HISTORIA Y ARTE - LA ALTA EDAD MEDIA: Economía y sociedad - 3ª parte
 Cultureduca: Cultura educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 19 usuarios conectados    

 

/cultureduca/histart_alta-edad-media-economia-y-sociedad03





Historia y Arte

LA ALTA EDAD MEDIA

Economía y sociedad - 3ª parte


1 2 3 4



El feudo: marco de una economía rural

a época feudal había heredado del pasado una estructura de propiedad de la tierra de carácter latifundista. La progresiva ruralización de Europa pronto hizo que, desaparecido el comercio y el artesanado industrial, sólo quedara la posesión de la tierra como medio de riqueza.

Las nuevas oleadas invasoras y en general la inseguridad reinante, pronto hicieron que muchos campesinos libres abandonaran sus tierras para someterse como siervos a la protección de la nobleza terrateniente, que sí disponía de medios de defensa. Otros muchos pequeños y medianos propietarios ofrecieron sus tierras a los señores (nobles o eclesiásticos) a cambio de esa misma protección. Nació así el feudo como núcleo de producción agropecuaria autosuficiente.

La extensión de un feudo o señorío era muy variable (dependía del poder y prestigio del señor que lo ostentaba) pero, por lo general era lo suficientemente grande como para contener unos espacios dedicados a bosque (la madera era fundamental como combustible y como material de construcción), otros dedicados a pastos (la ganadería caballar era imprescindible para la guerra y las tareas agrícolas) y otros ocupados por tierras de cultivo (la agricultura era la base económica).

De todos los dominios de un feudo, el señor se reservaba las mejores tierras para ser explotadas en su propio beneficio, denominándose por ello la "reserva" (o terra dominicata). El resto lo repartía entre aquellos que, buscando su protección, se le habían ofrecido como siervos, eran los "mansos". Cuando un campesino ofrecía sus propias tierras, a cambio de protección, el señor se las devolvía en forma de manso (este campesino, por lo general, no pasaba a ser siervo del señor, sino que mantenía su condición de hombre libre). A cambio de los mansos, los siervos y los campesinos libres estaban obligados a prestar una serie de servicios como cultivar las tierras de la reserva, cuidar el ganado del señor o atender sus necesidades domésticas. Igualmente tenían que entregar al señor una parte de la cosecha de los mansos o del ganado que criaban.

Estas dos obligaciones, denominadas "corveas" o "sernas", las de trabajo, y "censos" los pagos en especie, fueron reguladas desde época temprana y con el paso del tiempo tendieron a hacerse menos opresivas.

Algunos campesinos libres no estaban sujetos al mismo régimen de corveas pero en cambio debían prestar servicio de ayuda militar (llamada a hueste) cuando el señor lo requería. Sólo la participación en la guerra permitía mantener la condición de hombre libre.

Cuando los señoríos territoriales pasaron a ser señoríos jurisdiccionales, las rentas señoriales aumentaron considerablemente gracias al cobro de todo un sistema de impuestos que permitía a los señores considerarse auténticos reyes en sus feudos. De ese modo, pronto sucedió que la riqueza de un señor dependía más del número de campesinos que tenía en sus tierras que de la propia extensión de sus dominios. Ello condujo a que muchos señores eliminaran las tierras de cultivo de la reserva para ofrecerlas como mansos y a que los señores se enfrentaran en continuas luchas, cuya motivación no era otra que la de obtener nuevos territorios para ofrecer como mansos, ya que de ese modo podían aumentar el número de campesinos sobre los que cargar los impuestos que el señorío jurisdiccional permitía.

Por la misma razón, las cargas fiscales se multiplicaron y llegaron a ser insostenibles para un campesinado que tenía que soportar todo el peso económico de un sistema que en nada les favorecía.

1 2 3 4

  

Visita nuestra web dedoclick Naturaleza educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE© ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - ww.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦ Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía  ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios