“Fuenteovejuna” (Acto II) [Lope de Vega]

ACTO SEGUNDO

Salen ESTEBAN y otro REGIDOR

ESTEBAN:          Así tenga salud, como parece,

               que no se saque más agora el pósito.

               El año apunta mal, y el tiempo crece,

               y es mejor que el sustento esté en depósito,

               aunque lo contradicen más de trece.        

REGIDOR:       Yo siempre he sido, al fin, de este propósito,

               en gobernar en paz esta república.

ESTEBAN:       Hagamos de ello a Fernán Gómez súplica.

                  No se puede sufrir que estos astrólogos,

               en las cosas futuras ignorantes,                 

               nos quieran persuadir con largos prólogos

               los secretos a Dios sólo importantes.

               ¡Bueno es que, presumiendo de teólogos,

               hagan un tiempo en el que después y ante!

               Y pidiendo el presente lo importante,         

                  al más sabio veréis más ignorante.

               ¿Tienen ellos las nubes en su casa

               y el proceder de las celestes lumbres?

               ¿Por dónde ven los que en el cielo pasa,

               para darnos con ella pesadumbres?                

               Ellos en el sembrar nos ponen tasa:

               dacá el trigo, cebada y las legumbres,

               calabazas, pepinos y mostazas…

               Ellos son, a la fe, las calabazas.

                  Luego cuentan que muere una cabeza,           

               y después viene a ser en Transilvania;

               que el vino será poco, y la cerveza

               sobrará por las partes de Alemania;

               que se helará en Gascuña la cereza,

               y que habrá muchos tigres en Hircania.    

                    Y al cabo, que se siembre o no se siembre,

               el año se remata por diciembre.

Salen el licenciado LEONELO y BARRILDO

LEONELO:          A fe que no ganéis la palmatoria,

               porque ya está ocupado el mentidero.

BARRILDO:      ¿Cómo os fue en Salamanca?

LEONELO:                                Es larga historia.  

BARRILDO:      Un Bártulo seréis.

LEONELO:                           Ni aun un barbero.

               Es, como digo, cosa muy notoria

               en esta facultad lo que os refiero.

BARRILDO:      Sin duda que venís buen estudiante.

LEONELO:       Saber he procurado lo importante.                 

BARRILDO:         Después que vemos tanto libro impreso,

               no hay nadie que de sabio no presuma.

LEONELO:       Antes que ignoran más siento por eso,

               por no se reducir a breve suma;

               porque la confusión, con el exceso,       

               los intentos resuelve en vana espuma;

               y aquel que de leer tiene más uso,

               de ver letreros sólo está confuso. 

                  No niego yo que de imprimir el arte

               mil ingenios sacó de entre la jerga,      

                  y que parece que en sagrada parte

               sus obras guarda y contra el tiempo alberga;

               éste las distribuye y las reparte.

               Débese esta invención a Gutemberga,

               un famoso tudesco de Maguncia,              

               en quien la fama su valor renuncia.

                  Mas muchos que opinión tuvieron grave

               por imprimir sus obras la perdieron;

               tras esto, con el nombre del que sabe

               muchos sus ignorancias imprimieron.    

               Otros, en quien la baja envidia cabe,

               sus locos desatinos escribieron,

               y con nombre de aquél que aborrecían

               impresos por el mundo los envían.

BARRILDO:         No soy de esa opinión.

LEONELO:                                El ignorante       

               es justo que se vengue del letrado.

BARRILDO:      Leonelo, la impresión es importante.

LEONELO:       Sin ella muchos siglos se han pasado,

               y no vemos que en éste se levante

               un Jerónimo santo, un Agustino.

BARRILDO:      Dejadlo y asentaos, que estáis mohino.

Salen JUAN ROJO y otro LABRADOR

JUAN ROJO:        No hay en cuatro haciendas para un
               dote,

               si es que las vistas han de ser al uso;

               que el hombre que es curioso es bien que
               note    

               que en esto el barrio y vulgo anda confuso.

LABRADOR:      ¿Qué hay del comendador?  No os alborote.

JUAN ROJO:     ¡Cuál a Laurencia en ese campo puso!

LABRADOR:      ¿Quién fue cual él tan bárbaro y lascivo?

               Colgado le vea yo de aquel olivo.                

Salen el COMENDADOR, ORTUÑO y FLORES

COMENDADOR:       Dios guarde la buena gente.

REGIDOR:       ¡Oh, señor!

COMENDADOR:                 Por vida mía,

               que se estén.

ESTEBAN:                      Vuseñoría

               adonde suele se siente,

                  que en pie estaremos muy bien.                

COMENDADOR:    Digo que se han de sentar.

ESTEBAN:       De los buenos es honrar,

               que no es posible que den

                  honra los que no la tienen.

COMENDADOR:    Siéntense; hablaremos algo.               

ESTEBAN:       ¿Vio vuseñoría el galgo?

COMENDADOR:    Alcalde, espantados vienen

                  esos crïados de ver

               tan notable ligereza.

ESTEBAN:       Es una extremada pieza.                          

               Pardiez, que puede correr

                  al lado de un delincuente

               o de un cobarde en qüistión.

COMENDADOR:    Quisiera en esta ocasión

               que le hiciérades pariente                

                  a una liebre que por pies

               por momentos se me va.

ESTEBAN:       Sí haré, par Dios.  ¿Dónde está?

COMENDADOR:    Allá vuestra hija es.

ESTEBAN:          ¡Mi hija!

COMENDADOR:                 Sí.

ESTEBAN:                         Pues, ¿es buena           

               para alcanzada de vos?

COMENDADOR:    Reñidla, alcalde, por Dios.

ESTEBAN:       ¿Cómo?

COMENDADOR:            Ha dado en darme pena.

                  mujer hay, y principal,

               de alguno que está en la plaza, 

               que dio, a la primera traza,

               traza de verme.

ESTEBAN:                       Hizo mal;

                  y vos, señor, no andáis bien

               en hablar tan libremente.

COMENDADOR:    ¡Oh, qué villano elocuente!

               ¡Ah, Flores!, haz que le den

                  la Política, en que lea

               de Aristóteles.

ESTEBAN:                        Señor,

               debajo de vuestro honor

               vivir el pueblo desea.

                  Mirad que en Fuenteovejuna

               hay gente muy principal.

LEONELO:       ¿Vióse desvergüenza igual?

COMENDADOR:    Pues, ¿he dicho cosa alguna

                  de que os pese, regidor?                      

REGIDOR:       Lo que decís es injusto;

               no lo digáis, que no es justo

               que nos quitéis el honor.

COMENDADOR:       ¿Vosotros honor tenéis?

               ¡Qué freiles de Calatrava!           

REGIDOR:       Alguno acaso se alaba

               de la cruz que le ponéis,

                  que no es de sangre tan limpia.

COMENDADOR:    Y, ¿ensúciola yo juntando

               la mía a la vuestra?

REGIDOR:                            Cuando                 

               que el mal más tiñe que alimpia.

COMENDADOR:       De cualquier suerte que sea,

               vuestras mujeres se honran.

ESTEBAN:       Esas palabras deshonran;

               las obras no hay quien las crea.            

COMENDADOR:       ¡Qué cansado villanaje!

               ¡Ah!  Bien hayan las ciudades,

               que a hombres de calidades

               no hay quien sus gustos ataje;

                  allá se precian casados           

               que visiten sus mujeres.

ESTEBAN:       No harán; que con esto quieres

               que vivamos descuidados.

                  En las ciudades hay Dios

               y más presto quien castiga.          

COMENDADOR:    Levantaos de aquí.

ESTEBAN:                          ¿Qué diga

               lo que escucháis por los dos?

COMENDADOR:       Salid de la plaza luego;

               no quede ninguno aquí.

ESTEBAN:       Ya nos vamos.           

COMENDADOR:                   Pues no así.               

FLORES:        Que te reportes te ruego.

COMENDADOR:       Querrían hacer corrillo

               los villanos en mi ausencia.

ORTUÑO:        Ten un poco de paciencia.

COMENDADOR:    De tanta me maravillo.                 

                  Cada uno de por sí

               se vayan hasta sus casas.

LEONELO:       ¡Cielo!  ¿Qué por esto pasas?

ESTEBAN:       Ya yo me voy por aquí.

Vanse los LABRADORES

COMENDADOR:       ¿Qué os parece de esta gente?     

ORTUÑO:        No sabes disimular,

               que no quieres escuchar

               el disgusto que se siente.

COMENDADOR:       Éstos ¿se igualan conmigo?

FLORES:        Que no es aqueso igualarse.            

COMENDADOR:    Y el villano, ¿ha de quedarse

               con ballesta y sin castigo?

FLORES:           Anoche pensé que estaba

               a la puerta de Laurencia,

               y a otro, que su presencia             

               y su capilla imitaba,

                  de oreja a oreja le di

               un beneficio famoso.

COMENDADOR:    ¿Dónde estará aquel Frondoso?

FLORES:        Dicen que anda por ahí.              

COMENDADOR:       ¡Por ahí se atreve a andar

               hombre que matarme quiso!

FLORES:        Como el ave sin aviso,

               o como el pez, viene a dar

                  al reclamo o al anzuelo.            

COMENDADOR:    ¡Que a un capitán cuya espada

               tiemblan Córdoba y Granada,

               un labrador, un mozuelo

                  ponga una ballesta al pecho!

               El mundo se acaba, Flores.             

FLORES:        Como eso pueden amores.

ORTUÑO:        Y pues que vive, sospecho

                  que grande amistad le debes.

COMENDADOR:    Yo he disimulado, Ortuño;

               que si no, de punta a puño,          

               antes de dos horas breves,

                  pasara todo el lugar;

               que hasta que llegue ocasión

               al freno de la razón

               hago la venganza estar.                

                  ¿Qué hay de Pascuala?

FLORES:                                 Responde

               que anda agora por casarse.

COMENDADOR:    ¿Hasta allí quiere fïarse?

FLORES:        En fin, te remite donde

                  te pagarán de contado.            

COMENDADOR:    ¿Qué hay de Olalla?

ORTU˜O:                            Una graciosa

               respuesta.

COMENDADOR:                 Es moza brïosa.

               ¿Cómo?

ORTUÑO:                Que su desposado

                  anda tras ella estos días

               celoso de mis recados                  

               y de que con tus crïados

               a visitarla venías;

                  pero que si se descuida

               entrarás como primero.

COMENDADOR:    ¡Bueno, a fe de caballero!             

               Pero el villanejo cuida…

ORTUÑO:           Cuida, y anda por los aires.

COMENDADOR:    ¿Qué hay de Inés?

FLORES:                         ¿Cuál?

COMENDADOR:                          La de Antón.

FLORES:        Para cualquier ocasión

               ya ha ofrecido sus donaires.      

                  Habléla por el corral,

               por donde has de entrar si quieres.

COMENDADOR:    A las fáciles mujeres

               quiero bien y pago mal.

                  Si éstas supiesen, ¡oh, Flores!,  

               estimarse en lo que valen…

FLORES:        No hay disgustos que se igualen

               a contrastar sus favores.

                  Rendirse presto desdice

               de la esperanza del bien;              

               mas hay mujeres también,

               porque el filósofo dice,

                  que apetecen a los hombres

               como la forma desea

               la materia; y que esto sea             

               así, no hay de qué te asombres.

COMENDADOR:       Un hombre de amores loco

               huélgase que a su accidente

               se le rindan fácilmente,

               mas después las tiene en poco,       

                  y el camino de olvidar,

               al hombre más obligado

               es haber poco costado

               lo que pudo desear.

Sale CIMBRANOS, soldado

CIMBRANOS:        ¿Está aquí el comendador?  

ORTUÑO:        ¿No le ves en tu presencia?

CIMBRANO:      ¡Oh, gallardo Fernán Gómez!

               Trueca la verde montera

               en el blanco morrión

               y el gabán en armas nuevas;          

               que el maestre de Santiago

               y el conde de Cabra cercan

               a don Rodrigo Girón,

               por la castellana reina,

               en Ciudad Real; de suerte              

               que no es mucho que se pierda

               lo que en Calatrava sabes

               que tanta sangre le cuesta.

               Ya divisan con las luces,

               desde las altas almenas                

               los castillo y leones

               y barras aragonesas.

               Y aunque el rey de Portugal

               honrar a Girón quisiera,

               no hará poco en que el maestre       

               a Almagro con vida vuelva.   

               Ponte a caballo, señor;

               que sólo con que te vean

               se volverán a Castilla.

COMENDADOR:    No prosigas; tente, espera.            

               Haz, Ortuño, que en la plaza

               toquen luego una trompeta.

               ¿Qué soldados tengo aquí?

ORTUÑO:        Pienso que tienes cincuenta.

COMENDADOR:    Pónganse a caballo todos.                 

CIMBRANOS:     Si no caminas apriesa,

               Ciudad Real es del rey.

COMENDADOR:    No hayas miedo que lo sea.

Vanse TODOS.  Salen MENGO, LAURENCIA y PASCUALA,

huyendo

PASCUALA:         No te apartes de nosotras.

MENGO:         Pues, ¿a qué tenéis temor?    

LAURENCIA:     Mengo, a la villa es mejor

               que vamos unas con otras,

                  pues que no hay hombre ninguno,

               porque no demos con él.

MENGO:         ¡Que este demonio crüel           

               nos sea tan importuno!

LAURENCIA:        No nos deja a sol ni a sombra.

MENGO:         ¡Oh!  Rayo del cielo baje

               que sus locuras ataje.

LAURENCIA:     Sangrienta fiera le nombra;            

                  arsénico y pestilencia

               del lugar.

MENGO:                    Hanme contado

               que Frondoso, aquí en el prado,

               para librarte, Laurencia,

                  le puso al pecho una jara.          

LAURENCIA:     Los hombres aborrecía,

               Mengo; mas desde aquel día

               los miro con otra cara.

                  ¡Gran valor tuvo Frondoso!

               Pienso que le ha de costar              

               la vida.

MENGO:                   Que del lugar

               se vaya, será forzoso.

LAURENCIA:        Aunque ya le quiero bien,

               eso mismo le aconsejo;

               mas recibe mi consejo                  

               con ira, rabia y desdén;

                  y jura el comendador

               que le ha de colgar de un pie.

PASCUALA:      ¡Mal garrotillo le dé!

MENGO:         Mala pedrada es mejor!                 

                  ¡Voto al sol, si le tirara

               con la que llevo al apero,

               que al sonar el crujidero

               al casco se la encajara!

                  No fue Sábalo, el romano,         

               tan vicioso por jamás.

LAURENCIA:     Heliogábalo dirás,

               más que una fiera inhumano.

MENGO:            Pero Galván, o quien fue,

               que yo no entiendo de historia;        

               mas su cativa memoria

               vencida de éste se ve.

                  ¿Hay hombre en naturaleza

               como Fernán Gómez? 

PASCUALA:                          No;

               que parece que le dio                  

               de una tigre la aspereza.

Sale JACINTA

JACINTA:          Dadme socorro, por Dios,

               si la amistad os obliga.

LAURENCIA:     ¿Qué es esto, Jacinta amiga?

PASCUALA:      Tuyas lo somos las dos.                

JACINTA:          Del comendador crïados,

               que van a Ciudad Real,

               más de infamia natural

               que de noble acero armados,

                  me quieren llevar a él.           

LAURENCIA:     Pues, Jacinta, Dios te libre;

               que cuando contigo es libre,

               conmigo será crüel.

Vase LAURENCIA

PASCUALA:         Jacinta, yo no soy hombre

               que te pueda defender.                 

Vase PASCUALA

MENGO:         Yo sí lo tengo de ser,

               porque tengo el ser y el nombre.

                  Llégate, Jacinta, a mí.

JACINTA:       ¿Tienes armas?

MENGO:                        Las primeras

               del mundo.

JACINTA:                  ¡Oh, si las tuvieras!        

MENGO:         Piedras hay, Jacinta, aquí.

Salen FLORES y ORTUÑO

FLORES:           ¿Por los pies pensabas irte?

JACINTA:       ¡Mengo, muerta soy!

MENGO:                             Señores…

               ¿A estos pobres labradores?…

ORTUÑO:        Pues, ¿tú quieres persuadirte        

                  a defender la mujer?

MENGO:         Con los ruegos la defiendo;

               que soy su deudo y pretendo

               guardarla, si puede ser.

FLORES:           Quitadle luego la vida.             

MENGO:         ¡Voto al sol, si me emberrincho,

               y el cáñamo me descincho,

               que la llevéis bien vendida!

Salen el COMENDADOR y CIMBRANOS

COMENDADOR:       ¿Qué es eso?  ¿A cosas tan viles

               me habéis de hacer apear?            

FLORES:        Gente de este vil lugar,

               que ya es razón que aniquiles,

                  pues en nada te da gusto,

               a nuestras armas se atreve.

MENGO:         Señor, si piedad os mueve            

               de suceso tan injusto,

                  castigad estos soldados,

               que con vuestro nombre agora

               roban una labradora

               a esposo y padres honrados;            

                  y dadme licencia a mí

               que se la pueda llevar.

COMENDADOR:    Licencia les quiero dar…

               para vengarse de ti.

                  Suelta la honda.

MENGO:                             Señor!      

COMENDADOR:    Flores, Ortuño, Cimbranos,

               con ella le atad las manos.

MENGO:         ¿Así volvéis por su honor?

COMENDADOR:       ¿Qué piensan Fuenteovejuna

               y sus villanos de mí?                

MENGO:         Señor, ¿en qué os ofendí,

               ni el pueblo en cosa ninguna?

FLORES:           ¿Ha de morir?

COMENDADOR:                     No ensuciéis

               las armas, que habéis de honrar

               en otro mejor lugar.                   

ORTUÑO:        ¿Qué mandas?

COMENDADOR:                  Que lo azotéis.

                  Llevadle, y en ese roble

               le atad y le desnudad,

               y con las riendas…

MENGO:                              ¡Piedad!

               ¡Piedad, pues sois hombre noble!       

COMENDADOR:       Azotadle hasta que salten

               los hierros de las correas.

MENGO:         ¡Cielos!  ¿A hazañas tan feas

               queréis que castigos falten?

Vanse MENGO, FLORES y ORTUÑO

COMENDADOR:       Tú, villana, ¿por qué huyes?           

               ¿Es mejor un labrador

               que un hombre de mi valor?

JACINTA:       ¡Harto bien me restituyes

                  el honor que me han quitado

               en llevarme para ti!                   

COMENDADOR:    ¿En quererte llevar?

JACINTA:                            Sí;

               porque tengo un padre honrado,

                  que si en alto nacimiento

               no te iguala, en las costumbres

               te vence.

COMENDADOR:               Las pesadumbres        

               y el villano atrevimiento

                  no tiemplan bien un airado.

               Tira por ahí.

JACINTA:                      ¿Con quién?

COMENDADOR:    Conmigo.

JACINTA:                 Míralo bien.

COMENDADOR:    Para tu mal lo he mirado.              

                  Ya no mía, del bagaje

               del ejército has de ser.

JACINTA:       No tiene el mundo poder

               para hacerme, viva, ultraje.

COMENDADOR:       ¡Ea, villana, camina!

JACINTA:       ¡Piedad, señor!

COMENDADOR:                     No hay piedad.

JACINTA:       Apelo de tu crueldad

               a la justicia divina.

Llévanla y vanse.  Salen LAURENCIA y

FRONDOSO

LAURENCIA:        ¿Cómo así a venir te atreves,

               sin temer tu daño.

FRONDOSO:                           Ha sido      

               dar testimonio cumplido

               de la afición que me debes.

                  Desde aquel recuesto vi

               salir al comendador,

               y fïado en tu valor               

               todo mi temor perdí.

                  Vaya donde no le vean

               volver.

LAURENCIA:              Tente en maldecir,

               porque suele más vivir

               al que la muerte desean.               

FRONDOSO:         Si es eso, viva mil años,

               y así se hará todo bien

               pues deseándole bien,

               estarán ciertos sus daños.

                  Laurencia, deseo saber              

               si vive en ti mi cuidado,

               y si mi lealtad ha hallado

               el puerto de merecer.

                  Mira que toda la villa

               ya para en uno nos tiene;              

               y de cómo a ser no viene

               la villa se maravilla.

                  Los desdeñosos extremos

               deja, y responde “no” o “sí.”

LAURENCIA:     Pues a la villa y a ti                  

               respondo que lo seremos.

FRONDOSO:         Deja que tus plantas bese

               Por la merced recibida,

               pues el cobrar nueva vida

               por ella es bien que confiese.         

LAURENCIA:        De cumplimientos acorta;

               y para que mejor cuadre,

               habla, Frondoso, a mi padre,

               pues es lo que más importa,

                  que allí viene con mi tío;

               y fía que ha de tener

               ser, Frondoso, tu mujer

               buen suceso.

FRONDOSO:                    En Dios confío.

Escóndese LAURENCIA.  Salen ESTEBAN,

alcalde, y el REGIDOR

ESTEBAN:          Fue su término de modo,

               que la plaza alborotó.               

               En efecto, procedió

               muy descomedido en todo.

                  No hay a quien admiración

               sus demasías no den;

               la pobre Jacinta es quien              

               pierde por su sinrazón.

REGIDOR:          Ya a los católicos reyes,

               que este nombre les dan ya,

               presto España les dará

               la obediencia de sus leyes.            

                  Ya sobre Ciudad Real,

               contra el Girón que la tiene,

               Santiago a caballo viene

               por capitán general.

                  Pésame; que era Jacinta                

               doncella de buena pro.

ESTEBAN:       Luego a Mengo le azotó.

REGIDOR:       No hay negra bayeta o tinta

                  como sus carnes están.

ESTEBAN:       Callad; que me siento arder            

               viendo su mal proceder

               y el mal nombre que le dan.

                  Yo, ¿para qué traigo aquí

               este palo sin provecho?

REGIDOR:       Si sus crïados lo han hecho            

               ¿de qué os afligís así?

ESTEBAN:          ¿Queréis más? Que me contaron

               que a la de Pedro Redondo

               un día, que en lo más hondo

               de este valle la encontraron,     

                  después de sus insolencias,

               a sus crïados la dio.

REGIDOR:       Aquí hay gente.  ¿Quién es?

FRONDOSO:                                   Yo,

               que espero vuestras licencias.

ESTEBAN:          Para mi casa, Frondoso,             

               licencia no es menester;

               debes a tu padre el ser

               y a mí otro ser amoroso.

                  Hete crïado, y te quiero

               como a hijo.

FRONDOSO:                    Pues señor,            

               fïado en aquese amor,

               de ti una merced espero.

                  Ya sabes de quién soy hijo.

ESTEBAN:       ¿Hate agraviado ese loco

               de Fernán Gómez?

FRONDOSO:                        No poco.         

ESTEBAN:       El corazón me lo dijo.

FRONDOSO:         Pues señor, con el seguro

               del amor que habéis mostrado,

               de Laurencia enamorado,

               el ser su esposo procuro.              

                  Perdona si en el pedir

               mi lengua se ha adelantado;

               que he sido en decirlo osado,

               como otro lo ha de decir.

ESTEBAN:          Vienes, Frondoso, a ocasión       

               que me alargarás la vida,

               por la cosa más temida

               que siente mi corazón.

                  Agradezco, hijo, al cielo

               que así vuelvas por mi honor              

               y agradézcole a tu amor

               la limpieza de tu celo.

                  Mas como es justo, es razón

               dar cuenta a tu padre de esto,

               sólo digo que estoy presto,          

               en sabiendo su intención;

                  que yo dichoso me hallo

               en que aqueso llegue a ser.

REGIDOR:       De la moza el parecer

               tomad antes de acetallo.               

ESTEBAN:          No tengáis de eso cuidado,

               que ya el caso está dispuesto.

               Antes de venir a esto,

               entre ellos se ha concertado.

                  En el dote, si advertís,          

               se puede agora tratar;

               que por bien os pienso dar

               algunos maravedís.

FRONDOSO:         Yo dote no he menester;

               de eso no hay que entristeceros.       

REGIDOR:       Pues que no la pide en cueros

               lo podéis agradecer.

ESTEBAN:          Tomaré el parecer de ella;

               si os parece, será bien.

FRONDOSO:      Justo es; que no hace bien             

               quien los gustos atropella.

ESTEBAN:          ¡Hija!  ¡Laurencia!…

LAURENCIA:                              ¿Señor?

ESTEBAN:       Mirad si digo bien yo.

               ¡Ved qué presto respondió!

               Hija Laurencia, mi amor           

                  a preguntarte ha venido

               –apártate aquí– si es bien

               que a Gila, tu amiga, den

               a Frondoso por marido,

                  que es un honrado zagal,            

               si le hay en Fuenteovejuna…

LAURENCIA:     ¿Gila se casa?

ESTEBAN:                       Y si alguna

               le merece y es su igual…

LAURENCIA:        Yo digo, señor, que sí.

ESTEBAN:       Sí; mas yo digo que es fea           

               y que harto mejor se emplea

               Frondoso, Laurencia en ti.

LAURENCIA:        ¿Aún no se te han olvidado

               los donaires con la edad?

ESTEBAN:       ¿Quiéresle tú?

LAURENCIA:                      Voluntad              

               le he tenido y le he cobrado;

                  pero por lo que tú sabes…

ESTEBAN:       ¿Quieres tú que diga sí?

LAURENCIA:     Dilo tú, señor, por mí.

ESTEBAN:       ¿Yo?  Pues tengo yo las llaves.        

                  Hecho está.  Ven, buscaremos

               a mi compadre en la plaza.

REGIDOR:       Vamos.

ESTEBAN:               Hijo, y en la traza

               del dote, ¿qué le diremos?

                  Que yo bien te puedo dar            

               cuatro mil maravedís.

FRONDOSO:      Señor, ¿eso me decís?

               Mi honor queréis agraviar.

ESTEBAN:          Anda, hijo; que eso es

               cosa que pasa en un día;                  

               que si no hay dote, a fe mía,

               que se echa menos después.

Vanse, y quedan FRONDOSO y LAURENCIA

LAURENCIA:        Di, Frondoso.  ¿Estás contento?

FRONDOSO:      ¡Cómo si lo estoy!  ¡Es poco,

               pues que no me vuelvo loco             

               de gozo, del bien que siento!

                  Risa vierte el corazón

               por los ojos de alegría

               viéndote, Laurencia mía,

               en tan dulce posesión.               

Vanse.  Salen el MAESTRE, el COMENDADOR, FLORES y ORTUÑO

COMENDADOR:       Huye, señor, que no hay otro remedio.

MAESTRE:       La flaqueza del muro lo ha causado,

               y el poderoso ejército enemigo.

COMENDADOR:    Sangre les cuesta e infinitas vidas.

MAESTRE:       Y no se alabarán que en sus despojos      

               pondrán nuestro pendón de Calatrava,

               que a honrar su empresa y los demás bastaba.

COMENDADOR:    Tus designios, Girón, quedan perdidos.

MAESTRE:       ¿Qué puedo hacer, si la fortuna ciega

               a quien hoy levantó, mañana humilla?          

Dentro

VOCES:         ¡Victoria por los reyes de Castilla!

MAESTRE:       Ya coronan de luces las almenas,

               y las ventanas de las torres altas

               entoldan con pendones victoriosos.

COMENDADOR:    Bien pudieran, de sangre que les cuesta.         

               A fe que es más tragedia que no fiesta.

MAESTRE:       Yo vuelvo a Calatrava, Fernán Gómez.

COMENDADOR:    Y yo a Fuenteovejuna, mientras tratas

               o seguir esta parte de tus deudos,

               o reducir la tuya al rey católico.      

MAESTRE:       Yo te diré por cartas lo que intento.

COMENDADOR:    El tiempo ha de enseñarte.

MAESTRE:                                  Ah, pocos años,

               sujetos al rigor de sus engaños!

Vanse.  Sale la boda, MÚSICOS, MENGO,

FRONDOSO, LAURENCIA, PASCUALA, BARRILDO, ESTEBAN y alcalde JUAN ROJO.  Cantan

MUSICOS:          “¡Vivan muchos años

               los desposados!         

               ¡Vivan muchos años!”

MENGO:            A fe que no os ha costado

               mucho trabajo el cantar.

BARRILDO:      Supiéraslo tú trovar

               mejor que él está trovado.         

FRONDOSO:         Mejor entiende de azotes

               Mengo que de versos ya.

MENGO:         Alguno en el valle está,

               para que no te alborotes,

                  a quien el Comendador…            

BARRILDO:      No lo digas, por tu vida;

               que este bárbaro homicida

               a todos quita el honor.

MENGO:            Que me azotasen a mí

               cien soldados aquel día…           

               sola una honda tenía

               [y así una copla escribí;]

                  pero que le hayan echado

               una melecina a un hombre,

               que aunque no diré su nombre               

               todos saben que es honrado,

                  llena de tinta y de chinas

               ¿cómo se puede sufrir?

BARRILDO:      Haríalo por reír.

MENGO:         No hay risa con melecinas;             

                  que aunque es cosa saludable…

               yo me quiero morir luego.

FRONDOSO:      Vaya la copla, te ruego,

               si es la copla razonable.

MENGO:            “Vivan muchos años juntos              

               los novios, ruego a los cielos,

               y por envidia ni celos

               ni riñan ni anden en puntos.

               Llevan a entrambos difuntos,

               de puro vivir cansados.           

               ¡Vivan muchos años!”

FRONDOSO:         ¡Maldiga el cielo el poeta,

               que tal coplón arrojó!

BARRILDO:      Fue muy presto.

MENGO:                       Pienso yo

               una cosa de esta seta.                 

                  ¿No habéis visto un buñolero

               en el aceite abrasando

               pedazos de masa echando

               hasta llenarse el caldero?

                  ¿Que unos le salen hinchados,       

               otros tuertos y mal hechos,

               ya zurdos y ya derechos,

               ya fritos y ya quemados?

                  Pues así imagino yo

               un poeta componiendo,                  

               la materia previniendo,

               que es quien la masa le dio.

                  Va arrojando verso aprisa

               al caldero del papel,

               confïado en que la miel                 

               cubrirá la burla y risa.

                  Mas poniéndolo en el pecho,

               apenas hay quien los tome;

               tanto que sólo los come

               el mismo que los ha hecho.             

BARRILDO:         Déjate ya de locuras;

               deja los novios hablar.

LAURENCIA:     Las manos nos da a besar.

JUAN ROJO:     Hija, ¿mi mano procuras?

                  Pídela a tu padre luego           

               para ti y para Frondoso.          

ESTEBAN:       Rojo, a ella y a su esposo

               que se la dé el cielo ruego,

                  con su larga bendición.

FRONDOSO:      Los dos a los dos la echad.            

JUAN ROJO:     Ea, tañed y cantad,

               pues que para en uno son.

Cantan

MÚSICOS:          “Al val de Fuenteovejuna

               la niña en cabellos baja;

               el caballero la sigue             

               de la cruz de Calatrava.

               Entre las ramas se esconde,

               de vergonzosa y turbada;

               fingiendo que no le ha visto,

               pone delante las ramas.           

               –¿Para qué te escondes,

               niña gallarda?

               Que mis linces deseos

               paredes pasan.–

               Acercóse el caballero,          

               y ella, confusa y turbada,

               hacer quiso celosías

               de las intricadas ramas;

               mas como quien tiene amor

               los mares y las montañas             

               atraviesa fácilmente,

               la dice tales palabras:

               -¿Para qué te escondes,

               niña gallarda?

               Que mis linces deseos             

               paredes pasan-.”

Sale el COMENDADOR, FLORES, ORTUÑO y

CIMBRANOS

COMENDADOR:       Estése la boda queda

               y no se alborote nadie.

JUAN ROJO:     No es juego aqueste, señor,

               y basta que tú lo mandes.            

               ¿Quieres lugar?  ¿Cómo vienes

               con tu belicoso alarde?

               ¿Venciste?  Mas, ¿qué pregunto?

FRONDOSO:      ¡Muerto soy!  ¡Cielos, libradme!

LAURENCIA:     Huye por aquí, Frondoso.                  

COMENDADOR:    Eso no; prendedle, atadle.

JUAN ROJO:     Date, muchacho, a prisión.

FRONDOSO:      Pues ¿quieres tú que me maten?

JUAN ROJO:     ¿Por qué?

COMENDADOR:                No soy hombre yo

               que mato sin culpa a nadie;            

               que si lo fuera, le hubieran

               pasado de parte a parte

               esos soldados que traigo.

               Llevarlo mando a la cárcel,

               donde la culpa que tiene               

               sentencie su mismo padre.

PASCUALA:      Señor, mirad que se casa.

COMENDADOR:    ¿Qué me obliga que se case?

               ¿No hay otra gente en el pueblo?

PASCUALA:      Si os ofendió, perdonadle,           

               por ser vos quien sois.

COMENDADOR:                        No es cosa,

               Pascuala, en que yo soy parte.

               Es esto contra el maestre

               Téllez Girón, que Dios guarde;

               es contra toda su orden,                

               es su honor, y es importante

               para el ejemplo, el castigo;

               que habrá otro día quien trate

               de alzar pendón contra él,

               pues ya sabéis que una tarde              

               al comendador mayor,

               –¡qué vasallos tan leales!–

               puso una ballesta al pecho. 

ESTEBAN:       Supuesto que el disculparle

               ya puede tocar a un suegro,            

               no es mucho que en causas tales

               se descomponga con vos

               un hombre, en efecto, amante;

               porque si vos pretendéis

               su propia mujer quitarle,              

               ¿qué mucho que la defienda?

COMENDADOR:    Majadero sois, alcalde.

ESTEBAN:       Por vuestra virtud, señor,…

COMENDADOR:    Nunca yo quise quitarle

               su mujer, pues no lo era.              

ESTEBAN:       Sí quisistes…  Y esto baste;

               que reyes hay en Castilla,

               que nuevas órdenes hacen,

               con que desórdenes quitan.

               Y harán mal, cuando descansen        

               de las guerras, en sufrir

               en sus villas y lugares

               a hombres tan poderosos

               por traer cruces tan grandes;

               póngasela el rey al pecho,           

               que para pechos reales

               es esa insignia y no más.

COMENDADOR:    ¡Hola!, la vara quitadle.

ESTEBAN:       Tomad, señor, norabuena.

COMENDADOR:    Pues con ella quiero darle             

               como a caballo brïoso.

ESTEBAN:       Por señor os sufro.  Dadme.

PASCUALA:      ¿A un viejo de palos das?

LAURENCIA:     Si le das porque es mi padre,

               ¿qué vengas en él de mí?         

COMENDADOR:    Llevadla, y haced que guarden

               su persona diez soldados.

Vase el COMENDADOR y los suyos

ESTEBAN:       Justicia del cielo baje.

Vase

PASCUALA:      Volvióse en luto la boda.

Vase

BARRILDO:      ¿No hay aquí un hombre que hable?    

MENGO:         Yo tengo ya mis azotes,

               que aún se ven los cardenales

               sin que un hombre vaya a Roma.

               Prueben otros a enojarle.

JUAN ROJO:     hablemos todos.

MENGO:                         Señores,             

               aquí todo el mundo calle.

               Como ruedas de salmón

               me puso los atabales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *