HISTORIA Y ARTE - LA EUROPA DEL BARROCO: Mentalidad y pensamiento - 6ª parte
 Cultureduca: Cultura educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 33 usuarios conectados    

 

/cultureduca/histart_europa-barroco-mentalidad-y-pensamiento06





Historia y Arte

LA EUROPA DEL BARROCO

Mentalidad y pensamiento - 6ª parte


1 2 3 4 5 6 7



Descartes y el Racionalismo (continuación)

El método filosófico de Descartes

onsiderado como el iniciador de la filosofía moderna, Descartes independizó el pensamiento filosófico de cualquier atadura, al proclamar la autonomía de la razón y, por lo tanto, de la filosofía. Con su racionalismo estableció que tan sólo se precisa del entendimiento (sin el apoyo de los sentidos) para el conocimiento de cualquier realidad.

Para fundamentar ese conocimiento, entendió que era preciso encontrar, por medio de la razón, una verdad absoluta que sirviera de base a otras verdades.

En la búsqueda de esa certeza irrefutable, Descartes encontró que se podía dudar de casi todo, lo que le llevó a establecer la duda como método de análisis en su búsqueda de una verdad absoluta (duda metódica). Así señaló tres motivos para dudar:

  1. los sentidos pueden engañarnos,
  2. no se puede distinguir la vigilia del sueño y
  3. un espíritu maligno puede confundirnos.

Esos tres motivos de duda parecían hacer imposible tener una verdad absoluta, pero Descartes dio con algo que no podía ser falso, aun a pesar de sus causas motivadoras de duda, ese algo fue la afirmación "Pienso, luego existo". Aquello sí que era una verdad absoluta, ya que Descartes pudo decirse: tal vez todo lo que veo, siento o creo entender es falso y, por lo tanto, es justo que dude de ello, pero, desde luego, lo que es innegable (indudable) es que dudo; y si dudo es porque pienso y si pienso, existo. Establecida esa primera verdad, Descartes se preguntó qué le hacía entenderla como absoluta e indudable y se dio como respuesta que aquella era una certeza que se percibía con completa claridad y distinción. De ese modo, estableció su "criterio de certeza", según el cual, todo lo que viera con igual claridad debía considerarlo cierto. A pesar de ello, Descartes no podía pasar de la verdad de su yo pensante a la verdad de que el mundo existe. Por el momento, tan sólo tenía la certeza del pensamiento y la de su idea de que era, cuando menos, algo pensante. Había, pues, pensamiento y las ideas que éste piensa.

Descartes se centró en las ideas para averiguar cómo podían ser éstas y estableció tres tipos:

  1. ideas adventicias (las que proceden de la experiencia),
  2. ideas facticias (las que construye la mente partiendo de otras ideas) y
  3. ideas innatas (las que tiene el pensamiento sin que provengan de otra fuente).

Las ideas innatas fueron la gran solución para Descartes, ya que, a partir de ellas, justificó la existencia de Dios. Para ello, entendió que la idea de infinito (que no puede ser ni adventicia ni ficticia) era una idea innata y rápidamente identificó la idea de infinito con la de Dios, afirmando que, si existe lo finito (su yo pensante) necesariamente tiene que existir lo infinito, es decir Dios.

De ese modo, la existencia de Dios quedaba garantizada por el simple hecho de que él tenía la idea de Dios. El siguiente paso dado por Descartes fue afirmar que, siendo Dios absolutamente perfecto, ha de ser infinitamente bueno y, por lo tanto, no podía permitir que él se engañara con sus sentidos al pensar que existe el mundo. El mundo real, pues, existía y Dios era la garantía de su existencia.

Los planteamientos del método cartesiano fueron de una gran originalidad y su desarrollo dio muestra del ingenio de Descartes. Ahora bien, las conclusiones finales de que Dios existe, justificando su existencia, simplemente a partir de la idea innata de Dios y la demostración de la existencia del mundo real a través de la bondad divina, fueron los puntos más flojos de toda la argumentación del filósofo francés. No obstante, su gran mérito, que fue concebir a la razón (racionalismo) como único elemento capaz de conocer, no queda disminuido por las conclusiones a las que le llevó su sistema.

1 2 3 4 5 6 7

  • Ir al índice de la sección
  • Ir a la página anterior
  • Ir a la página siguiente
  • Volver atrás
  

Visita nuestra web dedoclick Naturaleza educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE© ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - ww.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦ Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía  ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios