BOTÁNICA - ORGANOGRAFÍA: La reproducción - 2ª parte
Natureduca: Naturaleza educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 129 usuarios conectados

 

/natureduca/botanica-organografia-la-reproduccion-02






Botánica

ORGANOGRAFÍA

La reproducción - 2ª parte


1 2 3 4 5 6 7 8



Reproducción sexual de las angiospermas

a reproducción sexual en las angiospermas precisa de la existencia de sexos. Las espermatofitas (angiospermas y gimnospermas) son las plantas vasculares más evolucionadas, cuyas estructuras presentan flores en el caso de las angiospermas, y conos u hojas esporangíferas en el caso de las gimnospermas. El auténtico concepto de flor corresponde a las angiospermas, que las diferencia claramente de los demás grupos.

Los órganos sexuales de las angiospermas se agrupan en aquellos brotes que están especializados en la producción de semillas, es decir las flores. Típicamente, una flor completa está formada por cuatro tipos de hojas modificadas o verticilos florales denominados sépalos y pétalos, que son estériles; y estambres y carpelos, que son fértiles; todos se encuentran ubicados en un ensanchamiento del extremo de un pedúnculo. Cuando la flor carece de pedúnculo se denomina sentada, y si falta algún verticilo incompleta.

Partes de la flor

Una flor consta de un pedículo floral cuyo extremo se ensancha formando el tálamo, en donde están ubicadas todas las piezas florales, que son las siguientes:

Los sépalos

Su conjunto forma la parte externa denominada cáliz, que protege al resto. Pueden asemejarse a los pétalos cuando poseen colores muy intensos, como es el ejemplo de los sépalos petaloideos del azafrán, el gladiolo o el tulipán, y en ese caso se las denomina conjuntamente como tépalos.


Una rosa sin abrir donde se pueden apreciar los sépalos abrazando el capullo

Si una flor carece de sépalos se dice que asépala. Si los sépalos son todos iguales se dice que el cáliz es regular, o irregular en el caso contrario; dialisépalo o polisépalo si los sépalos están libres; y sinsépalo o gamosépalo si están soldados. Si el cáliz permanece en la flor tras ser fecundada se le denomina persistente, ejemplo de la granada o la pera; y caduco o caedizo si cae o desaparece, ejemplo de la amapola y la vid. Según la forma del cáliz se clasifica en tubuloso, bilabiado, espolonado, acampanado, etc.

Los pétalos

Su conjunto constituye la corola, o segundo verticilo floral. Suelen poseer vivos colores con la función de atraer a los animales que aseguran la polinización. Se presentan generalmente alternando con los sépalos y en número igual a estos. Se denominan pétalos sepaloideos cuando tienen color verde, que les impide diferenciarse de las partes del cáliz.


Una margarita, con sus largos y llamativos pétalos, siendo visitada por dos pequeñas coccinélidas (mariquitas)

La corola puede ser dialipétala, coripétala o polipétala cuando los pétalos están separados, formados por un limbo cada uno de ellos que remata en una especie de uña o parte estrecha; ejemplo de las rosas o los magnolios. Se denominan pétalos connados cuando éstos están soldados lateralmente, en todo o en parte, en forma de tubo; en este caso se dice que la corola es simpétala o gamopétala. En este tipo de corolas simpétalas se distingue el tubo, la garganta y la lámina o parte superior. Las diferentes formas de las corolas simpétalas cuyas partes no están soldadas se les denomina dientes, lóbulos o lacinias. El concepto de flor regular o irregular tiene su base en la forma que presenta la corona de pétalos; regular si éstos son iguales (como en el caso del clavel), o irregular si son diferentes unos de otros. Si la flor carece de pétalos se le denomina apétala.

Las corolas y flores completas pueden clasificarse por su simetría. Así, se denominan actinomorfas cuando son de simetría radiada; cigomorfas las de simetría bilateral y asimétricas si no existe plano de simetría. Las simpétalas actinomorfas (con la corola de pétalos soldados) pueden ser: tubulosas si presentan un tubo cilíndrico; urceoladas las de forma de olla; infundibuliformes en forma de embudo; acampanadas en forma de campana. Las cigomorfas pueden ser: labiadas cuando es tubulosa con dos labios desiguales; personadas cuando presentan la garganta cerrada por un repliegue del labio inferior, llamado paladar; liguladas cuando es tubulosa con una expansión laminar lateral en forma de lengüeta, como es el ejemplo de las flores periféricas de la margarita.

Las dialipétalas también pueden ser actinomorfas y cigomorfas; si son actinomorfas se distinguen los siguientes tipos: trímera o liliácea cuando poseen tres pétalos; crucíferas o cruciformes cuando poseen cuatro pétalos en cruz; rosáceas si poseen cinco pétalos de uña corta; cariofiláceos o aclaveladas si los cinco pétalos son de uña larga. si son cigomorfas, se presentan mediante un solo tipo: la corola amariposada o papilonácea, que muestra cinco pétalos en estandarte, dos alas y dos soldados en quilla.

El cáliz y la corola conforman lo que se denomina periantio. Si ambos verticilos son iguales se le llama perigonio. Según el aspecto que presente el perigonio puede ser corolino o calicino. En el ensanchamiento o receptáculo existen generalmente unas estructuras que segregan un néctar denominados nectarios; éstos son aprovechados como alimento por numerosos insectos. Hay ocasiones en que partes del ovario, estambres modificados o base de los pétalos actúan como nectarios.

1 2 3 4 5 6 7 8

  • Ir al índice de la sección
  • Volver atrás
  • Ir a la página anterior
  • Ir a la página siguiente
 

Visita nuestra web dedoclick Cultura educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE Creative Commons © ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - www.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦  Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios