ANTÁRTIDA - CIENCIAS: Meteorología: viento
Natureduca: Naturaleza educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 82 usuarios conectados

 

/natureduca/antartida-ciencias-meteorologia-viento

Antártida

CIENCIAS - METEOROLOGÍA

Viento


letra capitular El viento es un movimiento del aire desde áreas de presión más altas, hacia áreas de baja presión. Estas diferencias de presión son causadas por diferencias de temperaturas.

Generalmente, las temperaturas más frías desarrollan presiones más altas, debido al aire fresco que se desplaza en dirección a la superficie de La Tierra. Las bajas presiones se forman por el aire caliente que se irradia desde la superficie terrestre. Los fríos vientos polares interactúan en el clima global, gracias a ello se facilita el refrescamiento de la atmósfera. Los más fuertes suelen producirse en las regiones costeras, particularmente en la Antártida Oriental, donde los flujos fríos y densos bajan las empinadas montañas desde zonas interiores.

Sobre el Polo Sur se forman continuamente bajas presiones, que generan flujos de aire muy fríos hacia el exterior del Polo, en dirección a la costa, causando vientos casi constantes. De vez en cuando, el aire seco que se aleja de las regiones montañosas interiores es acelerado por gravedad a sorprendentes velocidades de hasta 320 km. por hora  y que son responsables de las temidas "ventiscas" antárticas. Estos vientos llamados "Katabáticos" están controlados en velocidad y dirección por la forma de la capa de hielo.

Borrascas en torno al continente antártico
Borrascas en torno al continente antártico

El lugar más famoso por los vientos Katabáticos es desde Cabo Dennison a Bahía de Comunidad de Naciones, donde el australiano Douglas Mawson en su expedición de 1911-14, registró en el campamento de la costa de Adelia en el invierno de 1912-13, una media anual de velocidades del viento 67 km./hora. Durante un invierno, la estación Mirny registró ráfagas de viento que llegaron a las 110 millas por hora en siete ocasiones. El 9 de diciembre de 1960, ráfagas inimaginables de 140 y 155 millas por hora destruyeron un avión de la estación Mawson, en la costa de Tierra Mac Robertson.

Los temidos vientos Katabáticos crean problemas especiales a las expediciones humanas en el continente antártico, como es el "factor frío del viento". El frío causado por el viento es un factor refrescante formado por la combinación de viento y temperatura, que produce unas condiciones en las cuales, con presencia de viento, la temperatura se siente mucho más fría que en su ausencia. Este fenómeno es fácil de medir con dos termómetros; uno de ellos con la sonda humedecida y expuesta al viento. Para un mismo punto, ambos termómetros indicarán temperaturas diferentes. Este hecho y la aparición de ventiscas impredecibles, aun cuando el cielo se encuentre totalmente limpio y claro, son factores que limitan en gran medida las actividades expedicionarias en el antártico.

De 8 a 10 ventiscas por año no son extrañas en las áreas costeras de la Antártida. A menudo causan severos daños a las instalaciones y pueden llegar a enterrarlas bajo varios metros de nieve. Los vientos condensan las nieves en duros campos de espinos helados, haciendo inviable en muchas ocasiones el caminar por ellos. La Antártida es el continente con los vientos más fuertes del planeta, pueden llegar a soplar a lo largo de todo el año, a veces con velocidades de 320 km. a la hora, que en cualquier otro lugar habitado nos parecería imposible para la supervivencia continuada, más aún si tenemos que valorar las bajas temperaturas.

La observación y el sondeo de la troposfera y de la baja estratosfera en la Antártida, han permitido sentar la existencia de un mínimo estratosférico invernal que abarca la totalidad de la Antártida, se centra sobre el Polo y corresponde asimismo a un sistema de mínimos invernales a media altura de la troposfera (nivel de los 500 milibares).

El caldeamiento estival viene enunciado por una emigración del mínimo hacia la Tierra de la Reina Maud, para ceder el lugar a un máximo estival con isobaras considerablemente separadas. Este relieve isobárico en altura determina la existencia de corrientes entabladas del Oeste durante todo el invierno (la circulación ciclónica en el hemisferio austral es en sentido coincidente con el de las manecillas del reloj), muy aceleradas por gradientes barométricos considerables y que implican el régimen de vientos duros de poniente en todo el litoral antártico, lo cual acarrea a su vez la separación de esta circulación polar de la restante del hemisferio.

El régimen de vientos en la Antártida es, pues, zonal, y contribuye mucho a ello que el hemisferio austral es un característico hemisferio marítimo, con escasa circulación meridiana debido a que las masas de aire polar no están vinculadas a mas bajas latitudes por los fáciles canales de acceso que en el hemisferio boreal representan los continentes. Buena prueba de ello es la regularidad del relieve isobárico a partir de los 40º de latitud austral hacia el sur.

  • Ir al índice de la sección
  • Volver atrás
  • Ir a la página anterior
  • Ir a la página siguiente
 

Visita nuestra web dedoclick Cultura educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE Creative Commons © ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - www.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦  Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios