HISTORIA Y ARTE - LA BAJA EDAD MEDIA: Ciencia y técnica - 3ª parte
 Cultureduca: Cultura educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 18 usuarios conectados    

 

/cultureduca/histart_baja-edad-media-ciencia-y-tecnica03





Historia y Arte

LA BAJA EDAD MEDIA

Ciencia y técnica - 3ª parte


1 2 3 4



Las técnicas

as mejoras técnicas más importantes de la agricultura ya se conocían en el siglo XI pero su difusión no fue constante ni se aplicaron en toda la geografía europea por igual. El uso del arado de ruedas y vertedera ofrecía la posibilidad de labrar la tierra en mejores condiciones, ya que producía un surco más profundo y uniforme, además de voltear la tierra gracias a la vertedera.

Los sistemas de tiro no sólo mejoraron al comprobar que la disposición en fila de las bestias proporcionaba un mayor rendimiento, sino también a partir del uso de la nueva collera. La llamada collera de espaldillas, permitía aprovechar mejor la fuerza del animal, al hacer que todo el peso del tiro recayera sobre los músculos pectorales, en lugar de sobre el cuello, evitando así la presión sobre la tráquea. Esta nueva collera supuso aumentar el aprovechamiento de la fuerza en dos tercios. Las herraduras clavadas y las constantes mejoras en los sistemas de enganche hicieron que el transporte de tiro aumentara su capacidad de arrastre, con lo que aumentaba también la posibilidad de trasladar mercancías.

El molino de viento aparece en el continente europeo en fecha imprecisa. Parece ser que en el siglo XI ya se había adoptado este invento en Inglaterra, donde había llegado procedente de los países árabes y gracias a los cruzados. Sea como fuere, entre los siglos XI y XIII, los molinos de viento se difundieron por Europa. Si bien inicialmente el molino servía para limpiar y moler el trigo, hacia fines del siglo XIV se usaron en los Países Bajos molinos para desecar zonas pantanosas.

La aparición del molino de viento representó otra revolución tecnológica que supuso un enorme ahorro de mano de obra (un molino de viento podía realizar el trabajo de cien personas). Debemos tener en cuenta que, en estos siglos, en Europa no se practicaba la esclavitud y, por ello, fue necesario buscar fuentes de energía capaces de realizar algunas de las tareas que, en otras épocas y lugares, había realizado la mano de obra esclava.

Las técnicas de navegación mejoraron de forma notable, tanto en lo referente a las técnicas de construcción, como a los sistemas de orientación. Desde el punto de vista constructivo, la aportación más importante fue la del timón de codaste. Hasta entonces, la dirección de la nave se controlaba con dos grandes remos situados lateralmente en la popa. Este sistema hacía lentas y difíciles las maniobras de las embarcaciones.

El nuevo timón, situado en el extremo de la quilla y en posición central (como los actuales), resultaba más fácilmente manejable y hacía la nave más maniobrable, sobre todo en la navegación contra el viento. El nuevo timón permitió construir embarcaciones más grandes, con dos mástiles (el palo mayor y el de mesana situado en la zona de popa). El aumento del tamaño de las naves benefició notablemente el comercio, al hacer más barato el transporte de mercancías.

1 2 3 4

  

Visita nuestra web dedoclick Naturaleza educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE© ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - ww.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦ Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía  ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios