HISTORIA Y ARTE - EL SIGLO XIX: Introducción - 5ª parte
 Cultureduca: Cultura educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 22 usuarios conectados    

 

/cultureduca/histart_siglo-xix-introduccion05





Historia y Arte

EL SIGLO XIX

Introducción - 5ª parte


1 2 3 4 5 6



Un modelo de progreso basado en el constante cambio (continuación)

ras la caída de la mortalidad por los factores ya descritos, el aumento de la población que ya se había iniciado en el siglo XVIII se vio ligeramente frenado en dos momentos del siglo XIX: entre 1825 y 1840 por efecto de crisis económicas y entre 1880 y 1896 por efecto de las crisis agrícolas y de la fuerte emigración de la población europea en esos años.

Ello evidencia hasta qué punto el crecimiento demográfico estuvo condicionado por las circunstancias económicas. Ahora bien, esa coincidencia tuvo un doble sentido, ya que el aumento de la población fue un potente dinamizador de la actividad productiva no sólo como mano de obra, sino también como mercado de consumo.

La Revolución Industrial y todas las consecuencias que de ella se derivaron fueron aún elementos más poderosos en ese estado de constante progreso que comenzó a caracterizar la evolución histórica desde el siglo XIX.

El proceso de renovación técnica, que supuso la Revolución Industrial, iniciada en la Inglaterra del siglo anterior, pronto se transformó en un proceso continuo (que, de hecho, ha llegado hasta nuestros días) actuando como factor determinante de la vida económica y como condicionante de la problemática social en muchos aspectos.

La aparición de nuevas máquinas, de nuevos inventos o de nuevas soluciones técnicas solía producirse como respuesta a una necesidad, pero también generaba nuevas necesidades. Así, por ejemplo, la máquina de vapor solucionó el problema de la necesidad de una fuerza motriz, pero exigió el desarrollo de la minería para obtener carbón y minerales metálicos y de la metalurgia para fabricar las máquinas de vapor y las máquinas a las que se aplicaba la nueva fuerza motriz.

La aparición del maquinismo supuso un aumento de las producciones y exigió la búsqueda de nuevos mercados y la aplicación de nuevas técnicas al comercio, que, por otro lado, se veía favorecido por el aumento demográfico. Alcanzar nuevos mercados creó una nueva necesidad, la de un nuevo sistema de transporte.

Surgieron así la locomotora y el ferrocarril, con lo que minería y metalurgia recibieron un nuevo impulso, al tiempo que se hizo necesaria cierta reorganización de las producciones, tendentes ahora a la especialización, ya que el nuevo sistema de transporte permitía el traslado de cantidades enormes de productos, con lo que también el comercio vio aumentar sus posibilidades de intercambio.

La expansión del ferrocarril, como de cualquier otro invento, se hizo gradualmente, de modo que, a medida que se extendía por Europa la instalación del nuevo sistema de transporte, cambiaban las condiciones de base, repercutiendo en muy diferentes lugares y actividades.

1 2 3 4 5 6

  

Visita nuestra web dedoclick Naturaleza educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE© ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - ww.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦ Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía  ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios