HISTORIA Y ARTE - LA BAJA EDAD MEDIA: Mentalidad y pensamiento - 3ª parte
 Cultureduca: Cultura educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 20 usuarios conectados    

 

/cultureduca/histart_baja-edad-media-mentalidad-y-pensamiento03





Historia y Arte

LA BAJA EDAD MEDIA

Mentalidad y pensamiento - 3ª parte


1 2 3 4 5 6



Las herejías (continuación)

l movimiento Albigense apareció unido a los Cátaros, que eran grupos preocupados por alcanzar una total pureza en las costumbres, y aunque no debieron ser considerados como herejes, en el sur de Francia se les confundió con los Albigenses, cuyas posturas de pureza fueron más radicales y auténticamente heréticas. Su teoría partía del problema del mal. Considerando que Dios, principio del bien, no podía ser la causa del mal, entendían, como los Maniqueos (otra herejía más antigua), que hay un Dios del mal que se representaba por todo lo carnal. Así renunciaban al matrimonio y negaban la divinidad de Cristo, ya que el Dios del bien no podía encarnarse en hombre; es decir, en carne procedente del principio del mal. Partiendo de negar la divinidad de Cristo, condenaron los sacramentos como supersticiones y no aceptaron la jerarquía de la Iglesia.

Los Albigenses encontraron apoyo en algunos señores, como el Conde de Tolosa, que tenían interés en apoderarse de algunas propiedades eclesiásticas.

El clero de la región no pudo reducir a los Albigenses y, en 1208, fue asesinado un legado pontificio. Inocencio III acusó al Conde de Tolosa de ser el inspirador del crimen y lo excomulgó.

El asunto se politizó e, inspirada por el papa, se organizó una cruzada contra los Albigenses, que dirigió Simón de Montfort. Los deseos de este noble no eran otros que los de apropiarse de los territorios del Conde de Tolosa y de los señores que habían apoyado la herejía.

Los Valdenses tuvieron un origen oscuro, pero en 1179 se separan de la Iglesia, dirigidos por Valdo, que había sido un rico comerciante en Lyon. Partidarios de la pobreza absoluta, rechazaban la misa, la confesión privada, las indulgencias y la obediencia eclesiástica.

Eran partidarios de interpretar la Biblia literalmente y se negaban a prestar servicios militares. Este grupo estuvo muy unido a otro movimiento que se había extendido por el norte de Italia, conocido como los Humillados.

Los Valdenses fueron perseguidos y ejecutados, pero no desaparecieron por completo, debido a que algunos grupos de esta secta se refugiaron en valles alpinos poco accesibles.

En el siglo XIV aparecieron posturas de carácter reformista, entre las que destacaron las de John Wyclif. Este sacerdote inglés criticó los beneficios del clero y las indulgencias, además de cuestionar algunos principios de fe. Sus tesis fueron seguidas por un checoslovaco, Jan Huss, que fue rector de la Universidad de Praga y promotor del movimiento husita.

Los Husitas mantenían, junto a las tesis religiosas, intereses políticos orientados a la creación de una Bohemia libre. Jan Hus fue quemado vivo en 1415, año en el que fueron condenadas las doctrinas de Wyclif en el Concilio de Constanza. Poco después, los restos de Wyclif fueron desenterrados y quemados de manera simbólica.

1 2 3 4 5 6

  

Visita nuestra web dedoclick Naturaleza educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE© ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - ww.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦ Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía  ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios