CINEMATOGRAFÍA: Tecnología del cine: Principios visuales y sonoros de la imagen en movimiento
 Cultureduca: Cultura educativa
 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí 17 usuarios conectados    

 

/cultureduca/cine_tecnologia-del-cine-principios-imagen-y-sonido01



Cinematografía

TECNOLOGÍA DEL CINE

Principios visuales y sonoros de la imagen en movimiento

Fuente: Recursos educativos del Mº de Educación de España (Licencia Creative Commons)




unque siempre habrás oído asociar popularmente el cine con lo artístico, con lo creativo, el soporte básico de la creación del audiovisual lo conforma el sustrato tecnológico. Es decir, todo el entramado eléctrico, mecánico, químico, electrónico (analógico y/o digital) que permite aprehender imágenes y sonidos, posteriormente tratarlos y finalmente exhibirlos.

Principios visuales

Empecemos hablando del órgano básico, génesis y razón de ser, de la industria de la imagen: el ojo. El acto de la visión se inicia cuando capta la luz de un objeto y enfoca la imagen en un área de su parte posterior denominada retina.

¿Sabías que...?

en el cine mudo, al carecer de problemas de sincronía con el sonido, se rodaba a 16 ó 18 imágenes por segundo?. Al telecinarse a 25 imágenes por segundo, con la llegada de la televisión, se producía ese efecto de movimiento acelerado con el que asociamos a los primeros cortos de Charles Chaplin, Búster Keaton o Harold Lloyd

En la retina hay dos clases de receptores: los bastones, sensibles a la luz pero sin definición e insensibles al color salvo al azul, y los conos, menos numerosos y poco sensibles a la luz pero mejores en la discriminación del detalle, el color, la forma y la posición.

Algunas ‘anomalías’ del funcionamiento del ojo posibilitan la percepción de las imágenes en movimiento. Es el caso de la llamada persistencia retiniana que hace referencia a un fenómeno fisiológico por el cual la sucesión de imágenes fijas nos produce ilusión óptica de movimiento. El ojo es incapaz de separar una imagen de otra si ambas se suceden a una velocidad superior a las 16 imágenes por segundo. Justamente, los tecnólogos pioneros del siglo XIX trabajaron con esta peculiaridad para inventar el cine. En la actualidad, la velocidad estandarizada de rodaje del cine sonoro se establece a 24 ó 25 fotogramas por segundo.

La comunión entre el ojo y el cerebro conlleva una serie de constancias perceptivas que explican cómo percibimos las imágenes: la Adaptación cromática, por la que se compensan las variaciones de color y por ello se ve la luz de la bombilla como blanca cuando en realidad emite luz anaranjada, la Adaptación al brillo, por las que el iris, al igual que el diafragma de una cámara, compensa las variaciones de brillo adaptándose a la intensidad de luz, y la Percepción del espacio, por la que el cerebro calcula la diferencia de las visiones de los dos ojos produciendo diversas formas de percibir la distribución espacial relativa de los objetos: superposición, los objetos situados detrás se perciben como más lejanos; tamaño, su constancia nos permite calcular las distancias; inducción espacial, los objetos iluminados son captados como mayores que los oscuros; resolución, discriminación del detalle y altura, los objetos situados arriba se ven como más lejos.

Principios sonoros

Aunque desde los mismos orígenes hubo películas coloreadas y sonoras puede decirse que el cine nació en blanco y negro y mudo. A partir de 1929 el llamado séptimo arte experimentó un cambio que se tornaría definitivo, ampliando su potencial receptivo a otro órgano, el oído.

El sonido es una perturbación que se propaga a través de un medio elástico a una velocidad característica de ese medio. En el aire a 0º de presión atmosférica el sonido se desplaza a 340 m/s (metros/segundo). Dicha velocidad varía según el material de transporte y la temperatura. Obviamente, de este modo debemos establecer que el sonido no puede propagarse en el vacío.

El oído humano sano y joven capta como promedio las frecuencias sonoras situadas en la banda comprendida entre los 20 Hz (herzios) y los 20 Khz (kiloherzios) y cuya intensidad oscila entre el 0 y los 120 dB (decibelios). La sensibilidad del oído viene delimitada por el Campo de Audibilidad, que es el establecido entre el Umbral de Audición, representado como la curva a partir de la cual el sonido es audible, y el Umbral de Dolor, curva que representa la energía en la que la sensación sonora se convierte en dolor.

La percepción del sonido se articula en tres propiedades; la Intensidad, si es débil o fuerte; la Altura, si es grave o agudo y el Timbre, si es agradable o desagradable.

  

Visita nuestra web dedoclick Naturaleza educativa

 Menú principal - Índice principal Menú rápido - Índice rápido Contacto Buscar artículos aquí



Logo Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación ASOCAE© ASOCAE ONGD, Asociación Española para la Cultura, el Arte y la Educación - ww.asocae.org - RNA 592727 - CIF.: G70195805 ¦ Quiénes somos  ¦  Contacto  ¦  Bibliografía  ¦  Política de privacidad ¦ Esta web NO utiliza cookies, ni guarda datos personales de los usuarios