TECNOLOGÍA - HISTORIA: Introducción - 1ª parte
Natureduca: Naturaleza educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 72 usuarios conectados

 

/natureduca/tecnologia-historia-introduccion-01







Tecnología

HISTORIA TECNOLÓGICA

Introducción - 1ª parte


1 2



letra capitular El actual nivel tecnológico de la humanidad ha sido fruto de un proceso de experiencia acumulada, transmitida y desarrollada. Tanto la ciencia como la tecnología, aunque son conceptos diferentes, tienen similitudes: en ambos se requiere un trabajo intelectual, y en la mayor parte de las veces experiencias empíricas.

No obstante, mientras que la ciencia en su concepto puro se relaciona más con la teoría y el desarrollo de leyes generales, la ciencia aplicada y la tecnología busca resultados prácticos en el mundo material.

La ciencia y los cambios tecnológicos

Hoy en día, se busca la aplicación de una base científica a la mayoría de las innovaciones tecnológicas, pero no siempre ha sido así, y de hecho es muy reciente el concepto de que la ciencia aporta la idea como primer paso para la posterior experiencia práctica. Así, en muchas ocasiones a lo largo de la historia, grandes cambios tecnológicos o industriales de la humanidad no han tenido su origen en un estudio científico previo.

El desconocimiento de las leyes conocidas hoy que rigen los procesos termodinámicos, químicos, hidráulicos, etc., no fue obstáculo para que se inventaran y desarrollaran máquinas y herramientas en muchos de estos campos. Por ejemplo, la máquina de vapor se utilizó ampliamente para diversos usos de la vida diaria mucho antes de que se conocieran los principios físicos de la termodinámica en que se basaba su funcionamiento.

Otro ejemplo significativo: desde los orígenes de nuestra civilización el hombre, aun sin saberlo, ha hecho uso de la biotecnología; el pan, el queso y las bebidas alcohólicas como el vino forman parte de nuestra vida cotidiana desde hace milenios, mucho antes de conocerse el fundamento científico de la producción de estos alimentos.

En procesos tan tradicionales como los de la elaboración del queso, el pan, el vino, la cerveza, etc., intervienen mecanismos de fermentación que muchos artesanos han repetido durante siglos
En procesos tan tradicionales como los de la elaboración del queso, el pan, el vino, la cerveza, etc., intervienen mecanismos de fermentación que muchos artesanos han repetido durante siglos sin entender exactamente cada una de las causas que originaban ese resultado. La ciencia ha dado respuestas precisas para explicar tales mecanismos y ha conseguido controlarlos a voluntad

Antes de los tiempos de Pasteur (1865), ya se conocía el fenómeno de la fermentación, ampliamente utilizado para la producción de vino, cerveza, queso, masa ácida, yogur, vinagre, etc. Los procedimientos empleados eran las fermentaciones alcohólica, del ácido láctico y del ácido acético. Se aprovechaba, sin saberlo, la biotecnología para la producción.

Sin embargo, existen algunas actividades tecnológicas modernas que no podrían hacerse realidad sin un concienzudo estudio científico previo, y por tanto de la ciencia en su concepción más pura, como son la expresión práctica de la energía nuclear y la astronáutica. No es concebible que las centrales de energía nuclear o las armas atómicas, pudieran construirse sin un conocimiento suficiente de la estructura de la materia y las leyes que rigen a ese nivel microscópico.

Igualmente, sería descabellado adentrarse en el espacio exterior sin las aportaciones de numerosos teóricos, científicos, astrónomos y observadores a lo largo de los últimos siglos, como fueron: Nicolás Copérnico (1543), que expuso una teoría heliocéntrica del Sistema Solar en contra de la geocéntrica de Claudio Tolomeo defendida por la Iglesia; Galileo Galilei (1609), que obtuvo las pruebas que demostraba la teoría de Copérnico; Johanes Kepler (a principios del s. XVII), un teórico que formuló tres leyes sobre el movimiento de los planetas basados en unos descubrimientos revolucionarios para su época; o el físico inglés Isaac Newton, que formuló su ley de la gravitación universal, una ley que rige en cualquier parte del Universo y que ha sido fundamental para iniciar con éxito la exploración del espacio exterior.

1 2

 

Visita nuestra web dedoclick Cultura educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE Creative Commons © ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - www.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦  Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios