HISTORIA Y ARTE - LA EUROPA DEL BARROCO: Mentalidad y pensamiento - 2ª parte
 Cultureduca: Cultura educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 16 usuarios conectados    

 

/cultureduca/histart_europa-barroco-mentalidad-y-pensamiento02





Historia y Arte

LA EUROPA DEL BARROCO

Mentalidad y pensamiento - 2ª parte


1 2 3 4 5 6 7



Absolutismo y parlamentarismo (continuación)

n los países con regímenes absolutistas (Francia, España y todo el este de Europa) se afianzaron los privilegios de una nobleza cortesana o terrateniente que, aunque no ejercía el poder político directo, sí participaba del mismo y que seguía siendo mantenida por el pueblo llano en función de ese ordenamiento estamental, que no sería roto hasta la Revolución Francesa de finales del siglo XVIII y las revoluciones burguesas del siglo XIX (en Rusia hasta el siglo XX).

Es evidente que incluso en Inglaterra y Holanda, las ideas de soberanía nacional o de democracia parlamentaria estaban aún muy lejos de ser una realidad que afectara a todos sus habitantes, pero también lo es que las fórmulas políticas parlamentarias, de carácter liberal, aun con sus restricciones, fueron mucho más novedosas y miraban más hacia el futuro que el absolutismo. Por ello, la mentalidad conformada por un gobierno parlamentario resultó más moderna y más capacitada para aceptar otras novedades, lo que condicionó positivamente el desarrollo, sobre todo de Inglaterra, a lo largo de los siglos siguientes.

Por su parte Francia entraría en una decadencia que la llevó al estallido renovador y revolucionario de 1789. El cambio fue más lento para España y ello daría lugar a un retraso con respecto a otros países europeos, cuya huella tardaría mucho tiempo en borrarse.

Tanto el absolutismo como el parlamentarismo fueron objeto de estudios teóricos por parte de varios pensadores de la época, entre los que sobresalieron los ingleses Thomas Hobbes (1588-1679) y John Locke (1632-1704).

Hobbes, defensor acérrimo del absolutismo, fundamentaba su postura en la consideración de que el hombre, en su estado primitivo, es un salvaje movido por el egoísmo y actúa como un lobo para con sus congéneres ("homo homini lupus") por lo que es preciso que alguien con un poder absoluto imponga una ley que permita garantizar la seguridad social.

Locke, por su parte, consideró que el hombre ni es bueno ni malo por naturaleza, pero necesita vivir en sociedad y, para ello, precisa regular las relaciones entre unos y otros. Esa regulación debe respetar los derechos naturales del hombre y ajustarse a la ley moral natural que se impone a través de la razón. La misma razón indica que es el consenso de todos lo que mejor conduce a esa regulación. Para Locke, pues, es la razón la que conduce al hombre a establecer un pacto social en el que todos pueden disfrutar de su libertad natural; de ese modo, el poder político es un mandato popular derivado del pacto.

Catolicismo y protestantismo

La época del Barroco fue vivida por la gran mayoría de la población desde una profunda e incluso mística religiosidad. En este sentido, apenas hubo diferencias entre católicos y protestantes y ello significó que algunas guerras con motivaciones religiosas resultaran particularmente enconadas y violentas.

A lo largo de la centuria, esta religiosidad se puso de manifiesto en el plano intelectual con dos vertientes. Por un lado, en el seno de las propias iglesias surgieron divisiones y sectas que se consideraban unas a otras heréticas. En este sentido hay que señalar que la fragmentación fue mucho mayor entre los protestantes, ya que los calvinistas, que desde su origen habían generado distintos grupos, se radicalizaron en muchas sectas diferentes y la Iglesia anglicana también dio lugar a movimientos religiosos nuevos, algunos de los cuales pronto se trasladaron a las colonias americanas, como sucedió con los cuáqueros.

1 2 3 4 5 6 7

  

Visita nuestra web dedoclick Naturaleza educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE© ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - ww.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦ Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía  ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios