LITERATURA PROSISTA - LA LITERATURA EN EL SIGLO XX [De 1900 a 1939]: El teatro - 3ª parte
 Cultureduca: Cultura educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 21 usuarios conectados    

 

/cultureduca/litepros_literatura-en-el-siglo-xx-1900-1939-el-teatro-03





Literatura prosista

LA LITERATURA EN EL SIGLO XX [De 1900 a 1939]

El teatro - 3ª parte


1 2 3 4 5 6



Principales dramaturgos (continuación)

Ramón María del Valle-Inclán

Introducción biográfica

ació en Villanueva de Arosa, Pontevedra (1866-1936), y se llamaba Ramón del Valle y Peña. Comenzó a estudiar Derecho, que abandonó por problemas familiares; vivió en México (1892-93), donde fue soldado. A su regreso se estableció en Pontevedra y comenzó a escribir en periódicos.

Valle-Inclán añadió elementos fantásticos a su propia biografía: de alguna manera inventó literariamente parte de su vida. A partir de 1895 se instaló en Madrid, donde mantuvo relaciones con algunos de los escritores del 98. En 1899 perdió un brazo, tras una riña con el escritor Manuel Bueno. Realizó otros dos viajes a América, en 1910 (con la compañía teatral de María Guerrero) y en 1922. En 1929 fue encarcelado por Primo de Rivera. En 1931 fue nombrado director de la Academia Española de Roma. Murió en Santiago de Compostela.

Obra

Valle-Inclán cultivó todos los géneros literarios, pero seguramente es su teatro el que mayor trascendencia ha tenido.

Sus primeras obras dramáticas fueron: El marqués de Bradomín (1906), Cuento de abril (1912), La cabeza del dragón (1912), Voces de gesta (1912), La marquesa Rosalinda (1913), El embrujado (1913).

Por esta época inicia el ciclo de sus Comedias bárbaras (Águila de blasón, Cara de plata y Romance de Lobos, 1907-22), ambientadas en el mundo gallego y que representan el paso a los esperpentos, la parte de su obra más original e interesante.

La denominación de "esperpento" para sus obras aparece por primera vez en Luces de bohemia (1920), obra que con las tres agrupadas en Martes de carnaval (1930: Las galas del difunto, Los cuernos de don Friolera y La hija del capitán) son las que él consideraba como tales esperpentos. Pero elementos parecidos aparecen en todas sus obras posteriores a 1920: Divinas palabras (1920), La rosa de papel (1923), La cabeza del bautista (1924), Sacrilegio (1924) o Ligazón.

El esperpento de Valle-Inclán es una deformación de la realidad contemporánea, presentada de forma humorística y cruel, que contiene una crítica dura contra la organización de la sociedad española. En Luces de bohemia lo formula en un diálogo entre los dos personajes principales, con frases como éstas: "El sentido trágico de la vida española sólo puede darse con una estética sistemáticamente deformada"; "España es una deformación grotesca de la civilización europea"; o "Las imágenes más bellas en un espejo cóncavo son absurdas".

Los comienzos literarios de Valle-Inclán fueron modernistas; se le considera uno de los principales prosistas y poetas españoles de este movimiento. Aromas de leyenda (1907) y El pasajero (1920) son dos libros de versos modernistas que, junto a La pipa de kif (1919), su obra más personal, se publicaron en 1930 con el título de Claves líricas.

Estos comienzos modernistas se aprecian también en sus primeras obras en prosa: Femeninas (1895), la Sonata de otoño (1902) y Jardín umbrío (1903). Las cuatro Sonatas (de Otoño, Primavera, Estío e Invierno, 1902-05) están dentro del mundo decadente y esteticista propio del Modernismo. Se desarrolla cada una en un lugar diferente: Italia, México, Galicia y la corte carlista de Estella. Lo más destacado es su lenguaje, cuidado y refinado, próximo a la prosa poética.

Después de La guerra carlista (1908-09) la narrativa de Valle se dirige hacia soluciones similares a las del esperpento teatral; y es también en esta línea donde consiguió sus obras más interesantes con las novelas La corte de los milagros, Viva mi dueño y Baza de espadas, integrantes de una proyectada serie histórica titulada El ruedo ibérico y publicadas entre 1927 y 1932; y sobre todo con Tirano Banderas (1926), sátira de un dictador imaginario americano, de rico lenguaje y que ha influido en gran medida en novelas de autores hispanoamericanos posteriores.

1 2 3 4 5 6

  

Visita nuestra web dedoclick Naturaleza educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE© ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - ww.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦ Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía  ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios