Rosa virginal (mi primer poema erótico)

Tengo un jardín y una rosa que cultivo para ti,
tiene pétalos carmín y estambres de terciopelo,
un perfume de hembra dulce, una esencia, un deseo,
y feromonas exhalantes para encadenarte a mi.

Mis muslos serenos tiemblan como aleteo de colibrí,
y con mi rosa virginal esperando desespero,
mi vientre deseo emana, explorarte es mi consuelo,
no tardes más, amor mío, no cabe el corazón en si.

Mis dedos vagan sin rumbo por mi cuerpo lujurioso,
recordando tu piel blanca, suave y tierna de abril,
escalando las montañas de mis senos incitantes,
como seda y sonrosados sedientos esperan por ti.

Las cúspides rematadas por una aureola de miel,
acaricio con mesura mientras el pensamiento vuela,
húmedos sueños afloran, desbordados los sentidos,
el fuego nace en mi nido, el fuego se aviva en mi piel.

Ven, recorre cada centímetro de este sinuoso valle,
toma mi cuerpo lascivo, tómalo con ardua pasión,
muerde con frenesí este voluptuoso vergel,
alma con alma, piel con piel, corazón con corazón.

Deja que sienta tu fuerza, déjame sentir tu poder,
ya asoma tu símbolo fálico con la furia contenida,
para regar mi rosa entreabierta y sometida,
ven, tómame con dureza, hazme chillar de placer.

Húndete en mis entrañas, en lo más hondo de mi ser,
saboréame, martirízame, desángrame, crucifícame,
deshoja mi virginal rosa, rómpela, despójala, marchítala,
abrázame fuertemente y dame tu cuerpo a beber.

En el clímax del amor me clavaste tu puñal ardiente,
estallidos de colores en mil cielos se difunden,
tus fluidos y los míos hermanados para siempre,
con la mirada perdida los sentidos me confunden.

Mi alma está liberada, nada sufre, nada teme.
A mi amante extenuado, yo desnuda y derrotada,
feliz, su sueño profundo velo a su cuerpo abrazada.
con entrevelada sonrisa, él, simplemente… duerme.

2 comentarios:

  1. Editora - MCarmen

    Un poema tan delicado y sensible, en imágenes tan entregadas a ese amor que te tiene loca de amor, y haces muy bien en disfrutarlo.
    Lo he disfrutado de principio a fin, en tus versos dulces, y llenos de amor y pasión, y ya estoy deseando de volverte a leer.
    un placer haber pasado, un beso poeta

  2. Sensillamente grandioso exitante y delicado
    me encanto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.