Amor prohibido en Teherán

ÍNDICE DE FOROS Foros Foro para prosas Socio-politicos Amor prohibido en Teherán

Este tema contiene 3 respuestas, tiene 3 mensajes y lo actualizó  Abel hace 7 años, 2 meses.

Viendo 4 publicaciones - del 1 al 4 (de un total de 4)
  • Autor
    Publicados
  • #1230 Responder

    Anónimo

    Mientras estaban sumergidos en lo más profundo del sueño, Mohamed y Hamid fueron despertados con el estruendo de la brusca apertura de la puerta de su habitación, derrumbada de una patada. No les dio tiempo a reaccionar. Estaban desnudos, tumbados en la cama. Cuando, por instinto, hicieron un amago de incorporarse, uno de los tres barbudos que había irrumpido en la habitación les pegó sendos culatazos en la cara con su escopeta. Tras unos segundos de nublosa confusión, gritos aterrorizados y súplicas patéticas, los tres barbudos vestidos de negro obligaron a los dos jóvenes de veinte años a arrodillarse en el suelo. En ese instante, los dos amantes sabían que iban a morir. Habían cometido el gran delito de ser homosexuales y, tras ser descubiertos, iban a pagar por ello.

    De nada les sirvió a la pareja romper a llorar. Aún más si cabe, lo que hizo fue irritar a los tres milicianos, baluartes del orden y las buenas costumbres, que veían en ello un síntoma de su infinita degradación. Mientras comenzaron a golpearles, les gritaban que eran unos “perros infieles”. El pecado era flagrante y sólo tenía un castigo posible: la muerte.

    Tras ser obligados a vestirse con las ropas que permanecían esparcidas por el suelo desde la noche anterior, sus captores les taparon los ojos y los metieron a trompicones en una furgoneta. Veinte minutos después, aparecieron en una plaza cualquiera del sur de Teherán. Cuando les quitaron las vendas de la cara, pudieron ver un espectáculo aterrorizador. Treinta personas, cuya mirada desprendía un odio atroz, les rodeaban y les cubrían de insultos y maldiciones. Todo ello frente a una barra horizontal de hierro de la cual pendían dos férreas sogas.

    Todo fue tan rápido que ni siquiera tuvieron tiempo de decirse nada. Fue entonces cuando Mohamed y Hamid, uno al lado del otro, rodeados sus cuellos de la aspereza de la cuerda de la muerte, se miraron. No se hablaron. Simplemente se miraron. Sólo fueron cuatro o cinco segundos, pero con esa mirada de la vida que se va, de la incomprensión ante el fanatismo más irracional, de la desazón por el robo de una hipotética felicidad en común… se despidieron.

    Cuando el sonido de los cuellos rotos se apoderó de la plaza, la turba, gozosa y exultante, estalló en gritos y bendiciones hacia su Dios. Era su particular holocausto a un Dios al que a esa misma hora se dirigían millones de fieles pacíficos, gozosos, profundos y arrodillados en dirección a La Meca.

    PD. Escrito el 20 de agosto de 2007.

    MIGUEL ÁNGEL MALAVIA

    http://blogs.periodistadigital.com/laho … erdad.php/

    #3569 Responder

    Abel
    Jefe de claves

    Querido amigo, estamos en sintonía. Y que casualidad, que tu relato coincide geográficamente con el mío, que publiqué hace un tiempo en este mismo foro y algún blog que gestiono.

    Lo titulé “Vergüenza de género”, y también trata de amores prohibidos en paises con regímenes fanáticos.

    Por si quieres leerlo, aquí lo tienes: viewtopic.php?t=4.msg726#msg726

    Un abrazo.

    #4352 Responder

    Anónimo

    Ante todo ofresco una disculpa si mi comentario ha resultado ofensivo.

    La sabia declaración de la abuela Remigia incluía a los homosexuales como eternos soñadores.

    Remigia no se andaba con trastadas, ella sabía que el género humano comprende multitud de preferencias desde lo gastronómico hasta lo sexual…

    Aunque en ocasiones, estas preferencias no sean del todo correctas…Sin embargo ante todo debe medrar la tolerancia. ¿Quién puede considerarse juez de su prógimo?
    Yo no puedo, al menos puedo ser juez de mi propia persona.

    #4353 Responder

    Abel
    Jefe de claves

    Ante todo ofresco una disculpa si mi comentario ha resultado ofensivo.

    La sabia declaración de la abuela Remigia incluía a los homosexuales como eternos soñadores.

    Remigia no se andaba con trastadas, ella sabía que el género humano comprende multitud de preferencias desde lo gastronómico hasta lo sexual…

    Aunque en ocasiones, estas preferencias no sean del todo correctas…Sin embargo ante todo debe medrar la tolerancia. ¿Quién puede considerarse juez de su prógimo?
    Yo no puedo, al menos puedo ser juez de mi propia persona.

    Casanova, acepto tus disculpas, pues me he percatado que el comentario referente a los homosexuales está entre comillas, y es por tanto una cita ajena a ti. De todas formas, yo no lo calificaría de “sabia declaración”, pues el que lo ha escrito sí tiene prejuicios, o vive anclado en la historia y la evolución de las modernas sociedades tolerantes con todas las formas de ser, pensar o ejercer su sexualidad en libertad.

    Gracias por tus comentarios, y por ofrecerte al debate.

    Un saludo.

Viendo 4 publicaciones - del 1 al 4 (de un total de 4)
Respuesta a: Amor prohibido en Teherán
Tu información:




No se admiten más comentarios

  • loading...
Creado con Tempera & WordPress.