HISTORIA Y ARTE - LA BAJA EDAD MEDIA: Economía y sociedad - 1ª parte
 Cultureduca: Cultura educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 22 usuarios conectados    

 

/cultureduca/histart_baja-edad-media-economia-y-sociedad01





Historia y Arte

LA BAJA EDAD MEDIA

Economía y sociedad - 1ª parte


1 2



Introducción

a situación económica y social de la Baja Edad Media fue el resultado de una serie de cambios que actuaron entre sí como causantes unos de otros, de modo que resulta difícil explicar cualquier novedad sin referirse al conjunto de las mismas.

No obstante, el aumento de la población y la reaparición de las ciudades, fueron sin duda los factores clave de los cambios económicos y sociales de la época.

La economía

Las circunstancias favorables que permitieron un aumento de la población supusieron una mayor necesidad de alimentos, pero también más mano de obra capaz de conseguirlos. La producción agrícola de muchos feudos fue insuficiente para alimentar las nuevas bocas, por lo que la búsqueda de nuevos terrenos de cultivo (colonización de las tierras situadas al este del Elba), la desecación de tierras pantanosas ganadas al mar (polders holandeses) o la eliminación de zonas de bosque para ser dedicadas a la agricultura, fueron tareas frecuentes.

Algunas de las mejoras de los útiles agrícolas, como la carruca (arado de ruedas y vertedera), permitieron roturar terrenos más duros. Los tiros de mulas dispuestas en línea en lugar de emparejadas y la utilización de herraduras en los cascos de los animales, permitieron mejorar los trabajos del campo y hacerlos más rápidamente. El establecimiento de la rotación trienal mejoró el sistema romano de año de labor y año de barbecho, al hacer producir la tierra dos de cada tres años, con lo que la producción agrícola aumentó en un 16 por ciento. También la utilización de mejores semillas supuso aumentos notables en la producción de cereales como el trigo.

Todas estas mejoras de la agricultura permitieron que el crecimiento demográfico se mantuviera y que fuera posible el renacer urbano. Sin el aumento de la producción agrícola no se hubiera podido abastecer a los habitantes de las ciudades que en su mayoría no eran productores de alimentos. De este modo surgió una incipiente división del trabajo que permitió la aparición de un artesanado cada vez más variado y especializado. La producción artesanal ofreció mercancías para la venta que favorecieron la recuperación del comercio, cuyo desarrollo repercutía de nuevo sobre el artesanado. Paralelamente reapareció el dinero.

El sistema de producción de manufacturas pronto sufrió notables cambios; la ciudad como centro comercial, y el dinero, como fuente de riqueza, hicieron que la nueva producción de objetos no tuviera como misión satisfacer encargos, como sucedía antes, sino almacenar mercancías para la venta posterior. Así, con el dinero, apareció una nueva figura en el proceso de producción, la del socio capitalista, es decir la persona que arriesgaba una cantidad de dinero (capital) en un negocio ya fuera industrial o comercial.

Esta nueva mentalidad productiva trajo consigo cambios sociales importantísimos, pero sobre todo modificó radicalmente la economía autárquica y cerrada de los siglos anteriores para transformarla en una economía comercial y abierta.

En el área mediterránea, los puertos italianos que habían mantenido un limitado comercio con Bizancio o con los musulmanes, se transformaron pronto en ricas y poderosas ciudades que llegaron a promover algunas Cruzadas con la intención de extender sus dominios mercantiles (toma de Constantinopla por los cruzados venecianos en 1204). Venecia fue la gran capital comercial del Mediterráneo y su moneda, el ducado veneciano, llegó a ser auténtico patrón de intercambios. Otros centros importantes fueron Génova, Pisa, Barcelona o Marsella y los productos con los que comerciaban eran, fundamentalmente, mercancías de lujo procedentes de Oriente (telas, especias, sal, algodón, sedas, joyas, etc.).

1 2

  

Visita nuestra web dedoclick Naturaleza educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE© ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - ww.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦ Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía  ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios