SALUD: Neurociencias: La ciencia del cerebro: Movimiento - 2ª parte
Natureduca: Naturaleza educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 100 usuarios conectados

 

/natureduca/salud-neurociencias-la-ciencia-del-cerebro-movimiento-02

Salud

NEUROCIENCIAS: LA CIENCIA DEL CEREBRO

Movimiento - 2ª parte

Fuente: Asociación Británica de Neurociencias


1 2 3

La cima de la jerarquía - la corteza motora

letra capitular En el extremo opuesto de la jerarquía motora, en la corteza motora, se realizan un desorbitante número de cálculos por varias decenas de miles de neuronas para cada parte del movimiento. Todos estos cálculos hacen que el movimiento se realiza de una forma sencilla y perfecta.

Entre la corteza cerebral y las motoneuronas de la médula espinal, existen diversas áreas críticas del tronco cerebral combinan la información ascendente de las extremidades y los músculos provenientes de la médula espinal con la información descendente proveniente de la corteza motora.

Las diferentes regiones implicadas en control del movimiento
Las diferentes regiones implicadas en control del movimiento

La corteza motora es una fina banda de tejido que se extiende a través de la superficie cerebral, directamente por delante de la corteza somatosensorial. Aquí existe un mapa complejo del cuerpo: las células nerviosas que causan el movimiento (por medio de conexiones con las motoneuronas de la médula espinal) se encuentran organizadas topográficamente.

Por medio de la utilización de electrodos de registro, es posible detectar que las neuronas de cualquier parte de este mapa se activan aproximadamente 100 milisegundos antes de que la actividad sea detectada en el músculo. El saber qué es lo que se codificaba en la corteza motora ha sido causa de un gran y largo debate (las células en la corteza codifican las acciones que la persona quiere realizar o individualmente para los músculos que se necesitan contraer para realizar dichas acciones). La respuesta a esta pregunta es en cierto modo diferente. Las neuronas de forma individual no codifican para ninguna de las dos, sino que se utiliza un código de poblaciones, cuyas acciones son especificadas por la actividad y disparos de un conjunto de neuronas.

Justo por delante de la corteza motora la importante corteza promotora, que está implicada en la planificación de acciones, preparar los circuitos espinales para el movimiento y en procesos que establecen la relación entre ver movimientos y comprender gestos. Recientemente, se ha descubierto en monos, sorprendentemente, la existencia de las neuronas espejo, que responden cuando el mono ve el movimiento de una mano así como cuando el mismo realiza un movimiento similar. Las neuronas espejos serían, por tanto, importantes para la imitación de movimientos como para la comprensión de las acciones. Detrás de la corteza motora, en la corteza parietal, diferentes áreas corticales están implicadas en la representación espacial del cuerpo y de las percepciones visuales y auditivas que nos rodean.

Parece ser que hay un mapa que incluye donde se encuentran nuestras extremidades así como donde se encuentran los objetivos que nos interesan con respecto a nosotros. Del daño producido en estas áreas, por ejemplo después de un infarto cerebral, se pueden inducir dificultades para alcanzar objetos o incluso negligencia u omisión de partes del mundo que se encuentra a nuestro alrededor. Los pacientes con la llamada negligencia parietal son incapaces de detectar objetos (normalmente en su lado izquierdo) e incluso algunos individuos ignoran la parte izquierda de su cuerpo.

UN EXPERIMENTO SOBRE EL MOVIMIENTO

¿Quién me mueve? Intenta realizar este experimento con un amigo. Coge un libro relativamente pesado y situado en la palma de tu mano derecha. Ahora levanta el libro de tu mano derecha con tu mano izquierda. Tu tarea consiste en mantener tu mano derecha sin moverla. Ésto debería ser bastante fácil. Ahora inténtalo de nuevo, manteniendo tu mano totalmente inmóvil mientras tu amigo levanta el libro de tu mano. Muy poca gente puede hacerlo. No te preocupes; se precisan muchos intentos para poder obtener el mismo resultado que cuando lo haces tu mismo.

Este experimento ilustra el hecho que la corteza somatosensorial de tu cerebro tiene más conocimiento e información de lo que haces tú mismo que la que recibe cuando ve a otros actuar par iniciar tus acciones.

1 2 3

 

Visita nuestra web dedoclick Cultura educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE Creative Commons © ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - www.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦  Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios