HISTORIA Y ARTE - LA EUROPA DEL BARROCO: Economía y sociedad - 6ª parte
 Cultureduca: Cultura educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 21 usuarios conectados    

 

/cultureduca/histart_europa-barroco-economia-y-sociedad06





Historia y Arte

LA EUROPA DEL BARROCO

Economía y sociedad - 6ª parte


1 2 3 4 5 6 7



La sociedad del siglo XVII (continuación)

a sociedad del Barroco fue de una profunda religiosidad, tanto entre los católicos como entre los protestantes, ya que ambas iglesias vivieron durante el siglo XVII una etapa de consolidación, tras la Reforma y la Contrarreforma, que supuso una actitud fervorosa del sentimiento religioso. En ese ambiente, la tarea de algunas órdenes religiosas, como la de los Jesuitas, auténticos líderes contrarreformistas, fue determinante para mantener el espíritu religioso de la época.

Otras órdenes católicas, surgidas en este siglo, Escolapios o Hermanas de la Caridad, orientaron sus actividades hacia la educación o hacia la práctica de la beneficencia, lo que supuso una importante tarea social en una época en la que la pobreza y la miseria estuvieron tan presentes entre el pueblo llano y en la que el Estado no se hacía cargo de los menesterosos.

Las monarquías absolutistas pusieron fin al régimen de servidumbre, pero el Tercer Estado (burgueses, campesinos, artesanos, obreros, etc.) tenía limitado el acceso a los cargos políticos y seguía siendo el grupo sobre el que recaía el peso de la economía, ya que tan sólo ellos pagaban impuestos. Las diferencias económicas y sociales entre los miembros de este estamento llegaron a ser abismales.

La burguesía enriquecida, sobre todo en los países del área protestante, alcanzó niveles de bienestar que llegaron a superar los de muchos nobles. Con frecuencia invertían parte de sus ganancias en la compra de tierras, pues la propiedad territorial seguía siendo síntoma de prestigio. En las ciudades fueron apareciendo grupos de profesionales como los médicos o los abogados que también alcanzaron posiciones económicas desahogadas y que, en general, se asimilaban por sus usos y costumbres a la burguesía mercantil.

El artesanado, a pesar de la aparición de las nuevas técnicas de producción manufacturera, aún mantuvo con su sistema de gremios cierto nivel económico aceptable. En unas circunstancias semejantes se encontraron los pequeños comerciantes, establecidos en las ciudades.

Muy por debajo de los artesanos, en el marco urbano apareció un nuevo tipo de trabajador, el obrero de las empresas manufactureras. Sus condiciones de vida fueron poco más que lamentables; con jornadas laborales de hasta más de 14 horas y relegados a las viviendas más miserables, se veían sometidos a un sistema de total dependencia de los empresarios que no tenían para con ellos ningún tipo de obligación más que la del pago del escaso sueldo. Este grupo, aún limitado a unas pocas ciudades de Europa, daría lugar en el siglo XVIII y, sobre todo, en el XIX al llamado proletariado urbano.

Las malas condiciones económicas del siglo XVII (epidemias, malas cosechas, guerras, etc.) hicieron que aumentara considerablemente el número de pobres, mendigos y vagabundos que, instalados en las ciudades, solicitaban ayuda económica a las órdenes religiosas, a los ricos o, a veces, a los municipios.

En el mundo rural, el campesinado propietario de tierras fue sometido a unos impuestos que, en ocasiones, no pudo soportar, por lo que muchos vendieron sus propiedades y marcharon a las ciudades, donde la gran mayoría entraba a formar parte de la nueva clase obrera.

El campesino arrendatario y el jornalero aún se encontraron en situaciones más lamentables y, tanto los unos como los otros, también optaron con frecuencia por la vida urbana, lo que nunca supuso una mejora real de sus condiciones de vida.

El campo fue quien más duramente sufrió las consecuencias de las guerras y sus condiciones de vida fueron tan duras que las revueltas campesinas no dejaron de producirse a lo largo del siglo en casi toda Europa.

1 2 3 4 5 6 7

  

Visita nuestra web dedoclick Naturaleza educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE© ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - ww.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦ Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía  ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios