¡No te olvido!

No vuelan las hojas de este almanaque,
aunque mengüe la Luna su brillo reflejo,
aunque rompan las millas este largo trecho,
no merma el suspiro y deseo de amarte.

No detiene este músculo su sentido latir,
recordando las letras que me regalaste,
empapado en ellas rezuma con deleite,
la rima del verso que vengo a recitarte.

Sumida en mi piel acaricias mis sueños,
te fundes conmigo en la Mar celeste,
excitadas las fibras de mi cuerpo ardiente,
del cielo estrellado ya somos los dueños.

Alzado en tus ojos alcanzo tu cumbre,
tendido en tus labios endulzo los míos,
el trémulo ritmo de tu pecho erguido,
sensible y constante repite mi nombre.

Yo susurro el tuyo entre la fina bruma,
mientras el aliento contiene el deseo,
no quiero dejarte después de mil besos,
sólo quiero amarte a la luz de esta Luna.

Ya no tiene miedo tu piel sonrosada,
a ser explorada por mis labios ansiosos,
las horas transcurren contigo gozosos,
y el tiempo se para en brazos de mi amada.

No quiero que acabe este amor vivido,
quiero que me siga hasta la luz del alba,
que venga a mis sueños cuando seas llamada,
porque, sabes bien que yo… ¡no te olvido!

Un comentario:

  1. Bueno tal vez no sea un poema,pero lei en un libro de poemas y esta frase y me gusto mucho:”Eres mi musa inspiradora que ilumina mi dia,quererte es poco.Por eso yo a ti te Amo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*