ANTÁRTIDA - EXPLORACIÓN - EXPEDICIONES: Robert Falcon Scott 1911 - 3ª parte
Natureduca: Naturaleza educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 106 usuarios conectados

 

/natureduca/antartida-exploracion-expediciones-robert-falcon-scott-1911-03






Antártida

EXPLORACIÓN - EXPEDICIONES

Robert Falcon Scott 1911 - 3ª parte

(Carrera por la conquista del Polo Sur)


1 2 3 4



 principios de marzo Scott, Oates, Gran, Bowers, Crean y Cherry-Garrard continuaron la marcha con cinco ponys a establecer depósitos siguiendo la ruta del mar de hielo. Apenas comenzar "Willie cansado" se derrumbó y murió. Mientras, Scott, Oates y Gran quedaban en el lugar. Bowers, Crean y Cherry-Garrard siguieron con los cuatro ponys supervivientes y los trineos cargados sobre el mar de hielo bordeando el cabo Armitage. Cuando los ponys no pudieron ir más lejos acamparon.

Dos horas más tarde se despertaron por un ruido extraño, cuando salieron fuera descubrieron que el hielo se había resquebrajado; su campamento era ahora una placa flotante, uno de los ponys había desaparecido y sobrevivir parecía improbable. La única esperanza era tomar los tres ponys que quedaban y los cuatro trineos y saltar de placa en placa como pudieran para lograr alcanzar la Barrera. Seis horas pasaron hasta que consiguieron llegar a la Barrera. Usando trineos a modo de escalera de mano pudieron subir a ella, pero los ponys flotaban alejados de ellos sobre una placa con las orcas rondándolas.

A la mañana siguiente Bowers vio la placa flotante con los ponys arrimados a un saliente de la Barrera. Bowers y Oates intentaron alcanzar los ponys, desgraciadamente uno se derrumbó y Oates tuvo que rematarlo con su hacha. Entretanto, los otros dos ponys seguían arrimados al borde de la placa. Se tiró de ellos pero uno no pudo saltar, resbaló y cayó al agua. Hizo intentos desesperados por incorporarse mientras las orcas se dirigían hacia él. Bowers, viendo que no había salvación para el animal, tomó el hacha y lo mató. Sólo un pony sobrevivió. La expedición inició las jornadas de establecimiento de depósitos con ocho ponys, pero regresaron al campamento sólo con dos.

Ahora debían esperar a que el mar de hielo se hiciera firme de nuevo para continuar hacia cabo Evans. El 11 de abril Scott y la mitad de la expedición pudieron partir. Cuando llegaron encontraron la base en buena forma, pero uno de los ponys y otro perro habían muerto. Durante el invierno tres perros más morirían. El 23 de abril el sol desapareció en el horizonte hasta agosto. Durante ese tiempo se realizó bastante trabajo científico en cabo Evans.

Scott acordó que la fecha de partida hacia el Polo Sur no debería ser más tarde del 1 de noviembre de 1911. No podían salir antes porque los ponys no sobrevivirían a las bajas temperaturas. Los primeros en salir de cabo Evans eran Day, Dashly, Teddy, Evans y Hooper con los trineos a motor, mientras los otros con ponys y perros les seguían atrás. Una máquina se paró poco más allá del Campamento Seguro, mientras el otro tuvo que ser abandonado una milla después de Córner Camp. Diez hombres, cada uno con un pony y trineo, componían la retaguardia: Scott, Wilson, Bowers, Oates, Atkinson, Cherry-Garrard, Wright, Evans, Crean y Keohane. Meares y Dimitri les seguían con los perros. Cada paso tenía que ser realizado a pie o con esquíes. Viajaron de noche porque beneficiaba a los ponys.

Al decimoquinto día llegaron al Campamento de la Tonelada. Existió un cuidado constante de que los ponys aguantaran antes de llegar a realizar el depósito 20, ya que la razón primordial de optar por llevar ponys era disponer de carne fresca para la vuelta. El 24 de noviembre se mató el primer pony. Cuatro campamentos más tarde, el 1 de diciembre, se mató el segundo. Se hicieron depósitos a intervalos regulares de unas 70 millas. Cada uno contenía comida y combustible para una semana.

Wilson, Evans, Scott, Oates y Bowers
Wilson, Evans, Scott, Oates y Bowers

El 5 de diciembre entraron en una ventisca, por cuatro días permanecieron confinados en sus tiendas. En el quinto día la ventisca disminuyó lo suficiente para abandonar el campamento. Once Horas después se mataron cinco ponys y se realizó un depósito. Dos días más tarde se hallaban al pie del glaciar Beardmore. Después de instalar aquí un depósito, Meares y Dimitri iniciaron el regreso con los perros y el correo; Day y Hooper ya lo habían hecho con anterioridad. El grupo que quedó empezó a tirar de los trineos hacia la cúspide a 10.000 pies de altura. El glaciar alcanzaba 100 millas de ancho, y en algunos lugares 40. Los hombres lucharon tirando hacia arriba, en una nieve blanda en donde se hundían hasta las rodillas. Algunos sufrieron ceguedad y varios más cayeron en grietas junto con sus trineos.

El 13 de diciembre, el día que Amundsen alcanzó con éxito el Polo Sur, en nueve horas la expedición había avanzado menos de cuatro millas. Los hombres tiraron al límite de sus fuerzas pero ahora cuatro de ellos tenían que regresar: Atkinson, Wright, Cherry-Garrard y Keohane. Los hombres que quedaban divididos en dos grupos, siguieron adelante con dos trineos y el suministro para doce semanas de comida y combustible. En el grupo de Scott estaba Oates, Wilson y Taff Evans, Mientras Bowers llevaba a Teddy Evans, Lashly y Crean. Siguieron escalando otros 16 días más para llegar a la cúspide a 10.570 pies de altura.

Desde el día de Navidad se realizaron marchas de catorce a diecisiete millas por día. El 3 de enero de 1912 Scott escogió cuatro hombres para que siguieran con él al Polo, y envió a otros tres de regreso. Teddy Evans, Lashly y Crean partían entristecidos a 87º 32' Sur, a una altitud de 10.280 pies, y 169 millas del Polo. El 6 de enero cruzaron la línea de latitud en donde Shackleton tuvo que abandonar en 1908. Los siguientes días avanzaron con dificultad. El 9 de enero permanecieron en sus sacos todo el día por una furiosa ventisca. El 10 de enero reanudaron la marcha, estaban a sólo 97 millas del Polo. El 13 de enero cruzaron el paralelo 89º. El día 14 comenzaron a descender e hicieron su último depósito de comida para cuatro días. El día 16 hicieron un buena marcha y calcularon que llegarían al Polo al día siguiente.

En la tarde del día 17 de enero de 1912 Bowers divisó algo en la distancia. Hora y media más tarde se dieron cuenta de que se trataba de una bandera atada al patín de un trineo. Cerca estaban los restos de un campamento lleno de huellas de trineos y muchos perros. El Noruego Amundsen se había anticipado. Scott estaba hundido anímicamente, muchos pensamientos venían a su mente, y sobre todo, como encarar el regreso; seguramente sería muy triste, vencidos y cansados.

1 2 3 4

  • Ir al índice de la sección
  • Volver atrás
  • Ir a la página anterior
  • Ir a la página siguiente
 

Visita nuestra web dedoclick Cultura educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE Creative Commons © ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - www.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦  Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios