ACTIVIDADES ECOLÓGICAS - APROVECHAMIENTOS: Aprovechamiento de los restos orgánicos: el compost - 2ª parte
Natureduca: Naturaleza educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 107 usuarios conectados

 

/natureduca/actividades-ecologicas-aprovechamientos-restos-organicos-el-compost-02






Actividades ecológicas

y contacto con la Naturaleza

APROVECHAMIENTOS

El compost - 2ª parte


1 2



La elaboración del compost

a elaboración del compost, o proceso de compostaje, comenzó a perder interés a raíz de la industrialización de la agricultura y utilización de abonos sintéticos, pero en los últimos tiempos está recobrando su protagonismo debido, sobre todo, a la cada vez más demandada agricultura biológica.

La obtención del compost es muy económica y útil en regiones de la Tierra con suelos agrícolas pobres. Industrialmente las plantas de compostaje utilizan como materia prima los fangos que extraen de las depuradoras, estiércoles y desechos orgánicos domésticos. Durante el proceso de fermentación controlada de los residuos orgánicos se verifican temperaturas de hasta 70º C., lo que permite eliminar los posibles gérmenes patógenos, así como evitar la germinación de las semillas que puedan contener.

fangos extraídos de las instalaciones depuradoras
Los fangos extraídos de las instalaciones depuradoras son aprovechables como materia prima en las plantas de compostaje

El compost puede producirse mediante dos métodos, el aeróbico y el anaeróbico, es decir, mediante presencia de oxígeno o en ausencia de él. El método anaeróbico se realiza mediante fermentación dentro de cámaras cerradas (digestores) que impiden la entrada del aire, y donde los microorganismos descomponedores desarrollan una atmósfera enrarecida creada por la formación de gases como el metano. Este método es más rápido que el aeróbico, pero requiere control e instalaciones adecuadas; se trata de un sistema similar al utilizado para fabricar los biocombustibles.

Restos de cosechas
Los restos de las cosechas pueden incorporarse como materia prima en la elaboración del compost

Por su parte, el método aeróbico es el más simple y económico de llevar a cabo. Los residuos se sitúan al aire libre, o en cámaras cubiertas pero que dispongan de buena aireación, sea natural o mediante ventilación forzada. Frecuentemente se voltean los residuos (en los procesos industriales se realizan con palas mecánicas), y se controla que siempre exista humedad, temperatura y un pH neutro. Si los residuos provienen de estiércoles o lodos de depuración, se suelen incorporar restos forestales y vegetales para dar al compost mayor consistencia. Cuando la fermentación ha finalizado se procede a un secado y cribado rotativo (desmenuzado), donde los restos son separados de las materias útiles como abono.

El compost también se puede elaborar en forma doméstica, aprovechando los residuos orgánicos del hogar, restos vegetales de las cosechas o forestales (hojas, ramas, plantas...). Podemos añadir restos de frutas, verduras, huesos machacados, y en general cualquier alimento en fresco o cocinado. Para ello, debemos disponer de alguna parcela de terreno, preferiblemente algo apartada de la vivienda para no acusar los gases de la fermentación.

Para el depósito podemos utilizar una zanja excavada en el suelo, un bidón o un cajón grande para ir depositando los residuos, pero en ese caso nos veremos obligados a ir removiéndolos frecuentemente para facilitar la aireación. Lo más práctico es proceder al apilado de los residuos, pero procurando situarlos en capas separadas por ramas o palos entrecruzados, esto permitirá que penetre el oxígeno y facilite la aireación.

depósito de residuos
Para el depósito de los residuos podemos utilizar una zanja excavada en el suelo, un bidón o un cajón grande, situado preferiblemente en un lugar apartado de la vivienda para no acusar los gases de la fermentación

Antes de extender las materias orgánicas debemos mezclarlas con algo de tierra y cal. Debe existir siempre un grado de humedad suficiente, en otro caso la fermentación podría detenerse, por ello hay que humedecer la pila de vez en cuando para compensar la que se vaya evaporando (no en exceso para no provocar el lavado). Frecuentemente se deberán remover los residuos para asegurar una buena ventilación.

Estas actividades permitirán a las bacterias y otros microorganismos edáficos formar humus por descomposición; si observamos que la pila despide calor o humea es que la fermentación se está produciendo correctamente. Podemos potenciar el proceso, acelerarlo y enriquecerlo con nutrientes si le añadimos estiércol líquido. Si existe buena aireación podemos mejorar aún más el producto final si le incorporamos las lombrices de tierra que podamos encontrar. En 6 meses tendremos un compost excelente listo para añadir a los suelos de nuestro huerto o acondicionar las tierras de cultivo.

Como añadido, será útil saber que los huesos machacados añaden fosfatos a los suelos pobres y donde se vaya a cultivar leguminosas y cereales. Las cenizas les añaden potasio, que tiene buenos resultados en los suelos ligeros y arenosos. Si los residuos orgánicos contienen materias con alto contenido en metales pesados, como son los lodos procedentes de depuradoras, el compost resultante sólo será adecuado para utilizarlo en la rehabilitación de terrenos muy degradados, no para tierras de cultivo ordinario, o en todo caso para fabricar materiales de construcción.

1 2

  • Ir al índice de la sección
  • Volver atrás
  • Ir a la página anterior
  • Ir a la página siguiente
 

Visita nuestra web dedoclick Cultura educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE Creative Commons © ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - www.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦  Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios