LITERATURA PROSISTA - LA LITERATURA EN EL SIGLO XVIII: Política y nuevas ideas - 2ª parte
 Cultureduca: Cultura educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 20 usuarios conectados    

 

/cultureduca/litepros_literatura-en-el-siglo-xviii-politica-y-nuevas-ideas-02





Literatura prosista

LA LITERATURA EN EL SIGLO XVIII

Política y nuevas ideas - 2ª parte


1 2 3



El despotismo ilustrado

n el terreno político, supone una evolución del absolutismo monárquico y, como él, es de signo autoritario. Algunos monarcas europeos intentaron aplicar parte de las ideas de la Ilustración a sus gobiernos, principalmente la idea de progreso. Para ello, contaron con la ayuda de algunos ministros ilustrados que, a su vez, intentaron hacer progresar material y culturalmente a sus países. Pero todo ello sin contar con la participación de los ciudadanos, que se veían así bajo la tutela paternalista del poder. La famosa frase utilizada en el siglo XIX para definir el despotismo ilustrado ("Todo para el pueblo pero sin el pueblo") sigue siendo un buen resumen de las pretensiones de los monarcas y ministros ilustrados.

Las bases en que se asentaron estos intentos de cambio realizados desde el viejo poder absoluto fueron el centralismo, con la supresión de los poderes regionales o especiales, un cierto anticlericalismo del que es muestra la expulsión de los jesuitas de varios países, un relativo desarrollo y evolución de la economía, y diversas realizaciones culturales (creación de academias, sociedades e instituciones culturales diversas, reformas de los sistemas de enseñanza, etc.). En la segunda mitad del siglo XVIII, se llevan a cabo estos "experimentos" reformistas, pero la Revolución francesa de 1789 acabó con ellos: asustados por los efectos que las ideas ilustradas habían producido en Francia, los demás monarcas absolutos europeos se alían en la defensa de los valores tradicionales y vuelven a unirse con la nobleza y la Iglesia, produciéndose a continuación una época de represión de todas las ideas que propugnaran cualquier tipo de cambio.

Los monarcas que más confianza pusieron en el despotismo ilustrado fueron Catalina II en Rusia, Federico II en Prusia, María Teresa y José II en Austria y Carlos III en España. Sirvió su labor, al menos, para una cierta modernización de la vida en sus estados.

La influencia francesa

Tanto en el aspecto político como en el cultural, desde el siglo XVII, Francia es el país más poderoso e influyente. La pérdida de la hegemonía en el mundo y la decadencia española del siglo XVII dieron paso al predominio francés, que alcanzó su más alto grado durante el largo reinado de Luís XIV (1643-1715).

La literatura clásica francesa, con la adopción de las reglas y preceptivas literarias clásicas, va a servir de guía y modelo a buena parte de los autores de otros países. Esta influencia fue especialmente manifiesta en España, en los dos polos (aceptación y rechazo), y las discusiones sobre la beneficiosa o nefasta influencia de lo francés (en la literatura, la política, las ideas, la lengua...) serán continuas durante todo el siglo, empleándose a comienzos del XIX el término "afrancesado" con connotaciones peyorativas y de traición a la causa de la independencia nacional, tras la invasión francesa de España.

1 2 3

  

Visita nuestra web dedoclick Naturaleza educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE© ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - ww.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦ Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía  ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios