de la Academia y el Boletín, teniendo a su cargo la reimpresión y continuación de la España Sagrada, etc.

Usa por emblema la alegoría del genio de la Historia, con la leyenda Nox fugit historiae lumen dum fulget Ibertis.

Consta la Academia de treinta y seis Académicos numerarios, trescientos cincuenta y cuatro Correspondientes españoles, que lo están en provincias, y Honorarios y Correspondientes hispano-americanos y extranjeros.

Posee rica biblioteca, monetario, antigüedades de obras de arte, numerosos retratos y otros cuadros, algunos preciosos, y muchas colecciones de manuscritos que hacen de su magnífico archivo el segundo de Madrid.

Celebra sus Juntas ordinaroas todos los viernes a las siete de la tarde.

Real Academia de Bellas Artes de San Fernando

Fundada por iniciativa del escultor D. Juan Domingo Olivieri y el Marqués de Villarias, primer Secretario de Estado, por Real Dédula de Felipe V de 13 de julio de 1744, para «promover el estudio y cultivo de la Pintura, Escultura, Arquitectura y Música, estimulando su ejercicio y difundiendo el buen gusto artístico con el ejemplo y la doctrina».

Otorga premios de varias clases y ha celebrado concursos, exposisiciones y certámenes y publicado importantes obras, numerosas Memorias y demás trabajos relativos a su Instituto, así como un interesante Boletín.

Usa como emblema la alegoría de una mano celeste coronando los símbolos de las Bellas Artes y la Leyenda Non coronabitur nisi legitime certaverit.

Consta de cincuenta y un Académicos numerarios, y otros Correspondientes en provincias, y Honorarios y Correspondientes extranjeros, y se divide en las cuatro secciones de Pintura, Escultura y Artes de la Imagen, Arquitectura y Música.

Posee escogida biblioteca y un espléndido Museo de Bellas Artes, el segundo de Madrid.

Celebra sus juntas ordinarias los lunes de cada semana a las siete y media de la tarde.

Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales

Creada por iniciativa del Marqués de Molins, D. Mariano Roca de Togores y Carrasco, Ministro de Comercio, Instrucción y Obras Públicas por R.D. de 25 de febrero de 1847, como continuación de la antigua academia de Ciencias Naturales de Madrid, su objetivo es «cultivar el estudio y propagar el conocimiento de las ciencias exactas, físicas y naturales en su esencia y en sus principales aplicaciones».

La Academia otorga premios de varias clases mediante concursos y certámenes, públicos, y ha publicado numerosas obras, como los Libros del Saber de Astronomía, del Rey Sabio; la colección de sus Memorias y la Revista.

Posee por emblema la alegoría de una lente y un compás enlazados bajo el ojo de la providencia y la leyenda Observación y cálculo.

Consta de cuarenta y dos Académicos de número, de sesenta Correspondientes nacionales y de varios extranjeros, y se divide en las secciones de Ciencias Exactas, Ciencias Físico-químicas y Ciencias Naturales.

Celebra sus juntas los miércoles a las siete.

Real Academia Nacional de Medicina

Reorganizada por Real Decreto de 28 de abril de 1861, en recuerdo de la antigua Real Academia Médica Matritense (1734), «para fomentar el progreso de la medicina española, publicar su historia bibliográfica, formar la geografía médica del país y un diccionario tecnológico de la Medicina».

La Academia otorga premios de varias clases mediante concursos y certámenes públicos y ha editado importantes obras como la Farmacopea oficial, la Biblioteca clásica de la Medicina española y unos interesantes Anales.

Usa por emblema un escudo que representa el decubrimiento de Arquimedes, del que se dice que mediante el uso de numerosos y pequeños espejos, dispuestos en forma parabólica y valiéndose de los rayos del sol, consiguió incendiar la flota romana.

Las medallas académicas ostentan una alegoría de una matrona simbolizando la Medicina y la leyenda Ars cum natura ad salutem conspirant.

Consta de cincuenta académicos numerarios, académicos de honor, varias correspondientes en Madrid, provincias y extranjeros, y además otros honorarios también extranjeros.

Hállase instalada en casa propia, construida exprofeso. Celebra sus juntas ordinarias los martes, a las siete y media de la tarde.

Real Academia de Jurisprudencia y Legislación

A comienzos del siglo XIX, la Guerra de la Independencia y la restauración del absolutismo trajeron consigo un obscurecimiento de la Academia de Santa Bárbara.

El más directo antecedente de la actual «Real Academia de Jurisprudencia y Legislación» sería «La Real Academia de Práctica de Leyes y de Derecho público de Santa Bárbara», cuyo origen se remonta al año 1730, pero sólo sería reconocida oficialmente por la real Cédula de 20 de febrero de 1763.

A comienzos del siglo XIX, la Guerra de la Independencia y la restauración del absolutismo trajeron consigo un obscurecimiento de la Academia de Santa Bárbara.

En 1826, Fernando VII, decidió dividirla en dos corporaciones distintas: la de «Carlos III», y la de «Nuestra Señora del Carmen», más tarde de Fernando VII, totalmente intervenidas desde el poder, pero tras su muerte, la reina regenta dispuso en 1836 que ambas se reunieran bajo la antigua advocación de «Nuestra Señora de la Concepción», cambiando su nombre en 1838 por el de «Academia Matritense de Jurisprudencia y Legislación». Aquí se inicia el período más fecundo de la Academia hasta la crisis política de 1867.

En 1946, sería reorganizada, quedando compuesta por cuarenta académicos de número, al tiempo que se incorporaba al «Instituto de España», constituido además por las Reales Academias: Española de la Historia, de Bellas Artes de San Fernando, de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, de Ciencias Morales y Políticas, de Medicina y Farmacia.

Los definitivos estatutos que reorganizaron la «Real Academia de Jurisprudencia» se aprobarían por decreto de 27 de junio de 1947, y su reglamento, actualmente en vigor, sería aprobado por la Academia el 10 de diciembre de 1956.

Alfonso XIII, inauguraría en 1903 la actual sede de la calle del Marqués de Cubas, acontecimiento recordado en una lápida de mármol que puede contemplarse desde el vestíbulo.

Celebra sus juntas ordinarias el lunes de cada semana, a las ocho de la tarde, y las sesiones públicas ordinarias los jueves, a las siete y media.

Real Academia de Farmacia

En el siglo XVI existía ya en Madrid un Colegio de Boticarios de tal prestigio que Felipe V creó, por Pragmática del 21 de agosto 1737, el Real Colegio de Farmacéuticos.

En 1780, al instalarse el Colegio en un nuevo edificio, se construyó anejo un Laboratorio y un Jardín Botánico, dotando, así mismo, las enseñanzas de farmacia con biblioteca y profesorado. Sobre esta base en 1804 se creó el Colegio de Farmacia de San Fernando.

En 1850 aprobó la Corporación un Reglamento que sustituía al de 1737.

En la memorable sesión del 6 de febrero de 1920, presidida por el Dr. D. José Rodríguez Carracido, se destaca una vez más la condición académica con la que fue fundada la Corporación, reivindicando el título de Real, perdido en las luchas políticas del siglo XIX. Éste le fue restituido por orden de 13 de mayo del mismo año dictada por S.M. el Rey D. Alfonso XIII.

Una vez terminadas las obras de reforma y adaptación del antiguo edificio del Real Colegio y posterior Facultad de Farmacia, situado en la calle de la Farmacia, se trasladó al mismo la Real Academia, inaugurándose solemnemente su sede actual el 25 de octubre de 1967.

En los Estatutos de 1989 y en su Reglamento de Régimen Interior de 1990 se normaliza y se amplia la plantilla de Académicos, quedando constituida por 50 Académicos Numerarios; 38 farmacéuticos y 12 de Ciencias afines. Como Académicos Correspondientes -nacionales y extranjeros- 173, de ellos 22 son delegados en provincias y 24 en Naciones de América y Europa. Se crea, igualmente, la categoría de Académicos Supernumerarios.

La Academia convoca concursos anuales de adjudicación de becas en laboratorios de España y el extranjero, pensiones para trabajos de investigación, premios a temas de las ciencias farmacéuticas y a quienes se distinguen por su haber científico profesional.

Tiene por emblema una colmena sita en un jardín de abejas y flores, iluminada por un sol; y el lema Medicamenta non mella.

Celebra sus sesiones científicas los jueves a las siete y media de la tarde

  Blog Cultureduca educativa logo_infoblog1 El Instituto de España, punto de encuentro de las Reales Academias Blog Cultureduca educativa logo_infoblog2 El Instituto de España, punto de encuentro de las Reales Academias

 Información procedente del Instituto de España
 Más información en la web de la Institución –>
Aquí

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.