HISTORIA Y ARTE - EL IMPERIO BIZANTINO: Manifestaciones artísticas - 3ª parte
 Cultureduca: Cultura educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 20 usuarios conectados    

 

/cultureduca/histart_imperio-bizantino-manifestaciones-artisticas03





Historia y Arte

EL IMPERIO BIZANTINO

Manifestaciones artísticas - 3ª parte


1 2 3



Las artes figurativas. El mosaico

n la concepción arquitectónica bizantina siempre fueron mucho más importantes los interiores que los exteriores. Por ello y bajo la influencia oriental, la decoración interior de las iglesias es tal que, a veces, resulta difícil encontrar un muro carente de ornamentación.

Ahora bien, esa riqueza decorativa nunca fue arbitraria, sino que siempre estuvo sujeta a un programa iconográfico riguroso, en el que se distinguían diferentes zonas, correspondiéndole a cada una de ellas una temática propia. Así, el centro de máximo interés era la cúpula o la media cúpula del ábside y por ello allí se representaba la figura de Cristo Pantocrátor (todopoderoso) rodeado de ángeles o de profetas.

Con frecuencia el color utilizado como fondo en estas zonas dedicadas a lo divino y lo celeste, fue el oro, ya que la importancia de las figuras de Cristo, la Virgen o los Santos debían tratarse con el máximo lujo por razones puramente místicas. De igual modo, el tamaño de las figuras correspondía a criterios jerárquicos, es decir, se representaba con mayores dimensiones a las figuras más importantes (perspectiva jerárquica).

De las artes figurativas bizantinas, el mosaico fue la técnica que alcanzó más brillantez y originalidad. El mosaico bizantino, a diferencia del romano que era de pavimento, fue casi exclusivamente mural y apenas sufrió variaciones técnicas o estéticas a lo largo del tiempo. El uso de pasta vítrea en forma de teselas, junto a todo tipo de mármoles y piedras, hizo de los mosaicos bizantinos obras de una gran variedad cromática.

La querella de los iconoclastas hizo que se destruyeran muchos de los mosaicos de las tierras del Imperio, por ello, las mejores muestras de los mosaicos de la Primera Edad de Oro se encuentran en Italia y especialmente en las iglesias de San Vital y San Apolinar de Rávena. De la Segunda Edad son buenas muestras los de San Marcos de Venecia y los de varias iglesias del sur de Italia y Sicilia (Palermo y Cefalú). Por lo que respecta a Constantinopla se conservan en Santa Sofía los mosaicos realizados tras la restauración de las imágenes.

Mosaico de la catedral de Cefalú
Mosaico de la catedral de Cefalú

Durante la Tercera Edad de Oro, los mosaicos comenzaron a ser sustituidos por pinturas murales que se acogieron a la misma temática y al mismo programa iconográfico del mosaico. En este mismo periodo se desarrolló, también, la pintura sobre tabla que generó los llamados iconos, cuyos modelos quedarían pronto fijados para repetirse, durante siglos, sin variaciones. Sus características más comunes son: representación de figuras de medio cuerpo (Cristo, la Virgen o Santos), fondos dorados o plateados (a veces en metal) y rostros y manos estilizados.

La escultura fue una manifestación artística de poco éxito en Bizancio. Las mejores muestras son trabajos en relieve sobre marfil, que, con frecuencia, decoran pequeños objetos como cubiertas de libros, arquetas o muebles.

1 2 3

  

Visita nuestra web dedoclick Naturaleza educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE© ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - ww.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦ Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía  ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios