ANTÁRTIDA - CIENCIAS: Investigación: La investigación pre-AGI
Natureduca: Naturaleza educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 130 usuarios conectados

 

/natureduca/antartida-ciencias-investigacion-la-investigacion-pre-agi






Antártida

CIENCIAS - INVESTIGACIÓN

La investigación pre-AGI




acia el año 1930 los casquetes polares, tanto el Ártico como el Antártico, ya habían sido descubiertos por tierra y aire (véanse los artículos sobre Historia y expediciones en la sección Exploración antártica), y mucha de la tarea de exploración llevada a cabo, siendo enfocados la mayor parte de los esfuerzos a misiones de carácter científico. A pesar de ello, coexisten de alguna manera los aspectos de exploración e investigación (éstos últimos en mayor medida) dadas las especiales características del Antártico, motivo que provoca el atractivo de muchos países desde el punto de vista de las diversas ciencias y técnicas de aplicación (Orografía, geología, Biología, Meteorología, etc..).

En el año 1930 el Almirante norteamericano Richard Byrd inicia sus campañas antárticas. Tras recalar en Bahía de las Ballenas realizó un primer vuelo sobre el Polo Austral. En 1934 establece la base Little America y permanece en ella completamente aislado durante cinco meses. En 1939 contribuyó a que fueran fotografiadas unas 100.000 millas cuadradas de superficie.

Richard Byrd
Richard Byrd

En estas fechas acudió a la Antártida la expedición alemana de Schwabenland, que efectuó trabajos de Geomorfología y Topografía; la norteamericana de Ellsworth, que reivindicó para los Estados Unidos la posesión de la meseta llamada Altiplano americano de 77.000 millas cuadradas de superficie; la inglesa del Discovery II, y finalmente la otra norteamericana del Contraalmirante Byrd, que se proponía estudiar la barrera de Ross y las manifestaciones de los rayos cósmicos.

Durante la segunda guerra mundial Inglaterra organizó la expedición de Marr a Tierra de Graham para estudiar el magnetismo. Byrd, de nuevo, regresó en 1946 a la base de Little America pertrechado con todo tipo de medios; los resultados de la expedición fueron espectaculares para aquella época en cuanto a superficie estudiada (1.600.000 kilómetros cuadrados de tierra, y casi 30.000 de superficie oceánica).

En 1947 existió una intensa participación sudamericana, consistente en expediciones separadas de Chile y Argentina, cuyos intereses se centraron en sostener las pretensiones reivindicativas de estos dos países, sobre las diversas tierras situadas al otro lado del Estrecho de Drake.

Considerable importancia para la comunidad científica ha tenido la expedición anglo-sueco-noruega, desarrollada entre 1949 y 1952, que llevó a sentar las bases de trabajo del Año Geofísico Internacional de 1957-58, hito crucial en la historia del conocimiento de la Antártida, tanto por los logros alcanzados como por el elevado número de países y diversidad de materias que formaron parte de los temas de estudio.

El ICSU (Consejo Internacional de Uniones Científicas) tras el éxito que por su organización y resultados constituyó el AGI,  instauró el Comité Científico Especial de Investigación Antártica (SCAR), coordinado entre los doce paises que tenían estaciones activas en el continente durante ese periodo, además de dar el empujón de salida a la constitución del Tratado Antártico. El  SCAR era internacional, interdisciplinar, una institución no gubernamental que podía apoyarse en la experiencia y especialización de una diversidad internacional de científicos.

Una amplia gama de interrogantes científicas tendrían así mayores posibilidades de obtener respuestas. Durante más de 30 años el SCAR proveyó apoyo científico al Sistema del Tratado Antártico, e hizo numerosas recomendaciones en muchas materias, la mayor parte de ellas fueron incorporadas al propio Tratado Antártico. Bajo sus auspicios se prosigue de año en año la ampliación del conocimiento en esta parte del globo.

La mayor experiencia en materia de exploración polar con vistas a la investigación ha sido aportado por los grupos soviéticos, a quienes fue precisamente encomendada, por esta razón, la parte mas dura del Año Geofísico Internacional en lo referido a condiciones climatológicas. Éstas resultan acreditadas por la vía abierta hasta el Polo Austral de inaccesibilidad, en los 45º de longitud, con partida de la base rusa de Mirny. Otra travesía abierta pasa por la estación Vostok, actualmente inactiva, en el Polo geomagnético Austral, próximo a los 80º de latitud, y que sigue a través de la cuenca polar hasta el Polo Geográfico. Estas vías no están expeditas, sino que son la traza de las recorridas por las diversas travesías efectuadas, y que son mantenidas como patrones de más fácil comunicación de unas bases a otras.

  • Ir al índice de la sección
  • Volver atrás
  • Ir a la página anterior
  • Ir a la página siguiente
 

Visita nuestra web dedoclick Cultura educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE Creative Commons © ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - www.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦  Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios