CINEMATOGRAFÍA: El cine español: El cine de los años 20
 Cultureduca: Cultura educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 19 usuarios conectados    

 

/cultureduca/cine_cine-espanol-los-anos20-01





Cinematografía

EL CINE ESPAÑOL

El cine de los años 20

Fuente: Recursos educativos del Mº de Educación de España (Licencia Creative Commons)




esde finales de los años diez, se fue produciendo lentamente el traspaso, de Barcelona a Madrid, de la principal actividad cinematográfica española. No se ocultan los trabajos madrileños de Patria Films, Julio Roesset o Enrique Blanco en ese periodo.

No obstante, cabe significar que en otros lugares geográficos también se impulsaron producciones diversas que hablaban de una intensa actividad en todo el país. No sólo se definen algunas ideas industriales, consolidando con desigual fortuna propuestas de producción, distribución y exhibición, sino que también se abunda en la calidad de las historias, tanto a nivel narrativo como visual. Se intenta, en cualquier caso, encontrar una vía profesional que permita ofrecer películas que resulten atractivas para el público de la época y puedan competir con los títulos que llegan del extranjero.

¿Sabías que...?

…a lo largo de los años veinte se editan numerosas revistas dedicadas al mundo del cine y del espectáculo en general? Entre ellas se encontraban "Cine Popular" (1921), "La Pantalla" (1927) y "Pantallas y escenarios" (1927). Además, tanto algunas salas de cine como asociaciones profesionales y distribuidoras estadounidenses, mantuvieron contacto con el público y los exhibidores a través de boletines y folletos en los que recogían no sólo las novedades que afectaban a la profesión e industria, sino también los estrenos que se programaban por temporadas.

Comienzan a situarse como directores de relevancia y con una prolífica y muy variada producción José Buchs (Don Diego Corrientes, 1923; Una extraña aventura de Luis Candelas, 1926; Pepe Hillo, 1928), el galán de la época, Florián Rey, que accede a la dirección confirmando sus cualidades en La revoltosa (1925) y La hermana San Sulpicio (1927), y Benito Perojo, uno de los más inquietos directores del cine mudo, que aportó una cierta renovación narrativa al cine español de la época (Para toda la vida, 1924; Boy, 1925). El costumbrismo y los temas populares fueron una constante durante los años veinte, temática que abordaron prácticamente todos los directores, destacando al lado de Buchs otros como Manuel Noriega (Alma de Dios, 1923) y Fernando Delgado (¡Viva Madrid que es mi pueblo!, 1928). Al mismo tiempo, las zarzuelas ocupan un lugar privilegiado en la producción cinematográfica española, al igual que las adaptaciones de textos de autores de la talla de Jacinto Benavente —productor eventual—, Carlos Arniches, Armando Palacio Valdés o Benito Pérez Galdós.

Teniendo en cuenta estas líneas temáticas, el cine español de la década alcanzó notables éxitos en dos películas que sorprendieron por su eficacia temática y por su apuesta tanto en la producción como en la puesta en escena e interpretación. Cabe hablar de La verbena de la Paloma (1921), de José Buchs, con una buena interpretación de Florián Rey y Elisa Ruiz Romero, y La casa de la Troya (1924), dirigida y producida por el propio autor, Alejandro Pérez Lugín, con la ayuda de Manuel Noriega, con un reparto encabezado por Carmen Viance, Luis Peña, Juan de Orduña y Florián Rey, estos últimos, directores en ciernes.

La casa de la Troya
La casa de la Troya

Productoras como Atlántida y Film Española, las más estables, ven cómo otras surgidas en Valencia, el País Vasco o Galicia van ofreciendo alternativas a la producción que, en el fondo, no dejan de confirmar las constantes temáticas ya conocidas. Maximiliano Thous en Valencia dirige películas como La Dolores (1923) o Moros y Cristianos (1926); Alejandro Olavarría dirige Un drama en Bilbao (1923), mientras que Celta Films en Galicia produce Maruxa (1923), de Henry Vorins, y Carmiña, flor de Galicia (1925), de Rino Lupo.

Fueron años en los que, en el intento de cambiar los rumbos creativos, muchos productores consideraron necesario contratar a directores extranjeros que "avalaran" sus trabajos. Los resultados fueron muy desiguales y junto con Vorins y Lupo llegaron a España numerosos directores en busca de fortuna (Mario Roncoroni, Nick Winter, etc.).

También fue una época en la que relucieron notables rostros en las pantallas, consolidando un primer star-system español de cierta altura y relevancia, que supo reclamar la atención de los espectadores. Junto a los ya mencionados, también hay que destacar a Pedro Elviro "Pitouto" (La casa de la Troya, 1924), José Nieto (El lazarillo de Tormes, 1925) y figuras como Raquel Meller (Los arlequines de seda y oro, 1919) y Fortunio Bonanova (Don Juan Tenorio, 1922), que probaron fortuna en Francia y Estados Unidos posteriormente.

Don Juan Tenorio
Don Juan Tenorio

Fuente fotografías:
© García Fernández, Emilio C. Historia ilustrada del cine español. Madrid: Planeta, 1985.
Archivo Emilio García

  

Visita nuestra web dedoclick Naturaleza educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE© ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - ww.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦ Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía  ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios