LITERATURA PROSISTA - LA LITERATURA EN EL SIGLO XIX: El Realismo - 13ª parte
 Cultureduca: Cultura educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 20 usuarios conectados    

 

/cultureduca/litepros_literatura-en-el-siglo-xix-el-realismo-13





Literatura prosista

LA LITERATURA EN EL SIGLO XIX

El Realismo - 13ª parte


1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23



La prosa narrativa: Principales narradores (continuación)

José María de Pereda

Introducción biográfica

ació en Polanco, Cantabria (1833-1906) y estudió en Santander y después en Madrid, donde inició su vida literaria con algunos ensayos teatrales. Estuvo enfermo de cólera, lo que le produjo posteriores problemas nerviosos. Vivió casi toda su vida en Polanco y en Santander, con algunos viajes (Andalucía, París, Portugal).

José María de Pereda

Su ideología era conservadora y fue diputado por el Partido Carlista en 1868. Ello no impidió que mantuviera una profunda y cordial amistad con Pérez Galdós, uno de los escritores más progresistas de la época. Fue académico desde 1897.

Obra

Comenzó a escribir en revistas de Santander cuadros de costumbres que más tarde reunió en libros: Escenas montañesas (1864), Bocetos al temple (1870-76), Tipos y paisajes (1871) y Tipos trashumantes (1877). En este caso siguió el modelo literario de Ramón de Mesonero Romanos; sus artículos muestran un matiz crítico contra los tópicos sociales más extendidos.

En novela, comenzó con obras en la línea de Fernán Caballero, de "buenos y malos", defendiendo el autor la posición más conservadora, católica y tradicional. De este tipo son El buey suelto... (1878), en la que critica las modernas ideas sobre las ventajas de la soltería; Don Gonzalo González de la Gonzalera (1879), que es una ridiculización de las ideas revolucionarias, y De tal palo, tal astilla (1880), que es un ataque a los ateos y descreídos y una réplica a la obra de Galdós Gloria.

Sus obras más famosas y más conseguidas son las que tratan del mundo de la montaña santanderina; en ocasiones se las ha llamado "novelas-égloga" o "novelas-idilio" por presentar una visión plácida, agradable e idílica de la vida rural, frente a la vida moderna de las ciudades. En este grupo están El sabor de la tierruca (1882), Sotileza (1885), La Puchera (1889) y Peñas arriba (1895).

Otros títulos novelescos son: La Montálvez (1888) y Pedro Sánchez (1883), cuyo escenario es Madrid; Al primer vuelo (1890), Nubes de estío (1890) y Pachín González (1896), la última novela que publicó.

Lo más destacable en sus novelas es su técnica descriptiva, muy minuciosa, cercana a la utilizada por los naturalistas (de los que ideológicamente estaba muy alejado) y la inclusión en los diálogos de expresiones populares y dialectales.

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23

  

Visita nuestra web dedoclick Naturaleza educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE© ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - ww.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦ Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía  ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios