Llueve Lento

Se aproxima el momento y llega el instante
A paso lento, todo se agita, un estruendo
A lo lejos se oye, y con sagaz agudeza palpita.

Llueve y llueven lagrimas de sufrimiento, como
Una señal dibujada en el centro de un cristal.

La chispa de la vida minuciosamente se evapora
en cada gota y nadie se atreve a su corazón abrir,
ninguno sede un solo paso y no encarnan aunque sea
Un segundo de ajeno dolor.

Ninguno quiere de este beber aunque sea solo
Un trago, porque se perdió la conciencia, sé
Olvido ya la paciencia, porque en un mundo medio
Transformado lo único importante es vivir, sí,
Pero bien afanado.

Ya nadie quiere desnudar el alma, dejar al
Natural su esencia humana y sentarse a
Escuchar otras historias con calma. Sintiendo la
Fascinación, de el oro en una tarde descubrir,
Recreando episodios y capturando enseñanzas sin fin.
Y en medio de la tormenta, sabio llegar a ser, teniendo en cuenta que es la única e inagotable riqueza de obtener…

Diamante. /2006/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*