Homosexualidad: natural?

No se trata de atacar a nadie que sienta la inclinación homosexual. Es muy distinto “sentir” la inclinación, que “ceder” a ella, y caer en la actividad homosexual. Sin embargo, bajo ninguna circunstancia estoy a favor de que se lance ningún tipo de ataque físico o verbal hacia las personas homosexuales sea cual sea su comportamiento.

¿Pero en si que es la Homosexualidad?

Sabemos que la homosexualidad, tanto la femenina como la masculina, es una práctica conocida desde la antigüedad. La denominación no deriva del prefijo latín homo que significa hombre, sino del vocablo griego homoios, que define lo que es igual o semejante: homeopatía (cura por el similar), homogéneo (algo parejo), homólogo.

La homosexualidad es la orientación sexual (excitación erógena o atracción romántica) hacia individuos del mismo sexo. La palabra puede designar tanto la orientación entre hombres como entre mujeres, aunque es más común usarla para hombres ya que para las mujeres se utiliza la expresión “lesbianismo“. Las implicaciones y el significado de la homosexualidad han de contextualizarse según la cultura y el tiempo referido.

La terminación “-ismo” en homosexualismo implicaba (el sufijo -ismo indica “partidario de”) la idea de que la organización comunitaria de los homosexuales tendía a la promoción de sus conductas; al irse apartando la sociedad de la creencia de que la homosexualidad es voluntaria, se fue imponiendo “homosexualidad” sobre “homosexualismo“.

Varios estudios sostienen que la homosexualidad ha existido desde el principio de la humanidad, en todas las razas, en ambos sexos, en cualquier nivel social. Prácticas homosexuales se han confirmado entre algunos ejemplares de especies animales, incluyendo algunas de primates superiores.

Aunque hoy se emplea de forma generalizada, la existencia del calificativo homosexual en sí mismo, aplicado a personas, es objeto de contestación desde diferentes puntos ideológicos. Las corrientes integristas niegan la existencia de personas homosexuales pero admiten la de prácticas homosexuales; otras niegan que la orientación sexual de una persona la defina en modo alguno.

La antigua ecuación homosexualidad– conducta delictiva o sucia, ha sido desechada por la ciencia desde mediados de los años sesenta del siglo pasado. Tanto así que ahora se reconoce que la homosexualidad es un comportamiento inherente a la personalidad humana y es irreversible. Desde esa perspectiva, no incluye en ningún delito de carácter moralmente incorrecto, ninguna persona con orientación de carácter homosexual.

Conceptos relacionados con la homosexualidad, y que no deben confundirse, son el transformismo, el travestismo y la transexualidad, ya que no es lo mismo una persona homosexual (atraída por su mismo sexo), que una persona que no se siente identificada con su sexo (transexual).

No se conocen las causas de la orientación sexual de una persona. Aunque algunas teorías apuntan a que es innata, no se conoce con exactitud el papel que juegan la herencia genética (investigada por Simón Le Vay, entre otros), las experiencias durante el crecimiento, la relación con los padres, etc.

Algunos estudios científicos, incluyendo Sexual Behavior in the Human Male (1948) y Sexual Behavior in the Human Female (1953) por el Dr. Alfred C. Kinsey, constataron que, analizados tanto comportamiento como identidad, la mayor parte de la población parece tener por lo menos alguna tendencia bisexual (atracción hacia personas tanto de uno como de otro sexo), aunque ordinariamente se prefiere un sexo u otro. Kinsey y sus estudiantes consideraron que sólo una minoría (del 5 al 10%) es completamente heterosexual o completamente homosexual. Y similarmente, sólo una minoría aun más pequeña puede considerarse completamente bisexual. Estudios ulteriores han querido demostrar que el informe de Kinsey había exagerado la prevalecía de la bisexualidad en la población; pero todavía su idea goza de una gran aceptación.

Algunos pensadores en los estudios de género, siendo el más famoso el filósofo francés Michael Foucault (aunque algunos hayan argumentado que sus ideas en este tema hayan sufrido distorsión) atacan la idea de que identidades sexuales como homosexualidad, heterosexualidad o bisexualidad tengan cualquier existencia objetiva. Dicen, en su lugar, que son construcciones sociales.

Se ha discutido mucho sobre la definición de la homosexualidad como enfermedad y ha habido, y sigue habiendo, enormes controversias. Es cierto que no es un cuadro nosológico en sí mismo: uno puede ser homosexual neurótico, psicótico, psicopático o normal desde el punto de vista psiquiátrico, al igual que los heterosexuales. La Organización Mundial de la Salud retiró a la homosexualidad del listado de enfermedades.

Hay personas con orientación homosexual que, en condiciones de intolerancia y violencia o de difícil acceso a otras personas del mismo sexo, mantienen relaciones heterosexuales. La represión, la homofobía y las opiniones de muchas religiones, entre ellas el Islam, la católica y la judía, así como un gran número de sectas cristianas, obliga a los homosexuales a mantener su orientación sexual velada, en ocasiones fingiendo ante la sociedad tener una orientación heterosexual.

Los hombres gay y las lesbianas tienen a grandes rasgos las mismas características que la de los heterosexuales. La vida cotidiana es la misma al margen de la inclinación sexual.

Sin embargo la vida de los homosexuales se diferencia en varios aspectos de la vida de los heterosexuales, pero estas diferencias se deben en la mayoría de los casos al enfoque que le da la sociedad.

Las personas que generalmente tienen una orientación heterosexual pueden sentir deseos leves u ocasionales hacia personas del mismo sexo. Del mismo modo, que aquellos que generalmente tienen una orientación homosexual, pueden sentir deseos leves u ocasionales hacia personas del sexo opuesto.

La actividad sexual con una persona del mismo sexo no se considera necesariamente homosexualidad como orientación sexual, sino comportamiento homosexual. No todos los que desean a personas del mismo sexo se identifican como homosexuales o bisexuales. Algunos tienen relaciones sexuales a menudo con personas del mismo sexo pero son y se definen como heterosexuales. Es entonces importante distinguir entre comportamiento, orientación e identidad homosexual, los cuales no tienen porque coincidir.

Existe un falso mito popular que dice que en las parejas homosexuales uno de los hombres adopta un “rol” de varón y el otro un “rol” de mujer. Esa creencia surge de la comparación con la sexualidad heterosexual y la suposición de que el sexo entre personas del mismo sexo tiene las mismas características del coito heterosexual. Sin embargo esto no es lo común. Los homosexuales, por definición no “pretenden” ser del otro sexo (en ese caso serían transexuales) dado que su identidad sexual (masculino o femenino) no está en cuestión, sino solamente su orientación (en otras palabras: un hombre homosexual no pretende ser mujer, simplemente pretende ser un hombre al que le atraen otros hombres y que busca a alguien similar).

Muchos países occidentales han legalizado o al menos descriminalizado la homosexualidad, siguiendo recomendaciones del Parlamento Europeo y del Consejo de Europa.

Varios países europeos (los Países Bajos, Alemania, Bélgica, Eslovenia, Suiza, Reino Unido, Dinamarca, Austria, Portugal, Suecia, Noruega, Finlandia, Islandia, Hungría, España, Croacia, República Checa y algunas regiones de Italia) han cambiado sus leyes para que las parejas homosexuales tengan el derecho de casarse o de gozar de una protección equivalente. Varios estados permiten a los homosexuales adoptar hijos.

En México, la Asamblea del Distrito Federal aprobó el 9 de noviembre de 2006 la Ley de Sociedades de Convivencia entre personas del mismo sexo, apoyada por el PRD y por el PRI aunque presentada por el nuevo partido. La iniciativa fue combatida por el PAN, la jerarquía de la iglesia católica mexicana, el PES (Partido de Encuentro Social) -una asociación política nacional de evangelistas- y por grupos católicos como la Unión Nacional de Padres de Familia, los Caballeros de Colón y ProVida.

El 11 de enero del 2007, el Congreso del estado de Coahuila, al norte de México y que hace frontera con Texas, aprobó una ley semejante, llamada en ese caso como Ley de Pactos de Solidaridad Civil. El voto fue de 20 a favor – del PRI – y 13 en contra. En contra votó de nuevo el PAN, pero sorprende que el partido izquierdista, el PRD, haya votado con el conservador. Coahuila es la segunda entidad federativa mexicana con leyes que aprueban las uniones del mismo sexo.

La unión registrada de una pareja homosexual es un encuadre, entre otros, de vida en común. Es una institución totalmente nueva, y que tiene tan poca importancia numérica que no puede tener incidencia para el cambio de la posición del matrimonio dentro del encuadre del conjunto de la vida en común y de las formas de la familia. Si el problema de un ritual de bendición de la unión de una pareja registrada esta en estudio se debe a que los homosexuales, miembros de la Iglesia Evangélica Luterana de Dinamarca, lo han solicitado. Si las personas que viven bajo otras formas ordenadas de vida en común o de estructuras familiares, hubieran expresado el deseo de encuadres rituales eclesiásticos, está fuera de toda discusión que se hubieran tomado igualmente en consideración sus deseos.

Las personas que deseen unirse sentimentalmente con otra persona, no tienen por qué sufrir la imposición del Estado, de la sociedad, incluso bajo pena de prisión, de no vivir de acuerdo con esa orientación. No se ofende a terceros y no altera el orden moral, el hecho de que estas personas decidan unirse.

La cuestión de la homosexualidad ha sufrido distintos vaivenes a lo largo del tiempo y fue sucesivamente aceptada, rechazada, perseguida o reconocida. En la elección homosexual confluyen tantos parámetros como en cualquier otra actividad sexual, lo que indica que nunca se podrá entender a través de uno solo de ellos. Es decir que no podemos analizarla con el exclusivo prisma de la moral o de lo legal, o desde una óptica psicoanalítica o desde el placer.

Bibliografia

1. CASTAÑEDA, M, (1986), LA EXPERIENCIA HOMOSEXUAL, MÉXICO, DF, (PP.134-145). PAIDOS.

2. GIRALDO, O, (L982), MAS ALLÁ DE LA HETEROSEXUALIDAD, AVANCES EN PSICOLOGÍA CLÍNICA, MÉXICO, DF, (PP. 47-98), EDITORIAL LATINOAMERICANA.

  1. BULKIN, ELLY (1984) “CONTIGO EN LA LUCHA” NEW YORK EEUU EDITORIAL FIREBRAND BOOKS

4. ÁLVAREZ-GAYOU, JL (1986), SEXOTERAPIA INTEGRAL, MÉXICO, DF (PP.29-30), MANUAL MODERNO.

5. BUTLER, J, (1997), VARIACIONES SOBRE SEXO Y GÉNERO: BEAUVOIR, WITTIG Y FOUCAULT, EN LAMAS MARTHA COMP. EL GÉNERO, LA CONSTRUCCIÓN CULTURAL DE LA DIFERENCIA SEXUAL, PUEG-UNAM, MÉXICO, 1997, (PP. 34-37) EDITORIAL PORRÚA.

6. LAMAS, M, (1997), GÉNERO, DIFERENCIAS DE SEXO Y DIFERENCIA SEXUAL, DEBATE FEMINISTA, VOL. 20 (2), MÉXICO, DF

7. BROWN, JUDITH C.(2001), – LA LESBOFOBIA A TRAVÉS DEL TIEMPO. BUENOS AIRES, ARGENTINA (PP. 199), EDITORIAL MERIDIAN BOOKS

  1. LORDE, PUDRE (1984)”EL SEXISMO: UNA ENFERMEDAD CON MÁSCARA NEGRA” NEW YORK EEUU CROSSING PRESS

9. SABOGAL F, (1992), HOMBRES LATINOS GAY Y BISEXUALES: UNA COMUNIDAD DE ALTO RIESGO DEL VIH-SIDA, REVISTA LATINOAMERICANA DE PSICOLOGÍA, 24 (1), PP. 57-69.

  1. KATCHADURIAN, H, (L998), LA TERMINOLOGÍA DEL GÉNERO Y DEL SEXO, EN LA SEXUALIDAD HUMANA, MÉXICO, DF, (PP. 89), FCE.
  2. TRIPP, C.A. (1990) “LA CUESTIÓN HOMOSEXUAL” ED. EDAF – 1 BUENOS AIRES, ARGENTINA.

12. NÚÑEZ, G, (1999), SEXO ENTRE VARONES, COLECCIÓN: LAS CIENCIAS SOCIALES. ESTUDIOS DE GÉNERO, PUEG E IIS UNAM, COLEGIO DE SONORA, MÉXICO, DF, 1999.

13. ARDILA, R, (2001), PSICOLOGÍA FISIOLÓGICA (10º. REIMPRESIÓN), MÉXICO, DF, (PP. 183), TRILLAS.

14. BLEICHMAR, H (1997), INTRODUCCIÓN AL ESTUDIO DE LAS PERVERSIONES. LA TEORÍA DEL EDIPO EN FREUD Y LACAN. BUENOS AIRES, NUEVA VISIÓN, (PP. 230-231).

15. FOUCAULT, M, (1976), HISTORIA DE LA SEXUALIDAD II, EL USO DE LOS PLACERES. MÉXICO, DF, (PP. 450-452), SIGLO XXI.

4 comentarios:

  1. Me parece genial y muy completo

  2. Gracias, Juan!
    Pense que este tipo de articulos no les gustaria pero veo que me equivoque. El articulo original es un poco mas extenso, si te interesa puedo enviartelo.

  3. Christian Rodriguez

    Por favor buscar en GOOGLE el nombre STEFAN LANKA.

    porofesorchristianrodriguez@hotmail.com

  4. Hugo Mario Massa

    Me gusto mucho tu articulo .Me gustaria Delhi Su que me eviaras el articulo original ,que es mas extenso sobre esta orientacion sexual tan natural y normal como la heterosexualidad. Yo ,a pesar de la homofobia que sigue habiendo, la considero a la homosexualidad como una orientacion sexual maravillosa y apasionante y me interesaria conocer mucho mas sobre ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *