CINEMATOGRAFÍA: Cine y sociedad: Los mitos del cine
 Cultureduca: Cultura educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 18 usuarios conectados    

 

/cultureduca/cine_cine-y-sociedad-los-mitos-del-cine01





Cinematografía

CINE Y SOCIEDAD

Los mitos del cine

Fuente: Recursos educativos del Mº de Educación de España (Licencia Creative Commons)




asar de un total anonimato a la más sonora popularidad puede ser cuestión de que algo circunstancial pase sin que el protagonista se de cuenta. Si Florence Lawrence deja de ser "la chica de la Biograph" para ser reconocida por su propio nombre, o Mabel Normand se consagra como uno de los grandes rostros del cine mudo tras ser conocida como Muriel Fortescue, no dejan de ser con el tiempo anécdotas después de saber cómo evoluciona la industria del cine.

Los mitos que consagra la gran pantalla tienen que ver con los rostros de sus intérpretes y con personajes que trascienden al imaginario del espectador a partir de obras que los plasman.

Tarjeta de Mabel Normad. Fuente fotografías: © Historia Universal del Cine. Madrid. Fascículos Planeta. 1982. Varios tomos.
Tarjeta de Mabel Normad. Fuente fotografías: © Historia Universal del Cine. Madrid. Fascículos Planeta. 1982. Varios tomos.

¿Sabías que...?

… el actor Bela Lugosi, el intérprete máximo de Drácula en los años treinta, llegó a interiorizar tanto su personaje que vivió los últimos años de su vida pensando que era realmente el conde surgido de la pluma del escritor Bram Stoker en 1897?

La mitología de Hollywood genera identidades con las que el espectador de todo el mundo se identifica con el paso de los años. La "novia de América" siempre es Mary Pickford, "el hombre que las amó a todas" y latin-lover por excelencia, Rodolfo Valentino. La "divina" identifica a Greta Garbo, como el "rey de Hollywood" a Clark Gable, y "la más grande estrella de la pantalla" a Gary Cooper.

Como cada década trae nuevos rostros, el "sex-symbol de los cuarenta" es sin discusión Rita Hayworth, la irrepetible Gilda, el símbolo sexual de los cincuenta es Marilyn Monroe, y "el animal más bello del mundo" Ava Gardner. Al mismo tiempo Humphrey Bogart, Katharine Hepburn, Marlon Brando, Elisabeth Taylor, James Dean, Elvis Presley, Paul Newman y un largo etcétera; femme fatale, pin-up, jóvenes rebeldes sin causa, nombres que consolidaron su estrellato a partir de la belleza y elegancia, el inconformismo, la intransigencia, la rebeldía... y siempre, en cada época, una nueva generación recrea circunstancialmente las vivencias de sus predecesores.

Rodolfo Valentino besa a Alice Terry en Los cuatro jinetes del Apocalipsis (1921), de Rex Ingram.
Rodolfo Valentino besa a Alice Terry en Los cuatro jinetes del Apocalipsis (1921), de Rex Ingram.

¿Sabías que...?

… Superman es el primer gran superhéroe estadounidense? Apareció en 1938 en "Action Comics" con guión de Jerry Siegel y dibujos de Joe Shuster. Unos meses más tarde, ya en 1939, aparece Batman publicado por "Detective Comics" con guión de Bill Finger y dibujos de Bob Kane.

El Olimpo hollywoodense se construye no sólo sobre las ficciones que sus actores ofrecen en la pantalla, sino también sobre la "realidad" que emerge del día a día, y de la que numerosas publicaciones y prensa diaria da cuenta fehaciente.

Nada se escapa al periodista encargado de cubrir la existencia de las estrellas del cine; su vida privada, plagada de situaciones más o menos convencionales, interesa a lectores ávidos de información íntima, personal. Quieres saber todo lo que sucede en torno a su estrella, sus romances, qué tipo de ropa visten, quién las peina, cómo se maquillan, qué amplitud tiene su mansión, qué automóvil conduce. Por todo eso y por la vida alegre que siempre se ha adueñado de los habitantes de Hollywood, los mitos, lejos de apagarse, brillan con luz propia en un firmamento que los espectadores de todo el mundo han defendido como propio.

James Dean y Natalie Wood en Rebelde sin causa (1955), de Nicholas Ray.
James Dean y Natalie Wood en Rebelde sin causa (1955), de Nicholas Ray.

Y más allá de esta mitología de carne y hueso, las historias de ficción que el cine ha trasladado a la pantalla han permitido que en el imaginario colectivo pervivan personajes, héroes y monstruos, que salidos de la literatura o de la historieta animada cobran cuerpo como identidad consagrada. En este sentido tanto se puede hablar de Frankenstein, Drácula, King Kong, Godzilla o el hombre lobo, como de Superman, Batman o Spiderman. Pero también se recuerdan el Norman Bates de Psicosis (1960), el ET de E.T. El extraterrestre (E.T. The Extra-terrestrial, 1982), el grupo formado por Obi-Wan-Kenobi, Luke Skywalker, Han Solo, R2D2, C3PO, Chewbaka y Yoda surgido de La guerra de las galaxias (Star wars, 1977), Hannibal Lecter, el detective Philip Marlowe o el agente secreto británico 007 (James Bond).

Marlon Brando en La ley del silencio (1954), de Elia Kazan.
Marlon Brando en La ley del silencio (1954), de Elia Kazan.

El repertorio mitológico es abundante en el mundo del cine. La trascendencia de la estrella del cine y de los héroes y villanos lanzados desde la pantalla alcanza una notoria influencia en el espectador que, sin dudarlo, no sólo aprehende su iconografía sino que también se lanza al consumo de productos que surgen tras su estela. Es el culto al mito más allá de un tiempo vivido.

Fuente fotografías:
© Las estrellas. Madrid. Ediciones Urbión. 1980. Tomo 1

  

Visita nuestra web dedoclick Naturaleza educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE© ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - ww.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦ Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía  ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios