ANTÁRTIDA - CIENCIAS: Meteorología: estudios sobre meteorología antártica
Natureduca: Naturaleza educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 70 usuarios conectados

 

/natureduca/antartida-ciencias-meteorologia-estudios-sobre-meteorologia-antartica

Antártida

CIENCIAS - METEOROLOGÍA

Estudios sobre meteorología antártica


odo lo registrado y anotado en las observaciones antárticas ha sido aprendido por primera vez, hasta el punto de que cuando ya la teoría de Bjerknes sobre ciclones extratropicales era perfectamente conocida, y habían quedado ya sentadas sobre bases firmes los principios para la predicción del tiempo, nada era conocido en cuanto a meteorología antártica, salvo el saber exclusivamente práctico y referido a la periferia continental que poseían los capitanes de los buques-factoría que acudían a realizar capturas a las aguas antárticas.

Antes de conocer los medios para el estudio meteorológico en la Antártida, sería conveniente algunas nociones sobre esta disciplina científica: La meteorología es una ciencia que estudia la composición, estructura y comportamiento dinámico de la atmósfera y los fenómenos que en ella acaecen. Principalmente, el propósito de la meteorología es la predicción del tiempo atmosférico a corto y medio plazo.

meteo_estacion.jpg (11782 bytes)
Instalando una estación meteorológica (foto NSF)

Estas predicciones son de gran importancia para numerosas actividades humanas. Para ello se basa en el estudio de la atmósfera, en particular de la troposfera. Sin embargo, en principio en la Antártida esta ciencia no persigue un fin práctico, toda vez que la vida humana y tipo de actividad en ese continente se limita a los asentamientos científicos, cuya misión es precisamente el conocimiento, no sólo en el campo de la meteorología. Además, en la Antártida los parámetros meteorológicos son exclusivos, es decir, no tienen parangón en otras regiones del planeta, por lo que no podrían ser aplicados fuera de su ámbito sin sufrir notables fracasos.

En el aspecto teórico, la meteorología aplica al estudio de la atmósfera las ecuaciones clásicas de la mecánica de fluidos y la termodinámica. En el primer caso se pretende descubrir la evolución dinámica de los grandes sistemas atmosféricos, y en el segundo se tiene en cuenta los fenómenos de intercambio del calor en las masas de aire, y sus repercusiones en el comportamiento global del sistema en que están inmersos.

Los sistemas de ecuación que intervienen en los cálculos meteorológicos son de orden elevado y contienen numerosos parámetros numéricos e incógnitas; su resolución, por tanto, es laboriosa. El empleo de los métodos numéricos en la predicción del tiempo sólo ha sido posible con la llegada de computadoras de gran potencia, apoyadas en tecnología de observación global por satélite, y regionalmente mediante estaciones automáticas. La necesidad de conocer detalladamente cada estado de la atmósfera para el cálculo posterior de la evolución, implica el de poseer en todo momento un número muy elevado de datos. De aquí que la observación sea un componente esencial de todo estudio meteorológico.

En la Antártida, las estaciones meteorológicas son instalaciones fundamentales en cualquier infraestructura que pretenda ser mínimamente eficaz en sus estudios. En la actualidad las estaciones meteorológicas automáticas en las regiones polares y determinadas zonas del océano, unidas a las observaciones a bordo de barcos y aviones, suplen la carencia de información de aquellas zonas terrestres despobladas o desérticas.

Las observaciones y registro del tiempo se realizan realmente desde el siglo 18. La supervisión pormenorizada de los registros antárticos empezaron a finales de 1950. Las observación de condiciones en las capas altas de la troposfera se realizaba clásicamente mediante globos sonda, procedimientos superados gracias a los satélites meteorológicos que revelan información valiosa acerca de las formaciones de nubes, movimientos de tormentas, formación de hielos, gráficas de las distribuciones y una gran cantidad de otras características medioambientales relativos a extensas regiones de la atmósfera terrestre, y muy en particular de zonas polares. Asimismo, estos satélites permiten seguir la evolución de los grandes sistemas atmosféricos en tiempo real.

Por su parte, los observatorios meteorológicos en las zonas polares administran a horas prefijadas gran cantidad de datos relativos a presión, temperatura, humedad de la atmósfera, así como insolación, características de las nubes, precipitaciones, etc., posteriormente estos datos suelen ser intercambiados entre los diferentes observadores, para disponer no sólo de predicciones globales a corto plazo, sino también de una base de datos que, en el futuro, puede ser estadísticamente valioso, véase el artículo Tendencias, predicción, estadística.

  • Ir al índice de la sección
  • Volver atrás
  • Ir a la página anterior
  • Ir a la página siguiente
 

Visita nuestra web dedoclick Cultura educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE Creative Commons © ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - www.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦  Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios