¿Vale la pena luchar por la causa?

Muchas veces desistimos en nuestras luchas diarias porque creemos que nuestro esfuerzo es insignificante, que no vale la pena y que no va a servir para nada. Otras veces pensamos que la causa en sí misma es una causa perdida, que nuestra participación no va a modificar el orden establecido. Y de una u otra manera abandonamos el campo de batalla sin tan siquiera haber luchado.

Cuando pensamos en el abuso sexual infantil, en todos esos casos de pederastia que escuchamos una y otra vez por los medios, nos indignamos y proferimos todo tipo de improperios, pero ¿hacemos algo más? Todos tenemos en nuestras manos la decisión de hacer muchas cosas. Hay una campaña contra la pederastia que se puso en marcha por personas que creen que si vale la pena promover estas iniciativas. Yo mismo estoy en campaña permanente desde mi blog: http://forogam.blogspot.com/

En ocasiones preferimos escudarnos en el hecho de que lo que nosotros hagamos no va a cambiar nada. Sólo es una excusa para permanecer inactivos y dejarnos vencer por la visión negativa de la realidad. Esta campaña contra la pederastia ¿va a lograr que desaparezca esta lacra social? No, desde luego que no. Pero en mi opinión lo más importante no son los resultados concretos que puedan obtenerse, sino los cambios que se producirán en cada uno de nosotros y que repercutirán en el cambio de la conciencia social. Y eso es lo realmente importante. Cuando todos nos enfrentemos juntos a una situación injusta, lograremos derribar barreras y lograremos modificar leyes que no sirven, por ejemplo, para impedir que pueda hacerse impunemente apología de la pedofilia.

Vale la pena luchar por la causa. Siempre vale la pena.

Un comentario:

  1. muy bueno tu analisis. siempre vale la pena todo acto que sea ordenable al bien que buscamos. mas alla de los resultados como decis pero el cambio esta en uno. si todos pondriamos un poquito para cambiar la realidad… pero ese puntapie inicial ,arcado por la indiferencia, el relativismo y demas son obstaculos que tenemos y no lo vemos. saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *