El objetivo integrador en la clase de Ciencias Mèdicas.

Facultad de Ciencias Médicas Isla de la Juventud
El objetivo integrador en la clase Ciencias Médicas. (Articulo).
Autores: MSc. Jesús Cecilio Serrano Naranjo. Profesor Asistente Ciencias Sociales.
Lic Ariadna Romero González. Profesora Instructora Psicología.
…………..Lic Gilberto Cabrera Talavera Profesor Instructor Química
Resumen:
Teniendo en cuenta la necesidad de “transformar la asistencia desde la docencia” este trabajo es resultado de la búsqueda bibliográfica, de la experiencia docente de los autores y de los lineamientos del MINSAP para la formación del profesional revolucionario que necesita el país en la actualidad; contiene un breve análisis que reafirma el lugar y el papel de los objetivos dentro del proceso docente educativo. Es de mucha importancia para la preparación de profesores noveles. Su aporte principal es práctico-metodológico, pues permite la elaboración de objetivos integradores para la clase brindando una explicación de las diferentes intencionalidades que debe llevar en su estructura.
Palabras claves: objetivos formativos, integradores, y proceso docente educativo.
Summary:
Taking into account the importance to transform the attendance from classes this work is the result of the bibliographical search of the author’s educational experience and the main goal of the MINSAP with the objective to increase the revolutionary professional’s performance that our country needs. Its material contains a brief analysis that reinforces the objective of the educative learning process. This work has a lot of importance for the preparations of the beginner professors. Their main contribution is methodological and practical, because allows us to elaborate integrated objectives for classes, giving an answer to the different processes that should have in their structure.
Key words: integrated and formative objectives, educative learning process.

Ante la convulsa e incierta situación internacional, de unipolaridad hegemónica del imperialismo y su ideología, que imponen la globalización neoliberal haciendo más aguda la pobreza y sus consecuencias: ignorancia, insalubridad y enfermedades, aceleradas por la agresividad contra los pueblos por arrebatarles sus recursos en nombre de una demagógica cruzada contra el terrorismo, el creciente deterioro del medio ambiente y el encarecimiento de los alimentos a causa de su irresponsable utilización como combustibles.
En medio de la gravedad de esos problemas, el cumplimiento de la estrategia del Líder de la Revolución cubana de probada valía científica en la práctica social de Cuba, exhibe una obra material y espiritual digna de ejemplo, que se presenta como una alternativa viable para el Tercer Mundo, seguida ya por no pocos gobiernos progresistas. La raíz de todo este desarrollo está en que para él “Una revolución solo puede ser hija de la cultura y de las ideas (2) ha sido una verdadera revolución cultural cuya máxima expresión la encontramos en los programas de La Batalla de ideas y los avances de la Pedagogía revolucionaria devenidas en socialista tras la alborada de Enero de1959.
Como un reflejo de este desarrollo se ha favorecido el estudio profundo de los componentes del proceso docente educativo (PDE); creándose un gran arsenal de ideas pedagógicas que enfatizan su carácter científico. Un número elevado de investigadores y pedagogos han hablado sobre los objetivos y su papel en la educación. Teóricamente se ha avanzado mucho en el conocimiento de este componente. Lo más significativo es la existencia de un consenso a favor de catalogarlo como el componente rector, el principal dentro del PDE.
La experiencia pedagógica de los autores de este modesto artículo, principalmente en la Educación Superior, los cursos de postgrados recibidos e impartidos a los profesionales de la educación y la salud, además de la constante preparación de los aspirantes al proceso de categorización profesoral y para cambios de categoría docente; son momentos de indiscutible acumulación de datos que permiten diagnosticar el estado de carencias, no en la teoría, sino en su vínculo con la práctica en la constante labor orientadora de los docentes principalmente los noveles. Cualquiera de ellos después de recibir la preparación metodológica, puede explicar el papel de los objetivos. Lo más difícil es aplicar su carácter integrador, en su menor nivel de generalidad: la clase.
Muchos profesores de experiencias, hacen resistencia a la elaboración de objetivos integradores para la clase, que es una forma superior de concebir cualquier planeamiento de las diferentes formas de organización del proceso señalado. Otros conscientemente lo rechazan porque piensan que es un trabajo baldío. Estos últimos lamentablemente caen en la ignorancia didáctica.
Como resultado del desarrollo exitoso de los programas de la Revolución afluyen a nuestros policlínicos universitarios numerosos profesores noveles: médicos, psicólogos, estomatólogos, enfermeras, y tecnólogos, entre otros; de altos conocimientos científicos en sus especialidades; el movimiento de alumnos ayudantes, es otra fuente necesaria que garantiza la continuidad del desarrollo del componente docente – investigativo – asistencial. Todos están deseosos de contribuir con la formación de los demás que estudian en las aulas de pregrado, se presenta entonces una necesidad: desarrollar su preparación pedagógica, pues la tarea de dirigir el PDE cada día afianza más su carácter científico.
Estas y otras motivaciones, nos han impulsado a realizar este artículo que pretende: Explicar la elaboración de un objetivo integrador para la clase, partiendo del análisis de sus elementos principales expuestos por los autores, para elevar la preparación metodológica de los docentes de las carreras de la salud.
En consonancia con esa estrategia de la Revolución cubana y nuestro Partido en cuanto a la formación de profesionales de la salud:
“La Docencia Médica Superior tiene la responsabilidad de formar los recursos humanos que necesita el Sistema Nacional de Salud (SNS) con una sólida preparación político – ideológica y educativa, científico – técnica y humanista, comprometidos con los principios de la Revolución (…), competentes para satisfacer adecuadamente las necesidades actuales y futuras de la salud en la comunidad”. (1)
Lo que significa que se necesita formar un revolucionario que sea: un médico, un psicólogo, un estomatólogo, una enfermera, o un tecnólogo con alto nivel de competitividad.
Si todas estas aspiraciones cristalizan en la clase como unidad básica del proceso docente educativo, si el objetivo es la categoría pedagógica rectora de este. ¿Cómo elaborar objetivos integradores para la clase de Ciencias Médicas?
Para alcanzar estos altos fines como se ha ido haciendo gradualmente hasta nuestros días, y para adecuarlos a las condiciones internas y externas en que se desarrolla el país, es necesario de una intensa preparación metodológica en los profesores que imparten docencia en cada una de las áreas de salud, muy necesarias para desterrar reminiscencias que aún quedan de la pedagogía pragmática, elitista y burguesa, que tratan de inculcarnos los medios de información del enemigo.
En esta dirección se mueve nuestra Facultad de Ciencias Médicas hace más de una década; pero el desarrollo de los programas de salud, tanto nacionales como internacionales, y los éxitos de la Revolución en los mismos, nos imponen nuevos retos en los cuales, estamos comprometidos todos los profesionales del sector. Ello incrementa el número de nuevos docentes para cubrir el proceso de universalización donde se desarrolla el Nuevo Modelo Pedagógico. Obtener lauros ante tales demandas es imposible sin el dominio profundo de la elaboración del sistema de objetivos para las clases, donde se materializa toda la misión educativa de nuestros centros de salud.
El objetivo es la categoría rectora, pues se define como el modelo del profesional que demanda la sociedad, pero independientemente de eso, también constituye el componente psicológico fundamental de este proceso por tener un carácter más subjetivo, en su forma en tanto aspiración, ideal, propósitos que durante todo el proceso docente se va conformando en el modo de pensar, sentir y actuar del futuro profesional. Su contenido es tangible.
En el objetivo se pone de manifiesto la unidad de lo cognitivo, lo afectivo y lo volitivo (conductual) que constituyen procesos subjetivos que conforman la estructura de la personalidad, al establecer los rasgos más generales esenciales que deben caracterizar al egresado de nuestra Educación Superior, lograr transformaciones transcendentales en él, tales como: conocimientos, hábitos, habilidades, capacidades, reflejados en motivos e intereses para el estudio, la investigación y en la eficiencia durante la práctica en la transformación del estado de salud de la comunidad; así como también convicciones, actitudes, sentimientos, carácter y cualidades que conllevan a un desarrollo integral y armónico de la personalidad.
Los objetivos en sentido general tienen las funciones de orientar y organizar el proceso docente, pues precisan el sistema de conocimientos, su estructura, el orden y el nivel en que los estudiantes se apropiarán de los mismos. Es esta la razón por lo que la orientación hacia los objetivos es un proceso motivacional-cognoscitivo y regulador que influye directamente en los fines propuestos.
Consideramos que el objetivo constituye un compromiso metodológico del docente a cumplimentar durante la clase, por lo que debe ser integrador, ella como unidad básica del PDE se rige por leyes y principios didácticos y resume todas las intenciones educativas que tiene como misión social la escuela. Durante esa actividad deberá lograrse un enriquecimiento personal de los estudiantes, lo que tiene que estar expresado en la esencia del objetivo. Este debe ser formativo para que la actividad sea más científica, a mayor grado de integralidad y precisión mayor será su efectividad.
Teniendo en cuenta lo explicado, podemos asegurar que se reducen al máximo los densos y complicados sistemas de objetivos que tradicionalmente fueron usados hace siglos y que aún no están totalmente erradicados. En caso de haber otros conocimientos necesarios que permitan enriquecer el contenido principal o entenderlo mejor, el docente se los propone como intenciones pedagógicas, sin que lleguen a alcanzar la categoría de objetivo.
Los autores consultados coinciden en explicar por separados los objetivos instructivos y educativos, algunos se refieren a los objetivos formativos. Este último concepto es muy importante. Consideramos que todos son intrínsecamente inseparables y que solo pueden ser divididos en el examen didáctico para una mejor comprensión. Las dos direcciones persiguen la formación armónica del futuro profesional íntegramente desarrollado a que aspira la Revolución; de ahí que las concepciones separatistas deben ser cambiadas y razonar con dialéctica en nuestra práctica pedagógica.
Defendemos la idea de explicarlos por separados para su mejor estudio, como lo hace el filósofo para explicar las leyes de la dialéctica materialista, sin embargo, al abordar el asunto desde ese ángulo, se hace énfasis en que todas actúan siempre y a la vez, como un todo en cualquier circunstancia con carácter obligatorio; en el desarrollo de los procesos y fenómenos de la naturaleza, la sociedad y el pensamiento. Con esa óptica marxista aplicada a la elaboración de objetivos, daríamos un salto de calidad de gran peso en el PDE.
Si el desarrollo alcanzado por la ciencia y la tecnología contemporáneas permiten que el hombre amplíe sus conocimientos infinitamente; si cada día se hace más necesaria la integración de los saberes para dar solución a los problemas que en número creciente afectan a la humanidad; si en esa interacción observamos una dialéctica cada vez más estrecha entre los objetos de las ciencias particulares, donde se desdibujan las fronteras entre ellas y la tecnología, surgiendo así nuevos conceptos, como: Tecnociencia, Biotecnología, Bioquímica, Morfofisiología, entre otros. La óptica de integración interdisciplinaria, no debe quedar solo en el campo teórico, del PDE actual, sino que debe ser aplicada específicamente a la clase, que es donde se objetivan todas las aspiraciones. En la clase actual se refleja esta tendencia con gran nitidez, no es científico aislar dentro de la misma un momento instructivo y otro educativo. “Instruir puede cualquiera, pero educar, solo quien sea un evangelio vivo” decía nuestro José de la Luz y Caballero en el siglo XIX, prestigiando el valor de la educación. Separar lo instructivo de lo educativo en dicho proceso es una acción estéril y antipedagógica.
La pedagogía socialista de Cuba considera que los objetivos educativos solo se logran a través de los objetivos instructivos. Nuestra opinión es que en la clase todos los objetivos deben ser integradores porque en ella se materializan todas las aspiraciones del desarrollo de la personalidad del nuevo profesional. La falta de habilidades para su elaboración, nos está impidiendo poner todos esos grandes avances teóricos en la práctica diaria.
Como resultado de la experiencia y la consulta realizada, a continuación proponemos tener en cuenta algunos consejos para la elaboración de los objetivos.
Los objetivos de la clase deben:
1. Constituir una unidad instructiva-educativa indisoluble.
2. Cumplir con los principios y leyes de la Didáctica.
3. Ser un compromiso del docente a cumplir obligatoriamente por los estudiantes durante el turno de clase.
4. Con arreglo al diagnóstico, determinar el conocimiento, la tarea didáctica principal, la intención metodológica y la intencionalidad educativa,
5. Estar expresados en forma de habilidad (una sola), no en forma de aprendizaje y con un alto grado de precisión. (Ver ejemplos más adelante)
6. Cumplir entre sus funciones las de: orientación, organización y dirección del proceso de enseñanza aprendizaje / comprobación y evaluación de la eficiencia / proyección futura del trabajo y dar a la enseñanza un carácter sistémico.
7. La esencia del objetivo no es la actividad en sí, sino el resultado de la misma a alcanzar por los alumnos.
8. No deben ser confundidos con los contenidos del sumario.
9. Ser el resultado de la derivación gradual según su nivel de generalidad: objetivos de máxima generalidad en las aspiraciones del PCC para la sociedad cubana y el Estado/ objetivos generales del Modelo del profesional de la salud/ objetivos del programa de la Disciplina/ objetivos del programa de la asignatura/ objetivos particulares de temas y singulares de la clase.
La clase es un acto científico y creativo por lo que no debe ser encerrada en patrones rígidos. Por esa razón sólo estamos proponiendo una manera de actuación que puede o no ser tomada en cuenta, intentamos colocar un grano de arena a ese incesante perfeccionamiento.
No podemos olvidar que la principal responsabilidad que tiene un docente es la de ofrecer clases de calidad y esto solo es posible cuando se hace una buena selección del (los) objetivos para la misma.
A continuación proponemos a los lectores algunos ejemplos que ilustran la explicación anterior:
a) Asignatura: Morfofisiología I
Objetivo.
/ Explicar la estructura morfofuncional de la médula espinal, así como las malformaciones congénitas más frecuentes en ella, / partiendo de la búsqueda y el análisis de la bibliografía básica seleccionada, y la solución de situaciones problémicas / en función de la formación del Médico Integral para elevar la eficiencia de su práctica comunitaria.
*La primera cuestión se refiere al desarrollo de: conocimientos, habilidades, hábitos y capacidades: que se traducen en convicciones. Se cumple el principio unidad teoría y práctica.
* La segunda trata del método, procedimientos, los medios y el nivel de profundidad que se expresa, en penetrar la esencia del contenido en un trabajo productivo con el texto, para buscar, aprehender y exponer el conocimiento adquirido.
*La tercera es la intencionalidad educativa, transformar la asistencia desde la docencia, una forma muy revolucionaria de interpretar la política de salud cubana, recoge además, la concepción del mundo, actitudes, sentimientos y valores que se traducen en cualidades de la personalidad.
• Como se observa en el objetivo aparecen claramente expresadas las funciones docente-educativa, investigativa y asistencial. Por tanto es un objetivo desarrollador.
Todo esto tiene como resultado el desarrollo integral del profesional que necesita la Salud para el Tercer Mundo por el cual luchamos, donde se han obtenido grandes éxitos por la Revolución.
Esta explicación es válida para los demás objetivos y para cualquiera de las asignaturas del plan de estudios, con sus especificidades.
b) Asignatura: Filosofía y Sociedad I. Tema 7.
Objetivo.
/ Explicar el impacto del neoliberalismo en la salud latinoamericana, / partiendo de la búsqueda y análisis del artículo seleccionado, con énfasis en las vertientes política, económica y como ideología del capitalismo en su fase hegemónica; / para demostrar la superioridad del Sistema Nacional de Salud socialista de Cuba.
c) Asignatura: Psicología Médica I. Tema 1.
Objetivo. / Explicar los aportes de los procesos psíquicos a la formación de la imagen del mundo y su influencia en el proceso salud-enfermedad; / a partir del análisis de fragmentos de la obra de Lenin y del Che, también la exposición de la profesora; / para elevar la cultura psicológica del futuro profesional de la salud, desde una perspectiva dialéctico- materialista y comunitaria.
d) Asignatura: Química. Tema: Los hidrocarburos saturados.
Objetivo.
/ Caracterizar los compuestos orgánicos en correspondencia con su grupo funcional, nombre y fórmula estructural, haciendo énfasis en su importancia y el impacto negativo de su uso irresponsable, / desde el análisis de su serie homóloga en diálogo con el docente, para elevar la cultura ecológica del enfermero, útil para su labor comunitaria.
e) Talleres de Historia de Cuba. Taller 5.
Objetivo.
/ Valorar la obra de la Revolución cubana, / a través del análisis de fragmentos de documentos históricos trascendentales, / para preparar los estudiantes en el enfrentamiento a la guerra ideológica impuesta por el imperialismo y la mafia anticubana de Miami.
Conclusiones:
La derivación y elaboración de los objetivos para la clase es condición primera y decide el éxito del proceso docente educativo y con ello el desarrollo de la personalidad del futuro profesional de la salud.
Por su gran complejidad y significación pone a prueba: el poder de síntesis, la maestría pedagógica del profesor, así como la colaboración con otros docentes de mayor experiencia. Requiere de dedicación, esfuerzo personal y de trabajo en el colectivo de disciplina y de asignatura.
La concepción de los objetivos formativos-desarrolladores para la clase, como forma novedosa permite la solución de las numerosas dificultades y deficiencias, por las que atraviesa nuestro proceso docente educativo en el municipio.
En el acto científico y creativo de la clase, no se admiten patrones rígidos; es un desafío a la preparación, tanto de profesores como metodólogos, al decir de Lenin pensar en sentido dialéctico y ver esta propuesta como una manera de actuación, que tiene mucha utilidad teórico-práctica.
Recomendaciones:
Proponer al Consejo Científico de la Facultad de Ciencias Médicas la publicación de esta ponencia para ponerlo al alcance de todos los centros docentes de la salud de nuestro territorio.
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:
1. MINSAP ÁREA DE DOCENCIA E INVESTIGACIÓN. —Organización desarrollo y control del Proceso Docente Educativo en la APS. —Barcelona: Talleres gráficos Canigó, S.L. Sin año de edición. p1, 2y3.
2. CASTRO RUZ, FIDEL. —Discurso en el aula Magna de la Universidad Central de Venezuela 3-2-1999. —La Habana: Ed. Política, 1999.p4.
BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA:
1. ÁLVAREZ DE SAYAS, RITA MARINA Y DÍAZ PENDÁS, HORACIO. —Metodología de la enseñaza de la Historia, tomo 1. —La Habana: Ed. Pueblo y Educación 1985. 102p.
2. CASTRO RUZ, FIDEL. —Discurso en el aula Magna de la Universidad Central de Venezuela 3-2-1999. —La Habana: Ed. Política,1999. 66p.
3. CASTILLO ÁLVARE NIURKIS.- Tesina para diplomado de pedagogía. 2007
4. GONZÁLEZ HERNÁNDEZ, GONZALO.- Algunas consideraciones acerca de los Objetivos. Sin lugar de publicación, editorial, ni fecha de impresión, Infomed / 2008. 9p.
5. LANDALUCE GUTIÉRREZ, OLGA.- Pedagogía para Tecnología de la Salud. — La Habana; Ed. ECIMED, 2006. 82 P.
6. MINSAP ÁREA DE DOCENCIA E INVESTIGACIÓN. —Organización desarrollo y control del Proceso Docente Educativo en la APS. —Barcelona: Talleres gráficos Canigó, S/L. Sin año de edición. 307p.
7. GONZÁLEZ ÄLVAREZ, RAFAELA. —Presentación en Power Point sobre objetivos. Facultad de Ciencias Médicas.__ Nueva Gerona. 2007.
8. Serrano, Naranjo, Jesús Cecilio.-Tesis de Maestría.- Isla de la Juventud, 2004. 100p.

jcecilio

MsC Profesor de Ciencias Sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *