LENGUA - LINGÜÍSTICA: El lenguaje verbal - 2ª parte
 Cultureduca: Cultura educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 18 usuarios conectados    

 

/cultureduca/leng_ling_lengverb02



Lengua

LINGÜÍSTICA

El lenguaje verbal - 2ª parte


1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17



El signo lingüístico (continuación)

Arbitrariedad

a relación que se establece entre significante y significado es arbitraria. Nada hay en un significante que exija un determinado significado ni viceversa. Tampoco lo hay en la realidad. Un mismo concepto se expresa -y un mismo referente se designa- mediante significantes que son distintos en español ("árbol"), francés ("arbre"), alemán ("baum"), inglés ("tree")...

Como la diversidad de lenguas muestra, la relación entre las dos caras o planos del signo lingüístico estriba en una convención, en un acuerdo entre los hablantes.

Que un signo sea arbitrario no quiere decir que los usuarios puedan cambiarlo a su gusto -como ocurría en un cuento de Miquel Obiols, en que la protagonista, una niña, decide usar "lápiz" con el significado de "padre", "carpeta" para "madre", "cantar" en lugar de "comer"-. Esto sólo les llevaría a no ser entendidos por nadie, a no ser que los cambios se extiendan por lo menos a otro hablante, con quien compartiría así una especie de lenguaje secreto -es lo que ocurre en el cuento-. Al nacer nos sumergimos no sólo en una época y un país, sino también en una lengua a cuyas reglas no podemos más que someternos, so pena de caer en la incomunicación.

Mutabilidad e inmutabilidad

Sin embargo, los signos cambian de muchas maneras. Unos desaparecen ("poridad") y algunos nacen ("agujeros negros"); unos modifican su significante ("radiodifusión": "radio") y algunos significantes se adaptan a nuevos significados ("azafata"). Pero ello ocurre en un proceso que es largo en la historia y extenso en lo social.

Para el individuo y para el presente los signos lingüísticos son inmutables; para la sociedad y la historia son, en cambio, objetos que varían. Ambos fenómenos no son, pues, contradictorios sino complementarios, puesto que los dos dependen de la arbitrariedad del signo: inmutabilidad porque, siendo arbitrario, no puede ser cuestionado en nombre de ninguna razón; mutabilidad porque, siendo arbitrario, siempre puede cambiarse.

¿Hay signos motivados?

Con todo, encontramos en las lenguas ciertos signos que parecen contradecir esta arbitrariedad. Se trata de las onomatopeyas, palabras cuyo significado trata de evocar un sonido efectivamente existente en la realidad. En el lenguaje infantil son abundantes: el niño llama "guau" al perro y "pío" al pájaro, "rin-rin" a un timbre o "rataplán" a un tambor. Palabras como "bisbisear", "chistar" o "tiroriro" son onomatopéyicas. Pero si comparamos algunas onomatopeyas en distintas lenguas -la del gallo es "quiquiriquí" en castellano, "coquericó" (que suena aproximadamente como "kokrikó") en francés: nadie en su sano juicio diría que los gallos cacarean de distinta manera a un lado y otro de la frontera-, vemos que cada una de esas lenguas reorganiza a su manera un determinado material sonoro, somete a específicas convenciones -su timbre, sus esquemas de entonación, su propio sistema fonológico- dicho material.

Hay otros signos en la lengua que parecen motivados: las palabras derivadas ("blanquear") o las compuestas ("aguanieve") vienen exigidas por las primitivas o simples que las originan. Y si miramos a la historia vemos que casi todas las palabras derivan de otras (los étimos de la lengua originaria, como el latín para el castellano). Pero tales motivaciones remiten siempre a una arbitrariedad, a una convención de principio que resulta esencial.

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17

  

Visita nuestra web dedoclick Naturaleza educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE© ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - ww.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦ Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía  ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios