“Fuenteovejuna” (Acto III) [Lope de Vega]

ACTO TERCERO

Salen ESTEBAN, ALONSO y BARRILDO

ESTEBAN:          ¿No han venido a la junta?

BARRILDO:                                    No han venido.

ESTEBAN:       Pues más a priesa nuestro daño corre.        

BARRILDO:      Ya está lo más del pueblo prevenido.                     

ESTEBAN:          Frondoso con prisiones en la torre,

               y mi hija Laurencia en tanto aprieto,

               si la piedad de Dios no los socorre…

Salen JUAN ROJO y el REGIDOR

JUAN ROJO:        ¿De qué dais voces, cuando importa
               tanto          

               a nuestro bien, Esteban, el secreto?

ESTEBAN:       Que doy tan pocas es mayor espanto.

Sale MENGO

MENGO:            También vengo yo a hallarme en esta
               junta.

ESTEBAN:       Un hombre cuyas canas baña el llanto,

               labradores honrados, os pregunta, 

                  ¿qué obsequias debe hacer toda esa gente

               a su patria sin honra, ya perdida?

               Y si se llaman honras justamente,

                  ¿cómo se harán, si no hay entre nosotros

               hombre a quien este bárbaro no afrente?   

               Respondedme:  ¿Hay alguno de vosotros

                  que no esté lastimado en honra y vida?

               ¿No os lamentáis los unos de los otros?

               Pues si ya la tenéis todos perdida,

                  ¿a qué aguardáis?  ¿Qué desventura es ésta? 

JUAN ROJO:     La mayor que en el mundo fue sufrida.

               Mas pues ya se publica y manifiesta

                  que en paz tienen los reyes a Castilla

               y su venida a Córdoba se apresta,

               vayan dos regidores a la villa         

                  y echándose a sus pies pidan remedio.

BARRILDO:      En tanto que Fernando, aquél que humilla

               a tantos enemigos, otro medio

                  será mejor, pues no podrá, ocupado

               hacernos bien, con tanta guerra en medio.   

REGIDOR:       Si mi voto de vos fuera escuchado,

                  desamparar la villa doy por voto.

JUAN ROJO:     ¿Cómo es posible en tiempo limitado?

MENGO:         A la fe, que si entiende el alboroto,

                  que ha de costar la junta alguna vida.   

REGIDOR:       Ya, todo el árbol de paciencia roto,

               corre la nave de temor perdida.

                  La hija quitan con tan gran fiereza

               a un hombre honrado, de quien es regida

               la patria en que vivís, y en la cabeza    

                  la vara quiebran tan injustamente.

               ¿Qué esclavo se trató con más bajeza?

JUAN ROJO:     ¿Qué es lo que quieres tú que el pueblo intente?

REGIDOR:          Morir, o dar la muerte a los tiranos,

               pues somos muchos, y ellos poca gente. 

BARRILDO:      ¡Contra el señor las armas en las manos!

ESTEBAN:          El rey sólo es señor después del cielo,

               y no bárbaros hombres inhumanos.

               Si Dios ayuda nuestro justo celo,

                  ¿qué nos ha de costar?

MENGO:                                   Mirad, señores, 

               que vais en estas cosas con recelo.

               Puesto que por los simples labradores

                  estoy aquí que más injurias pasan,

               más cuerdo represento sus temores.

JUAN ROJO:     Si nuestras desventuras se compasan,     

                  para perder las vidas, ¿qué aguardamos?

               Las casas y las viñas nos abrasan,

               ¡tiranos son!  ¡A la venganza vamos!

Sale LAURENCIA, desmelenada

LAURENCIA:        Dejadme entrar, que bien puedo,

               en consejo de los hombres;        

               que bien puede una mujer,

               si no a dar voto, a dar voces.

               ¿Conocéisme?

ESTEBAN:                     ¡Santo cielo!

               ¿No es mi hija?

JUAN ROJO:                     ¿No conoces

               a Laurencia?

LAURENCIA:                   Vengo tal,          

               que mi diferencia os pone

               en contingencia quién soy.

ESTEBAN:       ¡Hija mía!

LAURENCIA:                No me nombres

               tu hija.

ESTEBAN:                ¿Por qué, mis ojos?

               ¿Por qué?

LAURENCIA:               Por muchas razones,

               y sean las principales:

               porque dejas que me roben

               tiranos sin que me vengues,

               traidores sin que me cobres.

               Aún no era yo de Frondoso, 

               para que digas que tome,

               como marido, venganza;

               que aquí por tu cuenta corre;

               que en tanto que de las bodas

               no haya llegado la noche,         

               del padre, y no del marido,

               la obligación presupone;

               que en tanto que no me entregan

               una joya, aunque la compren,

               no ha de correr por mi cuenta         

               las guardas ni los ladrones.

               Llevóme de vuestros ojos

               a su casa Fernán Gómez;

               la oveja al lobo dejáis

               como cobardes pastores.      

               ¿Qué dagas no vi en mi pecho?

               ¿Qué desatinos enormes,

               qué palabras, qué amenazas,

               y qué delitos atroces,

               por rendir mi castidad       

               a sus apetitos torpes?

               Mis cabellos ¿no lo dicen?

               ¿No se ven aquí los golpes

               de la sangre y las señales?

               ¿Vosotros sois hombres nobles?         

               ¿Vosotros padres y deudos?

               ¿Vosotros, que no se os rompen

               las entrañas de dolor,

               de verme en tantos dolores?

               Ovejas sois, bien lo dice         

               de Fuenteovejuna el hombre.

               Dadme unas armas a mí

               pues sois piedras, pues sois tigres…

               -Tigres no, porque feroces

               siguen quien roba sus hijos,      

               matando los cazadores

               antes que entren por el mar

               y pos sus ondas se arrojen.

               Liebres cobardes nacisteis;

               bárbaros sois, no españoles.       

               Gallinas, ¡vuestras mujeres

               sufrís que otros hombres gocen!

               Poneos ruecas en la cinta.

               ¿Para qué os ceñís estoques?

               ¡Vive Dios, que he de trazar      

               que solas mujeres cobren

               la honra de estos tiranos,

               la sangre de estos traidores,

               y que os han de tirar piedras,    

               hilanderas, maricones,

               amujerados, cobardes,

               y que mañana os adornen

               nuestras tocas y basquiñas,

               solimanes y colores!         

               A Frondoso quiere ya,

               sin sentencia, sin pregones,

               colgar el comendador

               del almena de una torre;

               de todos hará lo mismo;         

               y yo me huelgo, medio-hombres,

               por que quede sin mujeres

               esta villa honrada, y torne

               aquel siglo de amazonas,

               eterno espanto del orbe.     

ESTEBAN:       Yo, hija, no soy de aquellos

               que permiten que los nombres

               con esos títulos viles.

               Iré solo, si se pone

               todo el mundo contra mí.        

JUAN ROJO:     Y yo, por más que me asombre

               la grandeza del contrario.

REGIDOR:       ¡Muramos todos!

BARRILDO:                    Descoge

               un lienzo al viento en un palo,

               y mueran estos enormes.      

JUAN ROJO:     ¿Qué orden pensáis tener?

MENGO:         Ir a matarle sin orden.

               Juntad el pueblo a una voz;

               que todos están conformes

               en que los tiranos mueran.        

ESTEBAN:       Tomad espadas, lanzones,

               ballestas, chuzos y palos.

MENGO:         ¡Los reyes nuestros señores

               vivan!

TODOS:                ¡Vivan muchos años!

MENGO:         ¡Mueran tiranos traidores!        

TODOS:         ¡Tiranos traidores, mueran!

Vanse todos

LAURENCIA:     Caminad, que el cielo os oye.

               ¡Ah, mujeres de la villa!

               ¡Acudid, por que se cobre

               vuestro honor, acudid, todas!     

Salen PASCUALA, JACINTA y otras mujeres

PASCUALA:      ¿Qué es esto?  ¿De qué das voces?

LAURENCIA:     ¿No veis cómo todos van

               a matar a Fernán Gómez,

               y nombres, mozos y muchachos

               furiosos al hecho corren?         

               ¿Será bien que solos ellos

               de esta hazaña el honor gocen?

               Pues no son de las mujeres

               sus agravios los menores.

JACINTA:       Di, pues, ¿qué es lo que pretendes?  

LAURENCIA:     Que puestas todas en orden,

               acometamos a un hecho

               que dé espanto a todo el orbe.

               Jacinta, tu grande agravio,

               que sea cabo; responde       

               de una escuadra de mujeres.

JACINTA:       No son los tuyos menores.

LAURENCIA:     Pascuala, alférez serás.

PASCUALA:      Pues déjame que enarbole

               en un asta la bandera.       

               Verás si merezco el nombre.

LAURENCIA:     No hay espacio para eso,

               pues la dicha nos socorre.

               Bien nos basta que llevemos

               nuestras tocas por pendones.      

PASCUALA:      Nombremos un capitán.

LAURENCIA:     Eso no.

PASCUALA:             ¿Por qué?

LAURENCIA:                       Que adonde

               asiste mi gran valor

               no hay Cides ni Rodamontes.

Vanse todas.  Sale FRONDOSO, atadas las manos,

FLORES, ORTUÑO, CIMBRANOS y el COMENDADOR

COMENDADOR:       De ese cordel que de las manos sobra          

               quiero que le colguéis, por mayor pena.

FRONDOSO:      ¡Qué nombre, gran señor, tu sangre cobra!

COMENDADOR:    Colgadle luego en la primera almena.

FRONDOSO:      Nunca fue mi intención poner por obra

               tu muerte entonces.

FLORES:                             Grande ruido suena.    

Ruido suene dentro

COMENDADOR:    ¿Ruido?

FLORES:                Y de manera que interrompen

               tu justicia, señor.

ORTUÑO:                            Las puertas rompen.

Ruido
 

COMENDADOR:       ¡La puerta de mi casa, y siendo casa

               de la encomienda!

FLORES:                          El pueblo junto viene.

Dentro

JUAN ROJO:     ¡Rompe, derriba, hunde, quema, abrasa! 

ORTUNO:        Un popular motín mal se detiene.

COMENDADOR:    ¿El pueblo contra mí?

FLORES:                                 La furia: pasa

               tan adelante, que las puertas tiene

               echadas por la tierra.

COMENDADOR:                            Desatalde.

               Templa, Frondoso, ese villano alcalde. 

FRONDOSO:         Yo voy, señor; que amor les ha movido.

Vase FRONDOSO.  Dentro

MENGO:         ¡Vivan Fernando e Isabel, y mueran

               los traidores!

FLORES:                        Señor, por Dios te pido

               que no te hallen aquí.

COMENDADOR:                           Se perseveran,

               este aposento es fuerte y defendido.   

               Ellos se volverán.

FLORES:                           Cuando se alteran

               los pueblos agraviados, y resuelven,

               nunca sin sangre o sin venganza vuelven.

COMENDADOR:       En esta puerta, así como rastrillo

               su furor con las armas defendamos.

Dentro

FRONDOSO:      ¡Viva Fuenteovejuna!

COMENDADOR:                   ¡Qué caudillo!

               Estoy por que a su furia acometamos.

FLORES:        De la tuya, señor, me maravillo.

ESTEBAN:       Ya el tirano y los cómplices miramos.

               ¡Fuenteovejuna, y los tiranos mueran!

Salen todos

COMENDADOR:    Pueblo, esperad.

TODOS:                          Agravios nunca esperan.

COMENDADOR:       Decídmelos a mí, que iré pagando

               a fe de caballero esos errores.

TODOS:         ¡Fuenteovejuna!  ¡Viva el rey Fernando!

               ¡Mueran malos cristianos y traidores!  

COMENDADOR:    ¿No me queréis oír?  Yo estoy hablando,

               yo soy vuestro señor.

TODOS:                               Nuestros señores

               son los reyes católicos.

COMENDADOR:                              Espera.

TODOS:         ¡Fuenteovejuna, y Fernán Gómez muera!

Vanse y salen las mujeres armadas

LAURENCIA:        Parad en este puesto de esperanzas, 

               soldados atrevidos, no mujeres.

PASCUALA:      ¿Los que mujeres son en las venganzas,

               en él beban su sangre, es bien que esperes?

JACINTA:       Su cuerpo recojamos en las lanzas.

PASCUALA:      Todas son de esos mismos pareceres.    

Dentro

ESTEBAN:       ¡Muere, traidor comendador!

Dentro

COMENDADOR:                  Ya muero.

               ¡Piedad, Señor, que en tu clemencia espero!

Dentro

BARRILDO:         Aquí está Flores.

Dentro

MENGO:                               Dale a ese bellaco;

               que ése fue el que me dio dos mil azotes.

Dentro

FRONDOSO:      No me vengo si el alma no le saco.

LAURENCIA:     No excusamos entrar.

PASCUALA:                            No te alborotes.

               Bien es guardar la puerta.

Dentro

BARRILDO:                                  No me aplaco.

               ¿Con lágrimas agora, marquesotes?

LAURENCIA:     Pascuala, yo entro dentro; que la espada

               no ha de estar tan sujeta ni envainada. 

Vase LAURENCIA. Dentro

BARRILDO:         Aquí está Ortuño.

Dentro

FRONDOSO:                            Córtale la cara.

Sale FLORES huyendo, y MENGO tras él

FLORES:        ¡Mengo, piedad, que no soy yo el culpado!

MENGO:         Cuando ser alcahuete no bastara,

               bastaba haberme el pícaro azotado.

PASCUALA:      Dánoslo a las mujeres, Mengo, para…

               Acaba, por tu vida.

MENGO:                              Ya está dado;

               que no le quiero yo mayor castigo.

PASCUALA:      Vengaré tus azotes.

MENGO:                               Eso digo.

JACINTA:          ¡Ea, muera el traidor!

FLORES:                                  ¿Entre mujeres?

JACINTA:       ¿No le viene muy ancho?

PASCUALA:                              ¿Aqueso lloras?

JACINTA:       Muere, concertador de sus placeres.

LAURENCIA:     ¡Ea, muera el traidor!

FLORES:                               ¡Piedad, señoras!

Sale ORTUñO huyendo de LAURENCIA

ORTUÑO:        Mira que no soy yo…

LAURENCIA:                           Ya sé quién eres.

               Entrad, teñid las armas vencedoras

               en estos viles.

PASCUALA:                        Moriré matando.    

TODAS:         ¡Fuenteovejuna, y viva el rey Fernando!

Vanse.  Salen el REY don Fernando y la reina

ISABEL, y don MANRIQUE, maestre

MANRIQUE:         De modo la prevención

               fue, que el efeto esperado

               llegamos a ver logrado

               con poca contradicción.         

                  Hubo poca resistencia;

               y supuesto que la hubiera

               sin duda ninguna fuera

               de poca o ninguna esencia.

                  Queda el de Cabra ocupado      

               en conservación del puesto,

               por si volviere dispuesto

               a él el contrario osado.

REY:              Discreto el acuerdo fue,

               y que asista en conveniente,      

               y reformando la gente,

               el paso tomado esté.

                  Que con eso se asegura

               no poder hacernos mal

               Alfonso, que en Portugal     

               tomar la fuerza procura.

                  Y si de Cabra es bien que esté

               en ese sitio asistente,

               y como tan diligente

               muestras de su valor dé;        

                  porque con esto asegura

               el daño que nos recela,

               y como fiel centinela

               el bien del reino procura.

Sale FLORES, herido

FLORES:           Católico rey Fernando,       

               a quien el cielo concede

               la corona de Castilla,

               como a varón excelente:

               oye la mayor crueldad

               que se ha visto entre las gentes       

               desde donde nace el sol

               hasta donde se oscurece.

REY:           Repórtate.

FLORES:                 Rey supremo,

               mis heridas no consienten

               dilatar el triste caso,      

               por ser mi vida tan breve.

               De Fuenteovejuna vengo,

               donde, con pecho inclemente,

               los vecinos de la villa

               a su señor dieron muerte,       

               Muerto Fernán Gómez queda

               por sus súbditos aleves;

               que vasallos indignados

               con leve cause se atreven.

               En título de tirano        

               le acumula todo el plebe,

               y a la fuerza de esta voz

               el hecho fiero acometen;

               y quebrantando su casa,

               no atendiendo a que se ofrece     

               por la fe de caballero

               a que pagará a quien debe,

               no sólo no le escucharon,

               pero con furia impaciente

               rompen el cruzado pecho      

               con mil heridas crüeles,

               y por las altas ventanas

               le hacen que al suelo vuele,

               adonde en picas y espadas

               le recogen las mujeres.      

               Llévanle a una casa muerto

               y a porfía, quien más puede

               mesa su barba u cabello

               y apriesa su rostro hieren.

               En efecto fue la furia       

               tan grande que en ellos crece,

               que las mayores tajadas

               las orejas a ser vienen.

               Sus armas borran con picas

               y a voces dicen que quieren       

               tus reales armas fijar,

               porque aquéllas le ofenden.

               Saqueáronle la casa,

               cual si de enemigos fuese,

               y gozosos entre todos        

               han repartido sus bienes.

               Lo dicho he visto escondido,

               porque mi infelice suerte

               en tal trance no permite

               que mi vida se perdiese;      

               y así estuve todo el día

               hasta que la noche viene,

               y salir pude escondido

               para que cuenta te diese.

               Haz, señor, pues eres justo     

               que la justa pena lleven

               de tan riguroso caso

               los bárbaros delincuentes;

               mira que su sangre a voces

               pide que tu rigor prueben.        

REY:           Estar puedes confïado

               que sin castigo no queden.

               El triste suceso ha sido

               tal, que admirado me tiene,

               y que vaya luego un juez     

               que lo averigüe conviene

               y castigue los culpados

               para ejemplo de las gentes.

               Vaya un capitán con él

               por que seguridad lleve;     

               que tan grande atrevimiento

               castigo ejemplar requiere;

               y curad a ese soldado

               de las heridas que tiene.

Vanse todos.  Salen los labradores y las labradoras

con la cabeza de FERNÁN GÓMEZ en una lanza.

Cantan

MÚSICOS:       «¡Muchos años vivan        

               Isabel y Fernando,

               y mueran los tiranos!»

BARRILDO:         Diga su copla Frondoso.

FRONDOSO:      Ya va mi copla, a la fe;

               si le faltare algún pie,        

               enmiéndelos el más curioso.

                  «¡Vivan la bella Isabel,

                       y Fernando de Aragón,       

               pues que para en uno son,

               él con ella, ella con él!

               A los cielos San Miguel      

               lleve a los dos de las manos.

               ¡Vivan muchos años,

               y mueran los tiranos!»

LAURENCIA:        Diga Barrildo.

BARRILDO:                     Ya va;

               que a fe que la he pensado.       

PASCUALA:      Si la dices con cuidado,

               buena y rebuena será.

BARRILDO:         «¡Vivan los reyes famosos

               muchos años, pues que tienen

               la victoria, y a ser vienen       

               nuestros dueños venturosos!

               Salgan siempre victoriosos

               de gigantes y de enanos

               y ¡mueran los tiranos!»

Cantan

MÚSICOS:          «Muchos años vivan      

               Isabel y Fernando,

               y mueran los tiranos!»

LAURENCIA:        Diga Mengo.

FRONDOSO:                   Mengo diga.

MENGO:         Yo soy poeta donado.

PASCUALA:      Mejor dirás lastimado      

               el envés de la barriga.

MENGO:            «Una mañana en domingo

               me mandó azotar aquél,

               de manera que el rabel

               daba espantoso respingo;     

               pero agora que los pringo

               ¡vivan los reyes cristiánigos,

               y mueran los tiránigos!»

MUSICOS:          «¡Vivan muchos años!

               Isabel y Fernando,

               y mueran los tiranos!»

ESTEBAN:          Quita la cabeza allá.        

MENGO:         Cara tiene de ahorcado.

Saca un escudo JUAN ROJO con las armas reales

REGIDOR:       Ya las armas han llegado

ESTEBAN:       Mostrad las armas acá.

JUAN ROJO:        ¿Adónde se han de poner?

REGIDOR:       Aquí, en el ayuntamiento.       

ESTEBAN:       ¡Bravo escudo!

BARRILDO:                ¡Qué contento!

FRONDOSO:      Ya comienza a amanecer,

                  con este sol, nuestro día.

ESTEBAN:       ¡Vivan Castilla y León,

               y las barras de Aragón,         

               y muera la tiranía!

                  Advertid, Fuenteovejuna,

               a las palabras de un viejo;

               que el admitir su consejo

               no ha dañado vez ninguna.       

                  Los reyes han de querer

               averiguar este caso,

               y más tan cerca del paso

               y jornada que han de hacer.

                  Concertaos todos a una         

               en lo que habéis de decir.

FRONDOSO:      ¿Qué es tu consejo?

ESTEBAN:                           Morir

               diciendo «Fuenteovejuna,»

                  y a nadie saquen de aquí.

FRONDOSO:      Es el camino derecho.        

               Fuenteovejuna lo ha hecho.

ESTEBAN:       ¿Queréis responder así?

TODOS:                                  Sí.

ESTEBAN:          Agora pues, yo quiero ser

               agora el pesquisidor,

               para ensayarnos mejor        

               en lo que habemos de hacer.

                  Sea Mengo el que esté puesto

               en el tormento.

MENGO:                         ¿No hallaste

               otro más flaco?

ESTEBAN:                       ¿Pensaste

               que era de veras?

MENGO:                          Di presto.       

ESTEBAN:          ¿Quién mató al comendador?

MENGO:         Fuenteovejuna lo hizo.

ESTEBAN:       Perro, ¿si te martirizo?

MENGO:         Aunque me matéis, señor.

ESTEBAN:          Confiesa, ladrón.

MENGO:                              Confieso.         

ESTEBAN:       Pues, ¿quién fue?

MENGO:                           Fuenteovejuna.

ESTEBAN:       Dadle otra vuelta.

MENGO:                           ¡Es ninguna!

ESTEBAN:       ¡Cagajón para el proceso!
 

Sale el REGIDOR

REGIDOR:          ¿Qué hacéis de esta suerte aquí?

FRONDOSO:      ¿Qué ha sucedido, Cuadrado?     

REGIDOR        Pesquisidor ha llegado.

ESTEBAN:       Echad todos por ahí.

REGIDOR:          Con él viene un capitán.

ESTEBAN:       ¡Venga el diablo!  Ya sabéis

               lo que responder tenéis.         

REGIDOR:       El pueblo prendiendo van,

                  sin dejar alma ninguna.

ESTEBAN:       Que no hay que tener temor.

               ¿Quién mató al comendador,

               Mengo?

MENGO:              ¿Quién?  Fuenteovejuna.    

Vanse.  Salen el MAESTRE y un SOLDADO

MAESTRE:          ¡Que tal caso ha sucedido!

               Infelice fue su suerte.

               Estoy por darte la muerte

               por la nueva que has traído.

SOLDADO:          Yo, señor, soy mensajero,         

               y enojarte no es mi intento.

MAESTRE:       ¡Que a tal tuvo atrevimiento

               un pueblo enojado y fiero!

                  Iré con quinientos hombres

               y la villa he de asolar;     

               en ella no ha de quedar

               ni aun memoria de los nombres.

SOLDADO:          Señor, tu enojo reporta;

               porque ellos al rey se han dado,

               y no tener enojado      

               al rey es lo que te importa.

MAESTRE:          ¿Cómo al rey se pueden dar,

               si de la encomienda son?

SOLDADO:       Con él, sobre esa razón,

               podrás luego pleitear.     

MAESTRE:          Por pleito, ¿cuándo salió

               lo que él le entregó en sus manos?

               Son señores soberanos,

               y tal reconozco yo.

                  Por saber que al rey se han dado    

               se reportará mi enojo,

               y ver su presencia escojo

               por lo más bien acertado;

                  que puesto que tenga culpa

               en casos de gravedad,        

               en todo mi poca edad

               viene a ser quien me disculpa.

                  Con vergüenza voy; mas es

               honor quien puede obligarme,

               e importa no descuidarme     

               en tan honrado interés.

Vanse.  Sale LAURENCIA sola

LAURENCIA:        Amando, recelar daño en lo amado

               nueva pena de amor se considera;

               que quien en lo que ama daño espera

               aumenta en el temor nuevo cuidado.

                  El firme pensamiento desvelado,

               si le aflige el temor, fácil se altera;

               que no es a firme fe pena ligera

               ver llevar el temor el bien robado.

                  Mi esposo adoro; la ocasión que veo    

               al temor de su daño me condena,

               si no le ayuda la felice suerte.

                  Al bien suyo se inclina mi deseo:

               si está presenta, está cierta mi pena;

               si está en ausencia, está cierta mi muerte.       

Sale FRONDOSO

FRONDOSO:         ¡Mi Laurencia!

LAURENCIA:                      ¡Esposo amado!

               ¿Cómo a estar aquí te atreves?

FRONDOSO:      Esas resistencias debes

               a mi amoroso cuidado.

LAURENCIA:        Mi bien, procura guardarte,         

               porque tu daño recelo.

FRONDOSO:      No quiera, Laurencia, el cielo

               que tal llegue a disgustarte.

LAURENCIA:        ¿No temes ver el rigor

               que por los demás sucede,       

               y el furor con que procede

               aqueste pesquisidor?

                  Procura guardar la vida.

               Huye, tu daño no esperes.

FRONDOSO:      ¿Cómo que procure quieres       

               cosa tan mal recibida?

                  ¿Es bien que los demás deje

               en el peligro presente

               y de tu vista me ausente?

               No me mandes que me aleje;        

                  porque no es puesto en razón

               que por evitar mi daño

               sea con mi sangre extraño

               en tan terrible ocasión.

Voces dentro

                  Voces parece que he oído,         

               y son, si yo mal no siento,

               de alguno que dan tormento.

               Oye con atento oído.

Dice dentro el JUEZ y responden

JUEZ:             Decid la verdad, buen viejo.

FRONDOSO:      Un viejo, Laurencia mía,        

               atormentan.

LAURENCIA:                  ¡Qué porfía!

ESTEBAN:       Déjenme un poco.

JUEZ:                           Ya os dejo.

                  Decid:  ¿quién mató a Fernando?

ESTEBAN:       Fuenteovejuna lo hizo.

LAURENCIA:     Tu nombre, padre, eternizo;       

               [a todos vas animando].

FRONDOSO:         ¡Bravo caso!

JUEZ:                           Ese muchacho

               aprieta.  Perro, yo sé

               que lo sabes.  Di quién fue.

               ¿Callas?  Aprieta, borracho.      

NIÑO:         Fuenteovejuna, señor.

JUEZ:          ¡Por vida del rey, villanos,

               que os ahorque con mis manos!

               ¿Quién mató al comendador?

FRONDOSO:         ¡Que a un niño le den tormento    

               y niegue de aquesta suerte!

LAURENCIA:     ¡Bravo pueblo!

FRONDOSO:                     Bravo y fuerte.

JUEZ:          Esa mujer al momento

                  en ese potro tened.

               Dale esa mancuerda luego.         

LAURENCIA:     Ya está de cólera ciego.

JUEZ:          Que os he de matar, creed,

                  en este potro, villanos.

               ¿Quién mató al comendador?

PASCUALA:      Fuenteovejuna, señor.      

JUEZ:          ¡Dale!

FRONDOSO:               Pensamientos vanos.

LAURENCIA:        Pascuala niega, Frondoso.

FRONDOSO:      Niegan niños.  ¿Qué te espanta?

JUEZ:          Parece que los encantas.

               ¡Aprieta!

PASCUALA:                ¡Ay, cielo piadoso!     

JUEZ:             ¡Aprieta, infame!  ¿Estás sordo?

PASCUALA:      Fuenteovejuna lo hizo.

JUEZ:          Traedme aquel más rollizo,

               ese desnudo, ese gordo.

LAURENCIA:        ¡Pobre Mengo!  Él es, sin duda.   

FRONDOSO:      Temo que ha de confesar.

MENGO:         ¡Ay, ay!

JUEZ:                  Comienza a apretar.

MENGO:         ¡Ay!

JUEZ:                ¿Es menester ayuda?

MENGO:            ¡Ay, ay!

JUEZ:                      ¿Quién mató, villano,

               al señor comendador?       

MENGO:         ¡Ay, yo lo diré, señor!

JUEZ:          Afloja un poco la mano.

FRONDOSO:         Él confiesa.

JUEZ:                          Al palo aplica

               la espalda.

MENGO:                     Quedo; que yo

               lo diré.

JUEZ:               ¿Quién lo mató?     

MENGO:         Señor, ¡Fuenteovejunica!

JUEZ:             ¿Hay tan gran bellaquería?

               Del dolor se están burlando.

               En quien estaba esperando,

               niego con mayor porfía.         

                  Dejadlos; que estoy cansado.

FRONDOSO:      ¡Oh, Mengo, bien te haga Dios!

               Temor que tuve de dos,

               el tuyo me le ha quitado.

Salen con MENGO, BARRILDO y el REGIDOR

BARRILDO:         ¡Víctor, Mengo!

REGIDOR:                          ¡Y con razón!

BARRILDO:      ¡Mengo, víctor!

FRONDOSO:                       Eso digo.

MENGO:         ¡Ay, ay!

BARRILDO:                 Toma, bebe, amigo.

               Come.

MENGO:                 ¡Ay, ay!  ¿Qué es?

BARRILDO:                                 Diacitrón.

MENGO:            ¡Ay, ay!

FRONDOSO:                   Echa de beber.

BARRILDO:      [Es lo mejor que hay].  ¡Ya va!        

FRONDOSO:      Bien lo cuelo.  Bueno está.

LAURENCIA:     Dale otra vez de comer.

MENGO:            ¡Ay, ay!

BARRILDO:                    Ésta va por mí.

LAURENCIA:     Solemnemente lo embebe.

FRONDOSO:      El que bien niega, bien bebe.     

REGIDOR:       ¿Quieres otra?

MENGO:                        ¡Ay, ay!!  ¡Sí, sí!

FRONDOSO:         Bebe; que bien lo mereces.

LAURENCIA:     ¡A vez por vuelta las cuela!

FRONDOSO:      Arrópale, que se hiela.

BARRILDO:      ¿Quieres más?

MENGO:                      Sí, otras tres veces.   

                  ¡Ay, ay!

FRONDOSO:                   Si hay vino pregunta.

BARRILDO:      Sí, hay.  Bebe a tu placer;

               que quien niega ha de beber.

               ¿Qué tiene?

MENGO:                   Una cierta punta.

                  Vamos; que me arromadizo.      

FRONDOSO:      Que beba, que éste es mejor.

               ¿Quién mató al comendador?

MENGO:         Fuenteovejuna lo hizo.

Vanse MENGO, BARRILDO, y el REGIDOR

FRONDOSO:         Justo es que honores le den.

               Pero decidme, mi amor,       

               ¿quién mató al comendador?

LAURENCIA:     Fuenteovejunica, mi bien.

FRONDOSO:         ¿Quién le mató?

LAURENCIA:                        Dasme espanto.

               Pues, Fuenteovejuna fue.

FRONDOSO:      Y yo, ¿con qué te maté?       

LAURENCIA:     ¿Con qué?  Con quererte tanto.

Vanse.  Salen el REY y la reina ISABEL y luego

MANRIQUE

ISABEL:           No entendí, señor, hallaros

               aquí, y es buena mi suerte.

REY:           En nueva gloria convierte

               mi vista el bien de miraros.      

                  Iba a Portugal de paso

               y llegar aquí fue fuerza.

ISABEL:        Vuestra majestad le tuerza,

               siendo conveniente el caso.

REY:              ¿Cómo dejáis a Castilla?   

ISABEL:        En paz queda, quieta y llana.

REY:           Siendo vos la que la allana,

               no lo tengo a maravilla.

Sale don MANRIQUE

MANRIQUE:         Para ver vuestra presencia

               el maestre de Calatrava,     

               que aquí de llegar acaba,

               pide que le deis licencia.

ISABEL:           Verle tenía deseado.

MANRIQUE:      Mi fe, señora, os empeño,

               que aunque es en edad pequeño,            

               es valeroso soldado. 

Vase, y sale el MAESTRE

MAESTRE:          Rodrigo Téllez Girón,

               que de loaros no acaba,

               maestre de Calatrava,

               os pide humilde perdón.         

                  Confieso que fui engañado,

               y que excedí de lo justo

               en cosas de vuestro gusto,

               como mal aconsejado.

                  El consejo de Fernando         

               y el interés me engañó,

               injusto fiel; y así, yo

               perdón humilde os demando.

                  Y si recibir merezco

               esta merced que suplico       

               desde aquí me certifico

               en que a serviros me ofrezco,

                  y que en aquesta jornada

               de Granada, adonde vais,

               os prometo que veáis       

               el valor que hay en mi espada;

                  donde sacándola apenas,

               dándoles fieras congojas,

               plantaré mis cruces rojas

               sobre sus altas almenas;     

                  Y más, quinientos soldados

               en serviros emplearé,

               junto con la firme y fe

               de en mi vida disgustaros.

REY:              Alzad, maestre, del suelo;     

               que siempre que hayáis venido,

               seréis muy bien recibido.

MAESTRE:       Sois de afligidos consuelo.

ISABEL:           Vos con valor peregrino

               sabéis bien decir y hacer.      

MAESTRE:       Vos sois una bella Ester

               y vos un Xerxes divino.

Sale MANRIQUE

MANRIQUE:         Señor, el pesquisidor

               que a Fuenteovejuna ha ido

               con el despacho ha venido         

               a verse ante tu valor.

REY:              Sed juez de estos agresores.

MAESTRE:       Si a vos, señor, no mirara,

               sin duda les enseñara

               a matar comendadores.        

REY:              Eso ya no os toca a vos.

ISABEL:        Yo confieso que he de ver

               el cargo en vuestro poder,

               si me lo concede Dios.

Sale el JUEZ

JUEZ:             A Fuenteovejuna fui        

               de la suerte que has mandado

               y con especial cuidado

               y diligencia asistí.

                  Haciendo averiguación

               del cometido delito,         

               una hoja no se ha escrito

               que sea en comprobación;

                  porque conformes a una,

               con un valeroso pecho,

               en pidiendo quién lo ha hecho,  

               responden:  «Fuenteovejuna.»

                  Trescientos he atormentado

               con no pequeño rigor,

               y te prometo, señor,

               que más que esto no he sacado.  

                  Hasta niños de diez años

               al potro arrimé, y no ha sido

               posible haberlo inquirido

               ni por halagos ni engaños.

                  Y pues tan mal se acomoda      

               el poderlo averiguar,

               o los has de perdonar,

               o matar la villa toda.

                  Todos vienen ante ti

               para más certificarte;     

               de ellos podrás informate.

REY:           Que entren pues viene, les di.

Salen los dos alcaldes, FRONDOSO, las mujeres y los

villanos que quisieren

LAURENCIA:        ¿Aquestos los reyes son?

FRONDOSO:      Y en Castilla poderosos.

LAURENCIA:     Por mi fe, que son hermosos;      

               ¡bendígalos San Antón!

ISABEL:           ¿Los agresores son éstos?

ESTEBAN:       Fuenteovejuna, señora,

               que humildes llegan agora

               para serviros dispuestos.         

                  La sobrada tiranía

               y el insufrible rigor

               del muerto comendador,

               que mil insultos hacía

                  fue el autor de tanto daño.       

               Las haciendas nos robaba

               y las doncellas forzaba,

               siendo de piedad extraño.

FRONDOSO:         Tanto, que aquesta Zagala,

               que el cielo me ha concedido,     

               en que tan dichoso he sido

               que nadie en dicha me iguala,

                  cuando conmigo casó,

               aquella noche primera,

               mejor que si suya fuera,     

               a su casa la llevó;

                  y a no saberse guardar

               ella, que en virtud florece,

               ya manifiesto parece

               lo que pudiera pasar.        

MENGO:            ¿No es ya tiempo que hable yo?

               Si me dais licencia, entiendo

               que os admiraréis, sabiendo

               del modo que me trató.

                  Porque quise defender     

               una moza de su gente,

               que con término insolente

               fuerza la querían hacer,

                  aquel perverso Nerón

               de manera me ha tratado      

               que el reverso me ha dejado

               como rueda de salmón.

                  Tocaron mis atabales

               tres hombres con tan porfía,

               que aun pienso que todavía      

               me duran los cardenales.

                  Gasté en este mal prolijo,

               por que el cuero se me curta,

               polvos de arrayán y murta       

               más que vale mi cortijo.        

ESTEBAN:          Señor, tuyos ser queremos.

               Rey nuestro eres natural,

               y con título de tal

               ya tus armas puesto habemos.

                  Esperamos tu clemencia         

               y que veas esperamos

               que en este caso te damos

               por abono la inocencia.

REY:              Pues no puede averiguarse

               el suceso por escrito,       

               aunque fue grave el delito,

               por fuerza ha de perdonarse.

                  Y la villa es bien se quede

               en mí, pues de mí se vale,

               hasta ver si acaso sale      

               comendador que la herede.

FRONDOSO:         Su majestad habla, en fin,

               como quien tanto ha acertado.

               Y aquí, discreto senado,

               Fuenteovejuna da fin.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.